Díaz-Canel coge el testigo de Raúl Castro "sin renunciar a los principios de la revolución ni del socialismo"

El histórico dirigente cubano, Raúl Castro, confirmó el viernes que deja de ser el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista. Lo hizo en el acto inaugural del VIII Congreso del partido en el que también se ha ratificado "el modelo económico y social cubano" y "el empeño de construir una sociedad socialista con la visión de nación soberana, independiente, democrática, próspera y sostenible". El testigo lo recoge Miguel Díaz-Canel, actual presidente de la República. El Congreso se ha celebrado coincidiendo con los 60 años de la victoria de Playa Girón.

Raúl Castro en su último discurso como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Foto: @PartidoPCC

"En lo que a mí se refiere, concluye mi tarea como primer secretario del Partido Comunista de Cuba". Así lo anunció el viernes Raúl Castro, en la inauguración del VIII Congreso del PCC que se clausuró este lunes en La Habana. El histórico dirigente cubano de 89 años deja paso así a una nueva generación nacida después de la Revolución de 1959.

"Por la inexorable ley de la vida este Congreso será el último dirigido por la generación histórica, la cual entregará a los pupilos nuevos las banderas de la revolución y el socialismo sin el menor atisbo de tristeza o pesimismo", agregó. Raúl Castro expresó que su tarea al frente del PCC, puesto que ocupaba desde la retirada de su hermano Fidel en abril del 2011, "concluye con la satisfacción de haber cumplido y la confianza en el futuro de la patria. Con la meditada convicción de no aceptar propuesta para mantenerme en los cargos superiores de la organización partidista, en cuyas filas continuaré militando como un combatiente revolucionario más, dispuesto a aportar mi modesta contribución hasta el final de la vida".

"Nada me obliga a esta decisión, pero creo fervientemente en la fuerza y el valor del ejemplo y en la comprensión de mis compatriotas. Y que nadie lo dude, mientras viva estaré listo con el pie en el estribo para defender a la patria, la revolución y el socialismo. ¡Viva Cuba Libre! ¡Viva Fidel! ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!", subrayó Raúl.

El testigo de los hermanos Castro lo recoge Miguel Díaz-Canel, de 61 años y actual presidente de la República de Cuba desde 2018. "Hoy decimos ‘Somos Cuba’, ‘Cuba Viva’, y suena sencillo, pero ¡Qué difícil ha sido alcanzar la plena soberanía en medio del cerco económico!", declaró Díaz-Canel en su primer discurso tras ser designado por el nuevo Comité Central del PCC para asumir el cargo como primer secretario de la organización política rectora de la nación caribeña.

Díaz-Canel también ha expresado que su deseo es que el PCC sea "más democrático, atractivo y cercano al pueblo", pero a la vez ha advertido al "lumpen mercenario que la paciencia de este pueblo tiene límites". La revolución "no teme al pensamiento creador, sino que lo aúpa y cultiva, pero no permitirá que los activistas del caos y el desacato mancillen a la bandera e insulten a las autoridades", subrayó. "Los enemigos de la revolución utilizan conceptos de guerra no convencional y tratan de colarse por el flanco de la sensibilidad, la cultura y el pensamiento", alertó añadiendo: "Entre los revolucionarios, los comunistas vamos al frente".

En su discurso hizo un recordatorio de la labor de su antecesor, Raúl Castro, del que dijo que "estará siempre presente, combatiendo con energía, aportando ideas y propósitos a la causa revolucionaria a través de sus consejos y orientación y su alerta ante cualquier error o deficiencia". Raúl "fue capaz de renegociar una enorme deuda, defendiendo con honestidad y respeto la palabra empeñada y el principio de que la nación honrará sus compromisos con los acreedores. Logró la liberación de nuestros Cinco Héroes, cumpliéndose así la promesa de que volverían. También impulsó con su estilo las relaciones exteriores. Con firmeza, dignidad y temple, dirigió personalmente el proceso de conversaciones que tuvieron como cierre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos", incidió.

Cuba "seguirá resistiendo sin renunciar a su desarrollo"

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro durante el Congreso. Foto: @PartidoPCC

Durante los cuatro días de Congreso, celebrado bajo estrictas medidas sanitarias a causa del COVID-19 y en el que han participado 300 delegados y delegadas en representación de las más de 700.000 militantes del PCC, se ha presentado, debatido y aprobado el informe central en el que se ratifica el "modelo económico y social cubano de desarrollo socialista", la "defensa del proceso revolucionario y del socialismo" en Cuba, y "el empeño de construir una sociedad socialista con la visión de nación soberana, independiente, democrática, próspera y sostenible", según informa TeleSur.

Entre los retos a los que se enfrenta Cuba están la lucha contra la pandemia, la readaptación económica cercenada por décadas de bloqueo económico y político impuesto por los Estados Unidos -el principal obstáculo al desarrollo- y la aceleración de las reformas económicas implantadas en 2008. En este sentido, Raúl Castro apunto que el desarrollo de la economía y la batalla ideológica es "el principal objetivo", y que pese al bloqueo "la economía en los últimos cinco años ha demostrado resistencia, que ha permitido el desarrollo de la salud pública, sin renunciar al desarrollo previsto". En este sentido, Raúl subrayó que "otros reclaman la importación comercial privada para establecer un sistema no estatal de comercio", pero "son estas cuestiones que no pueden generar confusión".

"Hay límites que no podemos rebasar porque llevaría a la destrucción del socialismo", detalló para añadir que "cuando hablo de estos asuntos viene a mi memoria lo dicho por Fidel en la clausura del VII Congreso de la UJC en 1992: 'No puede olvidarse jamás que el dominio de los medios fundamentales de producción es la base de nuestro socialismo y es por ello imprescindible el buen desarrollo de la empresa estatal, por tanto, tiene que haber un estremecimiento desde arriba hasta abajo de estas, que destierren el conformismo. Hay que modificar viejos y malos hábitos y desarrollar rasgos emprendedores en los cuadros de dirección de los establecimientos, que cada día funcionen con más autonomía, persiguiendo mayores producciones".

Por su parte, Díaz-Canel afirmó que Cuba "seguirá resistiendo sin renunciar a su desarrollo" y ha pedido mayor capacidad de la producción nacional para satisfacer las demandas y lograr mejoras en la producción de alimentos.

60 años de la victoria sobre la invasión mercenaria de Playa Girón

Soldados cubanos celebran la victoria en Playa Girón. Foto: Granma

Varias fechas históricas para Cuba han sido protagonistas del VIII Congreso del PCC. El viernes, 16 de abril, cuando se inauguró, se celebraba el 60 aniversario de la proclamación por Fidel Castro del carácter socialista de la Revolución (1961) y el preludio de la invasión mercenaria de Playa Girón.

"La invasión de Playa Girón, bajo el mandato de un presidente demócrata [John Fitzgerald Kennedy], se enmarcaba en el programa para derrocar a Castro que preveía sabotajes, guerra psicológica, acciones terroristas, el fomento de bandas contrarrevolucionarias que masacraron a jóvenes, campesinos y obreros. Jamás olvidaremos los 3.478 muertos víctimas del terrorismo de estado", recordó Raúl Castro.

Precisamente este lunes, día de clausura, se conmemoraba el 60 aniversario de la victoria sobre la invasión. Una victoria a la que se refirió Fidel como "una gran escuela para el pueblo cubano que aprendió a no tener miedo al enemigo".

Además, el mismo viernes, el Archivo de Seguridad Nacional de los EEUU desclasificó documentos de la CIA relativos a sendos complots para matar a Fidel y Raúl Castro en la década de 1960. Ambas intentonas, como es sabido, fracasaron.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies