El 80% de la plantilla del bus urbano de Zaragoza respalda la ampliación de los paros

La gran mayoría del personal de Avanza ha apoyado la decisión del Comité de empresa de endurecer los paros pasando de las 21 a las 30 horas semanales de lunes a viernes

autobús urbano de Zaragoza
Foto: SATTRA.

Este jueves la plantilla del autobús urbano de Zaragoza tenía una cita con las urnas. El referéndum planteaba la pregunta “¿Apruebas la ampliación de paros propuestos por el Comité de Empresa?”. Esta era la última medida tomada por los sindicatos tras el último bloqueo de las negociaciones y, sobre todo, tras el fracaso de mediación del equipo de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zaragoza.

El censo era de 1.239 personas, de las cuales han votado 880 que supone un 71,03%. Finalmente, prácticamente el 80% (79,89) de ellas ha refrendado la nueva medida del Comité de Empresa, el 18,30% ha votado en contra, y un 1,36% ha votado en blanco y ha habido cuatro votos nulos que suponen un 0,4%.

Esta decisión aprieta las tuercas de este conflicto que se hace más insostenible. Los paros se ampliarán de las 21 a las 30 horas semanales, de lunes a viernes manteniendo al margen los sábados y domingo que ya no habrá huelga. Los tramos pasarán de 60 a dos horas y se concentrarán en los momentos de mayor afluencia.

Lunes: 7.00 a 9.00, de 13.00 a 15.00 y de 18.00 a 20.00 horas.

Martes: 7.15 y las 9.15, de 13.15 a 15.15 y de 18.15 a 20.15 horas.

Miércoles: 7.30 a 9.30, de 13.30 a 15.30 y de 18.30 a 20.30 horas.

Jueves: 7.00 a 9.00, de 13.00 a 15.00 y de 18.00 a 20.00 horas.

Viernes: 7.15 y las 9.15, de 13.15 a 15.15 y de 18.15 a 20.15 horas.

Los cinco sindicatos (Sattra, CUT, CCOO, UGT y CSIF) habían pedido el voto por el ‘sí’.

El presidente del Comité de Empresa, José Manuel Montañés (Sattra), aseguró estar satisfecho con los niveles de participación, “similares” a los de otros referéndum y recordó que esta medida es “un paso más”. “Se trataba de seguir presionando para que la empresa se siente y negocie, que es lo que tiene que hacer”, ha dicho.

El asesor de CUT, Javier Anadón, fue algo más tajante y crítico con los otros actores del conflicto. Subrayaba que ha sido “la gran habilidad negociadora de Avanza y la disposición mostrada por el Ayuntamiento” las que han conseguido unir a los cinco sindicatos.

El pasado 26 de octubre el Comité de huelga decidió suspender los paros como un gesto de buena voluntad después de que forzara al equipo del alcalde Jorge Azcón a mediar en el conflicto. Una reunión presidida por la responsable de movilidad, Natalia Chueca, que fue valorada por los sindicatos como un “fracaso” y que ha derivado en la situación actual.

Mientras tanto, Jorge Azcón se ha vuelto a posicionar de parte de la multinacional y ha tachado de "insoportable" la propuesta de la subida salarial del 26% que pide la plantilla del autobús urbano porque según asegura "llevaría al colapso del transporte público".

Por su parte, el director de Avanza en Zaragoza echaba más gasolina al fuego asegurando que el comité "está más cómodo en seguir con los paros del bus que en llegar a un acuerdo". También ha hablado sobre la propuesta salarial que considera que "no es alcanzable" y, ha calificado de "actitud amenazante" el referéndum al que estaba llamado este miércoles la plantilla.

Respecto al aumento de la presión de la huelga, el director de la multinacional en Zaragoza ha afirmado: "Ven que queremos que se cierre el convenio y ellos lo entienden como una oportunidad de pedir más y el único argumento es la capacidad de parar un servicio público y meter presión al usuario, pero se equivocan absolutamente porque utilizan la amenaza constante". Unas declaraciones muy lejanas a la realidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies