El movimiento pensionista cree que el acuerdo de las pensiones es “escaso” y “engañoso”

La Coordinadora por la Defensa de las Pensiones denuncia que el Mecanismo de Equidad Intergeneracional solo pretende mantener “bajo mínimos” este debate al menos otros 10 años, para que mientras tanto la opinión pública pueda ir aceptando poco a poco la privatización de las pensiones

Manifestación en defensa de las pensiones dignas en Glorieta Sasera (Zaragoza) momentos antes de salir. Foto: Pablo Ibáñez/AraInfo.

El gobierno y los sindicatos mayoritarios han acordado lo que llaman el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) para, dicen, asegurar las pensiones de los futuros pensionistas que pertenecen a la generación del “baby boom”, los nacidos entre finales de los años 50 e inicio de los años 70.

En síntesis, este acuerdo consiste en aumentar la cotización de los salarios en un 0,5% (hasta el 24,1%) a cargo de la empresa y un 0,1% (hasta el 4,8%) a cargo del trabajador o trabajadora durante 10 años. La idea es conseguir así rehacer la “hucha” de las pensiones con 50.000 millones de euros. Este acuerdo, al mismo tiempo, alarga hasta al año 2033 el momento para “evaluar” el sistema y decidir si aumentar los ingresos o recortar las pensiones, “abriendo la puerta así a futuros recortes en las pensiones”, analiza la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE).

En opinión del movimiento pensionistas, esto solo pretende mantener “bajo mínimos” este problema al menos otros 10 años, para que mientras tanto la opinión pública pueda ir aceptando poco a poco la privatización de las pensiones mediante la implantación de los Planes Privados de Empresa. Además, a corto plazo, conseguirá desviar la atención “sobre el cambio de metodología en el incremento de las pensiones que va incluido en la misma reforma”, concluyen.

Desde COESPE resaltan que ha sido el movimiento pensionista el que ha obligado al cambio en el mecanismo de actuación en las pensiones desde que existe el Pacto de Toledo. Finalmente se reconoce que “no se deben recortar sino aumentar los ingresos del sistema de pensiones” para permitir mejorar su sostenibilidad y cuantía.

Hoy en día la “hucha” de las pensiones debería ser de más de 500.000 millones euros en el caso de que las cotizaciones se hubieran dedicado exclusivamente en el pago de pensiones contributivas. El mismo Tribunal de Cuentas lo ha establecido en 103.690 para el año 2018. Es por esto que una de las reivindicaciones de COESPE se vuelve más necesaria que nunca: una autoría pública del sistema de pensiones.

Por otra parte, la propuesta del ministro Escrivá es para la plataforma “poco consistente” en sus previsiones. El ministro ha afirmado que la subida de cotizaciones supondría un ingreso de 50.000 millones en 10 años, pero con los ingresos actuales de la SS, el 0,6% de las cotizaciones apenas llegaría a 28.000 millones en ese periodo.

Para asegurar los ingresos, “aparte de evitar el malgasto en pagos ajenos a las pensiones que se han comido 68.000 millones en pocos años”, se podrían alcanzar por otras vías que no se han considerado. La propuesta de la Plataforma de pensionistas por “destopar” las cotizaciones salariales hasta los 6.175 euros brutos mensuales (actualmente está en 4.070 euros), lo que supondría un ingreso extra al sistema de casi 5000 millones más al año y 50.000 millones en 10 años. “A pesar de, seguramente, tener que aumentar la pensión máxima o deber establecer un convenio especial (previsto en la actual Ley de la S/S) con las personas afectadas, el sistema en los próximos años se capitalizaría en gran medida”, señalan.

La segunda propuesta de COESPE es elevar en 0,85 puntos del PIB el gasto en pensiones lo que supondrá 10.000 millones más cada año. Sólo en 10 años, 100.000 millones. Hay que destacar que en el Estado y según datos del propio gobierno, el porcentaje de PIB para el gasto en pensiones será este año del 12% del PIB, “muy lejos de los estados a los que queremos parecernos como Italia o Francia que sobrepasan ampliamente el 15%”.

Denuncian que este acuerdo está cimentado “en cifras teóricas a muy largo plazo”. Fijar proyectos a tan largo plazo con cosas tan importantes preocupa a la Plataforma, que se pregunta que “si somos (son) incapaces de prever la inflación de este año, ¿qué no será con la situación en el año 2050 sujeta a cambios profundos migratorios, tecnológicos, de productividad, robotización, etc.?”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies