¿Quinta y última prórroga?

El Congreso vota este miércoles la quinta prórroga del estado de alarma, que el Gobierno español quiere que se extienda por algo más de un mes, que sea la última y abarque toda la desescalada. Entre las novedades, permitirá que el estado de alarma pueda levantarse antes "en aquellas provincias" que hayan superado las fases de la desescalada y la "única autoridad delegada" será el ministro de Sanidad quien "actuará en coordinación" con los territorios. A estas horas, Sánchez no cuenta con los apoyos suficientes.

Foto: Congreso

El Gobierno español llevará este miércoles al Congreso su solicitud de establecer la quinta prórroga del vigente estado de alarma, esta vez por algo más de un mes y con la intención de que sea la última para abarcar todo el proceso de desescalada. Así, lo anunció Pedro Sánchez en su comparecencia del sábado, sin fijar una fecha concreta, aunque este martes algunos medios hablan que será hasta el 27 de junio, o hasta el 5 de julio, según avanzó el lunes TVE.

Otra de las novedades que presenta esta quinta prórroga, además de su duración -hasta ahora eran de 15 días-, es que permitirá que el estado de alarma pueda levantarse antes "en aquellas provincias, islas o unidades territoriales" que hayan superado todas las fases de la desescalada. Una opción que ya avanzó la vicepresidenta primera del Ejecutivo español, Carmen Calvo, en su comparecencia de este lunes ante el Congreso, y que se materializa en el decreto.

Además, y según adelantó Sánchez el sábado, en esta última prórroga la "única autoridad competente delegada" será el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien "actuará en coordinación" con los gobiernos territoriales. De este modo, la autoridad delegada que ejercían los ministros españoles de Interior, Defensa y Transportes se va a "condensar" en la figura del de Sanidad, por lo que el resto de ministros y ministras volverán a ejercer las funciones que les correspondían antes del decreto del estado de alarma, el 14 de marzo. El presidente español hizo así algunos guiños a las exigencias de los territorios, hablando de "desescalada institucional" y "cogobernanza".

Sea como sea, Sánchez no lo tiene fácil, como no lo tuvo con la cuarta que consiguió sacar adelante con apuros y entre numerosas críticas por la falta de diálogo. Por eso, plantea ahora una prórroga más larga, aunque su argumento fue que "las diferencias entre la desescalada y el confinamiento" han provocado que esta nueva prórroga sea "diferente". De momento, el escenario se repite, porque a escasas horas de su votación, este miércoles, Sánchez no cuenta con los apoyos necesarios.

La cuarta prórroga vio luz verde gracias, principalmente, a los votos de PNV y Ciudadanos, con los que el PSOE cerró sendos acuerdos a última hora. Sin embargo, la formación naranja ya ha anunciado que no apoyará una quinta prórroga de un mes y solo negociará su apoyo si el Gobierno español presenta los quince días que se han planteando hasta el momento.

ERC votó en contra de la anterior prórroga, al igual que JxCat y la CUP, pero fue un 'no' radicalmente distinto, al de, por ejemplo el ultraderechista Vox. Su portavoz, Gabriel Rufián dejó claro: "Hoy no se constata el 'no' de ERC a la cuarta prórroga, se constata el 'no' del Gobierno a negociar con ERC". En este sentido, desde ERC sostienen que "hay alternativa a la recentralización, a la militarización y a la regresión de derechos civiles en la gestión de la crisis". Y afearon a Sánchez su falta de diálogo con las formaciones que le ayudaron a llegar a la presidencia durante la investidura: "Entre negociar el estado de alarma con el PP y Cs o con nosotros han escogido los primeros".

A estas horas, el 'no' de ERC se mantiene: "Catalunya no puede ni quiere ser una gestoría, tenemos las competencias y la capacidad de dirigir el desconfinamiento desde las instituciones de nuestro país y creemos que así tendría que ser", afirmó este lunes la secretaria general adjunta y portavoz, Marta Vilalta.

El PP ya anunció que se opondría a la siguiente prórroga, a pesar de haberse abstenido en la anterior, después de acusar a Sánchez de mentir, actuar con "cesarismo" y haberse "instalado en el absolutismo". Y Vox, bueno, ya sabemos cual es su oposición.

Formaciones como Más País y Compromís votaron a favor pero no sin críticas por negociar "poco y tarde" y advirtiendo que "tienen que aprender a cuidar a sus apoyos".

Teruel Existe también voto positivamente, "porque lo recomienda el comité científico y no llevarla a cabo sería un riesgo sanitario evidente", por lo que parece que mantendrá su voto.

Otros votos necesarios para dar luz verde a la nueva prórroga serían los de BNG y EH Bildu, que se abstuvieron en la anterior. El portavoz del BNG, Néstor Rego, crítico el mando único del Gobierno español afirmando que "si la centralización no tenía sentido en la escalada menos aún en la desescalada". Por su parte, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua defendió la abstención porque otra cosa "conllevaría dar más incertidumbres a la epidemia", no sin denunciar que "cuando la ciudadanía más necesita de la política, en medio de la peor crisis, la clase política está fallando".

Así, el Gobierno de Sánchez parece que ha decidido volver a la senda del diálogo, más por necesidad que por convencimiento, y negocia a contrarreloj con todos los partidos excepto con la ultraderecha, PP y Vox, buscando el apoyo necesario para la que quieren que sea la quinta y última prórroga del estado de alarma. Este miércoles por la mañana, si no antes, veremos el resultado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies