Desmontando mitos xenófobos: las personas que vienen a las campañas agrícolas no son el foco de contagio

El Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón ha difundido un comunicado ante el incremento del discurso xenófobo que culpabiliza de los últimos rebrotes a las personas trabajadoras en la campaña agrícola: "El foco de contagio está en el mercado de trabajo precario, las condiciones de vida y la pobreza estructural", advierten.

Foto: Pixabay

El Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón muestra su rechazo a la culpabilización que se está produciendo de las personas migrantes en los últimos rebrotes de coronavirus. "Sabemos que estos rebrotes se producen cuando hay una gran confluencia del número de personas sin respetar las medidas de prevención recomendadas desde las administraciones sanitarias. Sin embargo, en este caso, añadimos un condicionante: la situación de pobreza. Esta situación hace que el reproche social y las actitudes racistas y xenófobas se disparen hacia las personas migrantes. Pero lo que hay detrás es un acto de aporofobia", denuncian.

Desde el Colegio Profesional "y por el profundo conocimiento que tenemos como profesión de las situaciones que se viven por parte de un amplio sector de la población", señalan que "la situación en la que viven los llamados temporeros, personas que vienen a trabajar en la recogida de la fruta en muchos de nuestros pueblos, se conocía desde hace mucho tiempo. Años antes del comienzo de la pandemia. Que desde la administración y los poderes públicos no se ha previsto con antelación ni se ha hecho suficiente por atajar esta problemática".

Asimismo, destacan que al comienzo de la pandemia se llamó la atención acerca del hecho de que muchas personas no iban a poder aislarse ni respetar las recomendaciones sanitarias en caso de contagio debido a las características de sus viviendas. "En muchos casos infraviviendas o viviendas con situación de hacinamiento y sin espacios para aislarse del resto de convivientes. Y que esto no es algo aislado que solo ocurra con trabajadores temporales, ocurre en muchas de las ciudades y pueblos de todo el país".

El Colegio subraya que la situación de necesidad económica de muchas de las personas que vienen a trabajar en la campaña agrícola "hace que no se puedan permitir acudir al médico al primer malestar o síntoma no invalidante debido a que prima por encima de todo acudir a trabajar. Acuden al médico cuando 'no pueden más'".

También sostienen que la responsabilidad de que existan estas situaciones es de todo el conjunto de la sociedad. "Los empleadores deberían proporcionar un sitio digno para vivir, incluso para poder realizar el aislamiento si se hace necesario. En su defecto se debería ofrecer solución habitacional por parte del sistema público. Si no estaremos abocándoles inevitablemente a encontrar emplazamientos para infravivir, que imposibilitan el cumplimiento de higiene y distancia social necesaria. Por ello se pueden convertir en un problema de salud pública las condiciones de vida, no las personas".

Del mismo modo, exponen que la situación de pobreza siempre ha sido un factor de riesgo muy importante en salud pública y que se debería tener mucho más en cuenta a la hora de plantear y estructurar los protocolos de actuación.

En este sentido, advierten que poner el acento en estas situaciones evita relacionar la explosión del virus con las características del mercado laboral. "El estado español es el tercer estado de la UE con más trabajadores pobres, solo por detrás de Grecia y Rumanía. El mercado laboral español está completamente precarizado con un 16% de personas trabajadoras pobres, es decir, que cobran menos de 8.400€ anuales. (Datos de 2019). Muchos temporeros ni llegan a esas cifras", denuncian.

Desde el Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón recuerdan que las dos últimas reformas laborales "han dejado un mercado laboral muy desestructurado y han colocado al conjunto de trabajadores y trabajadoras en una situación muy vulnerable. Junto con un acceso a la vivienda precario fruto de la ausencia de políticas justas para el conjunto de la ciudadanía".

"Es esto lo que consideramos explica la propagación del virus y el comportamiento del mismo en nuestro país. Y una vez más se pone el foco en la inmigración y las personas vulnerables, en vez de visibilizar las carencias de nuestro sistema laboral y nuestro estado de bienestar", afean.

Así, desde el Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón hacen un llamamiento para que desde las administraciones públicas "se realice un trabajo integral, preventivo y continuado en todos los frentes (sensibilización, educación, prevención, intervención…) que ataje de una vez la situación de las personas migrantes que unos meses al año andan por nuestra tierra realizando un trabajo que de otra forma nadie más haría".

Y piden que "se garantice la asistencia sanitaria universal, a todas las personas que están en nuestra tierra (recordando que las personas extranjeras que vienen a campañas agrícolas no tienen tarjeta sanitaria); se redoblen las labores de vigilancia por parte de las inspecciones de trabajo y se asegure el pago de un salario justo, la proporción de un lugar digno en el que vivir, se impida el despido si resulta contagiado o probable, así como la vigilancia estrecha que erradique la intermediación de las mafias que en ocasiones actúan en nuestro territorio; se acabe de una vez con las regularizaciones por arraigo que obliga a seres humanos a intentar subsistir en la irregularidad durante tres años en nuestro país, sin posibilidad de ser contratados. Proporcionándoles así el poder para exigir sus derechos laborales en las mismas condiciones que cualquier otra persona; y que al aplicar las medidas reguladoras por parte de las administraciones, se tengan en cuenta los derechos fundamentales de las personas, de todas y especialmente de aquellas con situaciones de elevada vulnerabilidad".

El Colegio también insta a los medios de comunicación a que "se dejen de realizar seguimientos de corte sensacionalista de este tipo de noticias y que en ejercicio de su labor periodística realicen un análisis previo del porqué de las situaciones que se nombran". Y van más allá, "les invitamos a que sean agentes de cambio sensibilizando a la población y aportando información veraz y crítica".

El Colegio pide a la ciudadanía en general "un ejercicio de empatía con la situación de estas personas". "Que entiendan sus miedos al verse rodeados de policía, con la barrera idiomática, sin llegar a comprender qué pasa realmente y la necesidad de esconderse o huir ante una posible detención o confinamiento porque eso les hará no poder tener ningún ingreso y probablemente no poder comer".

Y por último, "a todas las compañeras y los compañeros que ejercemos la profesión del Trabajo Social a que se conviertan en agentes activos que ayuden a comprender estas situaciones a la ciudadanía, seamos cortafuegos de los discursos de odio y contrarrestemos las informaciones xenófobas con datos veraces".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies