Egipto reúne a 32 selecciones en una burbuja para la disputa del Mundial de balonmano masculino

Del 13 al 31 de enero se celebra en Egipto la 27ª edición del Campeonato Mundial de Balonmano Masculino de la IHF. El torneo, que contará por vez primera con 32 selecciones, se celebra sin público a causa de la pandemia. Croacia, Noruega, la selección española y Francia, parten como favoritas para destronar a Dinamarca, la vigente campeona.

El central noruego Sander Sagosen, uno de los mejores jugadores del mundo. Foto: Wenflou (CC0 1.0 Universal)

Con el comienzo de un nuevo año, y ya prácticamente como una tradición, llega una nueva gran cita internacional con el balonmano masculino. Del 13 al 31 de enero se disputa en Egipto la 27ª edición del Campeonato Mundial de la IHF. Las principales novedades deportivas de este torneo son la participación de 32 selecciones, de cinco confederaciones continentales, frente a las 24 de las últimas ediciones, y un nuevo formato, con cuartos de final incluidos tras la main round.

El Mundial llega con las alertas activadas por el repunte de la pandemia de COVID y con todo lo que conlleva: pruebas PCR que se realizarán cada 72 horas y el aislamiento en burbujas de las selecciones. Si durante el campeonato aparecen casos positivos, los jugadores afectados se aislarán en cuarentena por un plazo de 10 días, pudiendo ser sustituidos por otros jugadores sin que cuente en el cupo de cinco cambios permitidos como máximo.

El de Egipto será también el primer Mundial sin público en las gradas. A última hora, la IHF decidió dar marcha atrás a sus pretensiones iniciales -una asistencia máxima del 20%- y cierra los pabellones después de las protestas de varios jugadores, que habían incluso amenazado con renunciar a la cita por el peligro para la salud que podría suponer jugar con gente en los recintos deportivos.

A todo esto, se suma la carga de partidos que lastran a los equipos europeos por los encuentros aplazados la pasada primavera para la clasificación de la Euro 2022, que se han disputado en estos días, saturando un calendario ya muy apretado. Todos estos ingredientes, marcan un evento plagado de notables ausencias que, aún con todo, promete ser espectacular en lo deportivo, como lo fue la Euro 2020 femenina del pasado mes de diciembre.

El formato del torneo

Dinamarca y Egipto, clasificados automáticamente como vigente campeón y organizador, respectivamente, se unen a 28 selecciones más que certificaron su clasificación para esta cita mundialista. El cuadro lo completan dos equipos invitados: Polonia y Rusia, esta última competirá sin escudo ni bandera por los dos años de sanción que se le impuso por connivencia con el dopaje.

De las selecciones que se clasificaron, no estarán la República Checa ni EEUU, que pocas horas antes de comenzar se han retirado del torneo como consecuencia de varios resultados positivos tras las pruebas obligatorias del COVID-19. Su lugar lo ocuparán Macedonia del Norte y Suiza.

En la ronda preliminar, que se disputa del 13 al 19 de enero, los 32 equipos se dividen en ocho grupos de cuatro. Grupo A, con Alemania, Hungría, Uruguay y Cabo Verde; Grupo B, con España, Túnez, Brasil y Polonia; Grupo C, con Croacia, Catar, Japón y Angola; Grupo D, con Dinamarca, Argentina, Baréin y RD del Congo; Grupo E, con Noruega, Austria, Francia y Suiza; Grupo F, con Portugal, Argelia, Islandia y Marruecos; Grupo G, con Suecia, Egipto, Macedonia del Norte y Chile; y Grupo H, con Eslovenia, Bielorrusia, Corea del Sur y Rusia.

Los primeros tres combinados de cada grupo alcanzan la segunda fase, la llamada main round o ronda principal, divididos en cuatro grupos, cuyos partidos se celebran del 20 al 25 de enero. Los equipos eliminados en la fase inicial, jugarán entre sí por los puestos 25 a 32, en la llamada Copa Presidente. Los dos primeros de cada grupo de la main round jugarán los cruces de cuartos de final (27 de enero), semifinales (29 de enero), la final por el bronce y la gran final (31 de enero).

En total, y si el COVID no lo impide, se celebrarán 108 encuentros en cuatro pabellones de las dos principales metrópolis de Egipto, El Cairo y Alejandría: El Cairo Stadium Sports Hall, New Capital Sports Hall, Polideportivo Dr Hassan Moustafa y Polideportivo Borg Al Arab. La capital será escenario también del desenlace en el último fin de semana del torneo.

Las candidatas a destronar a Dinamarca

La gran igualdad entre las selecciones, principalmente las del continente europeo, aseguran un torneo emocionante y competitivo, de los de disfrutar, con un buen puñado de candidatas a la medalla de oro. A priori, Croacia, Noruega, la selección española y Francia parten con el cartel de favoritas para destronar a la vencedora del Mundial 2019, la Dinamarca de Mikkel Hansen -máximo anotador y MVP del pasado campeonato, cerebro y brazo ejecutor- y Niklas Landin -pieza clave en la portería-. Los daneses, entrenados por Nikolaj Jacobsen, echarán de menos a su central, Rasmus Lauge Schmidt, lesionado.

Dirigida desde el banquillo por Christian Berge y en la pista por el extraordinario central Sander Sagosen, considerado el mejor jugador del momento, Noruega busca su primer título mundial tras acariciarlo en las dos últimas ediciones, 2017 y 2019, en las que fue plata. A Sagosen le acompaña un bloque muy sólido, con tipos de la talla del lateral izquierdo Goran Johannessen, el extremo izquierdo Magnus Jøndal, el portero Torbjørn Bergerud o el veterano pívote Bjarte Myrhol (38 años). Su problema, la gestión de los minutos en pista de su astro.

La Croacia de Domagoj Duvnjak y Luka Cindric es, junto a las dos selecciones nórdicas, otra de las grandes de este Mundial. El combinado balcánico dirigido por Lino Červar, tiene como tarea quitarse la espina de no conseguir metal desde el Mundial celebrado en el Estado español en 2013, en el que fueron terceros. Croacia llega con casi todas sus estrellas, a excepción de Luka Stepancic, incluido el central del Kielce Igor Karacic, duda hasta el último momento.

La selección española, con un bloque muy similar al que se proclamó campeón de Europa en 2020, excepto por la ausencia del pivote vasco Julen Aginagalde, también arranca el torneo con muchas opciones para conseguir el que sería su tercer título, tras los de 2005 y 2013. El combinado de Jordi Ribera presenta una de las plantillas más veteranas pero con sobrada calidad y recambios suficientes en todos los puestos. Raúl Entrerríos (39 años) vuelve a capitanear a los Joan Cañellas, Alex Dujshebaev, Jorque Maqueda, Ferrán Solé, Aitor Ariño, Ángel Fernández y compañía. La portería es un seguro con Gonzalo Pérez de Vargas y Rodrigo Corrales y la defensa un cerrojo con Viran Morros y Gedeón Guardiola.

Francia, encuadrada en el grupo de Noruega, acude al Mundial con ansias de renovación y una baja importante, la de su guía de los últimos años, Nikola Karabatic, quien, a sus 36 años, se perderá la cita por una rotura del ligamento cruzado. El combinado galo dirigido por Guillaume Gille, el equipo con más medallas de las últimas citas internacionales, tendrá que hacer valer la veteranía de Luc Abalo, Vincent Gerard, Kentin Mahé, Timothey N'Guessan o Michael Guigou para sumar al talento de sus jóvenes relevos, pero ya contrastados, Ludovic Fábregas, Nedim Remili, Dika Mem o Melvyn Richardson. Calidad no le falta.

Otras selecciones, aunque sin tantas estrellas, también apuntan alto. En este bloque habría que citar a Alemania, Islandia, Eslovenia, Suecia, entre otras que podrían dar la sorpresa, incluyendo a la anfitriona, Egipto.

Alemania llega tocada por las ausencias de varios de sus pesos pesados, Hendrick Pekeler, Fabian Wiede, Steffen Weinhold, Patrick Wiencek o Finn Lemke, un lastre que notarán sobre todo en tareas defensivas y que afectará a su trabajado sistema 6-0. A pesar de ello, cuenta con un equipo competitivo liderado por el talentoso extremo izquierdo Uwe Gensheimer y su portero, Andreas Wolf.

Egipto, conocida como ‘los Faraones’, aspira a dar la sorpresa en su Mundial con una selección que aúna a parte iguales veteranía y juventud. El portentoso lateral del Veszprem Yahia Omar, de 23 años, pilota un barco que podría llegar a buen puerto, aún sin el empujón de su afición en la grada.

Islandia, que no podrá contar con su gran estrella, el azulgrana Aron Palmarsson, por unas molestias en la rodilla, ni con Gudjon Valur Sigurdsson, retirado, centra sus opciones en un sólido portero, Björgvin Páll Gústavsson.

Suecia sigue trabajando por recuperar el talento que brilló con luz propia en los años 80 y 90, ha dado buenos pasos pero, en principio, las bajas de Niclas Ekberg, Andreas Nilsson y Lukas Nilsson no la sitúan en buenas condiciones en este Mundial.

Eslovenia viene de ser cuarta en la pasada Euro 2020, un equipo con grandes habilidades individuales -Jure Dolenec (lateral derecho), Blaz Janc (lateral derecho), Blaz Blagotinsek (pivote)- y un competente trabajo colectivo que aumenta su capacidad para superar situaciones de juego difíciles.

Calendario

En Aragón, el Mundial se podrá ver en Teledeporte. El canal tématico de RTVE ofrecerá hasta 13 partidos de la ronda preliminar, y alrededor de una treintena de encuentros en total durante el torneo, incluidas las semifinales y la final. El calendario completo, los resultados y las clasificaciones se pueden consultar en el página oficial del Mundial.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies