El PP concluye su campaña electoral empecinado en los pantanos de Mularroya y Yesa desoyendo las sentencias judiciales

Los intereses de las grandes constructoras han entrado en la campaña electoral en Aragón de la mano del gobierno populista de Mariano Rajoy. Desoyendo los varapalos judiciales en el caso de Mularroya, y la fuerte contestación social en el de Yesa, el gobierno español del PP reafirma su ‘descabellada’ apuesta por la destrucción del medio ambiente y el paisaje aragonés

Foto: Coagret (Archivo)

El Gobierno de Mariano Rajoy anunció este jueves, a tan solo tres días de las elecciones, que dará "luz verde" al proyecto de construcción de la presa de Mularroya y que ya se han iniciado el pago de las expropiaciones para las obras de recrecimiento del embalse de Yesa.

Así lo comunicó la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, durante una visita electoral a Uesca para apoyar a los candidatos de la coalición PP-PAR en los comicios de este domingo.

Tras conocer las intenciones del gobierno del estado español, Puyalón de Cuchas ha criticado el anuncio del PP del reinicio de las obras de Mularroya que, a su juicio, "solo busca el voto de los incautos que todavía son engañados con un pantano inasumible económicamente, costoso medioambientamente y defenestrado judicialmente".

Desde Puyalón Valdexalón se ve con indignación la "maniobra electoralista del PP". El coordinador de Puyalón en la redolada Alejandro García recuerda que Isabel García Tejerina "emula a su homónima del PSOE Cristina Narbona" que en 2008 anunció el inicio de las obras en víspera electoral. "Tanto el PP como el PSOE, tanto monta monta tanto, no tienen problema en incumplir sentencias judiciales, violar los derechos cívicos de la ciudadanía y malgastar enormes cantidades de dinero público mientras exigen sacrificios económicos a la clase trabajadora. A estos se les suma la colaboración o silencio cómplice de la mayoría de partidos políticos”, denuncia García.

La construcción del pantano de Mularroya ha tenido numerosos reveses judiciales que han paralizado las obras. "Aun así, el ministerio recurrió a una engañosa declaración de interés público de primer orden para la exención temporal y parcial de la declaración de impacto ambiental", asevera García.

Para Puyalón, otro de los "puntos oscuros" es el precio que las explotaciones agrarias tendrán que pagar por el agua de este pantano. Alejandro García afirma que, según los datos de la Fundación Nueva Cultura del Agua, "teniendo en cuenta el caudal del Jalón y la capacidad del túnel de trasvase, en el mejor de los casos, el pantano no se llenaría más allá de un 51%. Y, con las hectáreas que refleja el proyecto, el los agricultores tendrían que pagar 1.300 euros por hectárea y año, algo inasumible para cualquier explotación agraria".

El Coordinador de Puyalón en Valdexalón avisa que “la CHE intenta rebajar esta cifra involucrando por la espalda a toda la cuenca del Jalón, a la que alarmamos de la maniobra de hacerles pagar una obra que solo podrán usar unos pocos. Pero incluso con este engaño el precio sería más de 300 euros por hectárea y año”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies