El estado de salud de presos en huelga de hambre empeora

El periodista Hassan Dah y el activista Zaoui Lhoussein, presos políticos saharauis, entran este martes en su día 19 de huelga de hambre en la prisión de Kenitra (Marruecos)

presos
El periodista Hassan Dah

Los presos protestan para denunciar los tratos crueles, inhumanos y degradantes que reciben de parte de los carceleros. Exigen también el acercamiento a sus familiares, que viven en El Aaiún ocupado, a 1.240 kilómetros de la cárcel de Kenitra. Mientras sus familiares muestran preocupación por el estado de salud de los presos, los dos saharauis en huelga de hambre sufren intensos dolores de cabeza, náuseas y una pérdida de peso muy considerable.

Lo más alarmante, a juicio de sus familias, parece ser el estado de los riñones de estos huelguistas, que han sido inyectados en la enfermería con sustancias supuestamente diuréticas.

Por otro lado, los allegados y allegadas denuncian que los huelguistas saharauis se encuentran en aislamiento, bajo amenazas y agresiones de los carceleros cuya intención es evitar a toda costa que mantengan su huelga de hambre.

Cabe recordar que Dah y Lhoussein llevan 11 años y medio en privación de libertad, a raíz del violento desmantelamiento por parte del ejército marroquí del campamento protesta de Gdeim Izik. Este campamento, ubicado a 12 kilómetros al este de El Aaiún ocupado, fue el lugar donde más de 20.000 saharauis reclamaron el fin del expolio de los recursos naturales de su tierra por parte del reino marroquí, así como la libertad de su pueblo.

El activista Zaoui Lhoussein

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies