El final de las obras del recrecimiento de Yesa se retrasa cuatro años más

Desde que en 2001 se anunciara la primera adjudicación desde la Asociación Río Aragón han reiterado que es una obra que nunca podrá concluirse garantizando la seguridad de las poblaciones aguas abajo

El pantano de Yesa con las obras del recrecimiento
Foto: FNCA

El proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa fue adjudicado el 3 de enero de 2001 y tenían un plazo de ejecución de 5 años. El 18 de mayo de ese mismo año el ministro Jaume Matas, posteriormente condenado por corrupción, puso la primera piedra. Desde aquel momento y alegando modificaciones de proyecto o reajustes de anualidades, poco justificados, se produjeron 5 alteraciones que ampliaban hasta septiembre de 2011 el plazo concedido a la UTE Yesa para entregar las obras.

Como consecuencia de la muy pobre calidad del proyecto, de problemas sobrevenidos debido a la poco estudiada estructura del terreno y a unas negligentes prácticas constructivas las administraciones responsables, básicamente la CHE, tuvieron que abordar un primer proyecto de modificado 3 que en mayo de 2006 iba a costar 8,9 millones de euros. Dicho proyecto tuvo que ser retirado, una vez más por su escasa solvencia, y con fecha 29 de junio de 2011 hubo una resolución de la ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino que aprobaba el expediente de información pública y la modificación número 3.

El presupuesto se incrementaba en 98 millones de euros, aumentando en un 86% el inicial, y se establecía un nuevo plazo de ejecución de 48 meses, llegando así hasta septiembre de 2016. Durante ese periodo se produjeron unos gravísimos deslizamientos en la ladera derecha, imposibles según la CHE, que junto con la redacción de una adenda y nuevos reajustes de plazos habían dilatado el final hasta 2023. Fecha reiterada como definitiva tanto por la dirección de obra como por la propia presidenta de la CHE.

“Pero una vez más el oscurantismo y falta de transparencia de la CHE han quedado desenmascarados al constatar, en la documentación aportada para la redacción del nuevo Plan de Cuenca 2021-27, que se habían modificado las previsiones de fin obra llegando hasta 2027”, señalan desde la Asociación Río Aragón. Textualmente se puede leer: “En este plan hidrológico (Apéndice 06.07) se realiza un balance actualizado del sistema de explotación Ebro alto-medio y Aragón. En este balance se prevé la finalización del recrecimiento del embalse de Yesa en el 2027”.

“Curiosamente esta nueva fecha coincide con el final de este nuevo ciclo de planificación y más parece un deseo que una certeza”, denuncian desde la asociación contra el pantano de Yesa.

Y añaden, “a ello apuntan los sistemáticos incumplimientos, en la fecha de finalización, por no querer asumir que el recrecimiento de Yesa es una obra que nunca podrá concluirse garantizando la seguridad de las poblaciones aguas abajo. Le necesidad de un modificado 4 de gran envergadura, cuya redacción fue autorizada en 2017 pero no realizado a fecha de hoy, inciden en la misma línea”.

En definitiva desde la Asociación Río Aragón, esperan que “el modificado 4 sirva para, asumiendo la evidencia del imposible llenado de Yesa recrecido, dar carta de naturaleza a un final racional que consolide la presa actual y deshaga parte del grave daño causado en la zona”.

Mientras tanto, esta asociación avanza que impulsará, desde instancias parlamentarias, que se formalice algún tipo de comparecencia de responsables del proyecto o alguna auditoria e inspección que pongan blanco sobre negro “el desastre económico, social, medioambiental y patrimonial que está suponiendo el recrecimiento de Yesa”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies