Del ‘silencio administrativo’ del Miteco a la declaración de la DGA como BIPC para la presa de Los Toranes

Mientras el Ministerio español para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico -Miteco- opta por el ‘silencio administrativo’ y deja sin respuesta a las vecinas afectadas por el proyectado derribo de la Presa de los Toranes, desde el Gobierno de Aragón inician el expediente para la declaración como Bien Inventariado del Patrimonio Cultural Aragonés -BIPC- de la presa de los Toranes, la Central Hidroeléctrica de Albentosa-Los Toranes y la Acequia del Diablo.

Foto: Acequias Vivas

Este pasado martes, 11 de mayo, se publicaba en el Boletín Oficial de Aragón -BOA- el inicio del expediente para la declaración de la presa de los Toranes, la Central Hidroeléctrica de Albentosa-Los Toranes y la Acequia del Diablo como Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural Aragonés. Mientras, los vecinos y vecinas afectadas por el derribo de la Presa de Los Toranes, en el río Mijares a su paso por Albentosa, entre ellos la Asociación de Vecinos de los Giles, denuncian haber recibido como respuesta por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico -Miteco- “silencio administrativo al recurso de alzada presentado -junto a otras asociaciones del valle de Olba- el pasado 24 de diciembre”.

“Nos sentimos de alguna manera ninguneados y discriminados por el Miteco. A Iberdrola bien que contestó en plazo, sin embargo parece que los ciudadanos no merecemos contestación alguna”, explican los afectados.

En este sentido, creen que el no contestar “es una decisión muy meditada en tanto que les obliga a ir al procedimiento contencioso administrativo con lo que ello supone, además el Miteco no contesta a las cuestiones planteadas en el recurso y, por tanto, no da la cara para no justificar su postura, de este modo, no da argumentos a los vecinos para su defensa ante el contencioso”.

Esto significa, que una vez transcurridos los tres meses sin respuesta por parte de la administración española, y según explica Pilar Villellas, del despacho de abogados que elaboró el recurso de alzada para estas asociaciones, “tras haber contactado telefónicamente con el Miteco, nos comunican que no se ha realizado nada, lo que supone, que según el artículo 24 de la Ley 39/2015, de Procedimiento Administrativo Común, el silencio administrativo negativo equivale a un acto desestimatorio de nuestra pretensión, es decir, a un ‘no’ a nuestra solicitud por parte de la administración”.

Ya el pasado mes de diciembre la Comarca de Gúdar Javalambre instó la coacción de un expediente para declarar como Bien de Interés Cultural el conjunto de la presa de los Toranes. Así, y “a pesar de la indignación y asombro ante la actitud del Miteco”, los vecinos y vecinas se levantaron este pasado martes “con la noticia de que el Boletín Oficial de Aragón ha publicado el inicio del expediente para la declaración de la presa de los Toranes, la Central Hidroeléctrica de Albentosa-Los Toranes y la Acequia del Diablo como Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural Aragonés”.

En este sentido, Elena Benito, de Acequias Vivas y vecina regante afectada sin riego en el Barrio de los Giles, indica que “pese a ser el menor grado de protección que un bien cultural puede tener, es una buena noticia en tanto que el desmantelamiento y la demolición de la presa no podrá llevarse a cabo. Al final todas nuestras acciones de comunicación digital y prensa van teniendo sus recompensa porque supusieron trasladar la presión social a los partidos políticos, que vinieron a visitarnos. Entre estas visitas, la de la formación Teruel Existe fue la que propuso esta idea de declarar las infraestructuras hidráulicas como bien cultural, en su visita a la alcaldía de Olba donde estuvimos varios vecinos presentes. Tanto este partido como otros nos han aportado varias líneas de actuación. Esperamos que todos sigan sumando y presionen, porque es un problema que afecta a todos sus votantes, sin distinción de color ni ideologías”,

El recurso de la Asociación de Vecinos de los Giles es el mismo que el de la Asociación Mijares Vivo, que es parte personada junto a Iberdrola y la Comunidad de Regantes de Mijares de Olba, que presentaron sus propios recursos de alzada. Únicamente Iberdrola ha tenido respuesta del Miteco en sentido desestimatorio.

El pasado 26 de noviembre, el Miteco declaró extinguido, por transcurso del plazo de la concesión, el derecho al aprovechamiento de aguas superficiales a derivar del río Mijares en la central hidroeléctrica de Albentosa-Los Toranes, cuyo titular era Iberdrola Generación, S.A, ordenando la demolición, a costa de Iberdrola de todas las obras e instalaciones construidas. En la práctica supuso que desde ese día dejó de correr agua por las acequias de los barrios altos de Olba.

Principales argumentaciones de las afectadas para solicitar la nulidad del derribo de la Presa de Los Toranes

Son tres, los principales motivos por los que las personas afectadas solicitaron la nulidad de la resolución administrativa el Miteco.

El primero, por defectos procedimentales, “en tanto que la resolución objeto de recurso está insuficientemente motivada y que el Ministerio no ha aportado ningún estudio sobre las consecuencias socio económicas de la extinción del derecho al aprovechamiento y el perjuicio que el consiguiente derribo generaría en la población y, por ende, en el interés público”.

El segundo motivo por razones “ambientales y naturales. Las conclusiones sobre la permeabilidad de esta presa -paso de peces-. Desde el nacimiento del Mijares, en Cedrillas hasta su desembocadura en Castelló hay localizadas 49 barreras de origen artificial que impiden el paso de peces. En este sentido, la demolición se basa en el informe ‘de parte’, es decir, de sólo una de las partes interesadas, y no de otras, en este caso de parte del Miteco, elaborado por la consultora privada Airtificial CW Infrastructures, que indica que la única solución para esta presa es un ascensor que resulta altamente costoso en instalación y mantenimiento y consideran no rentable la continuidad de una presa ya amortizada y que genera entre 6-11MW y 1.200.000 euros”.

A juicio de los colectivos de personas afectadas “este estudio simplemente basa su razonamiento en bibliografía consultada, y no hizo ningún estudio o prospección en el terreno. A su vez, no cita que los estudios en hidráulica y biología consideran que el ascensor de peces es sólo una de muchas otras opciones menos costosas -escaletas, traslados, etc- y cuyo éxito depende de las características de la presa así como de las especies acuáticas”.

Asimismo, señalan que “no se informa acerca del coste económico y medioambiental de la retirada de los lodos. Ni de las consecuencias que el derribo de la presa podrían tener en materia de extinción de incendios. Han sido reiteradas las ocasiones en que la presa y el corredor de las acequias han servido para extinguir y para impedir la propagación de incendios, incluso el Plan Básico de gestión y conservación del Espacio Protegido Red Natura 2000 LIC/ZEC- ES2420128- Estrechos del río Mijares del Gobierno de Aragón y la Orden DRS/1521/2017 declara que embalse es la reserva de agua contra incendios”.

“La ejecución de una actuación de demolición de una presa, tanto más cuanto ello podría ocasionar desequilibrios ecológicos y medioambientales, debe tratarse bajo la perspectiva de minimizar el impacto ambiental ocasionado por la actuación. Así lo contempla la legislación medioambiental, tanto la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de Evaluación Ambiental, de ámbito estatal como la Ley 11/2014 de Prevención y Protección Ambiental de Aragón”, recuerdan.

Por último, y como tercer motivo principal, indican las afecciones “humanas y sociales. No se han tenido en cuenta las Directrices generales de la Estrategia Estatal frente al Reto Demográfico, ni se ha elaborado informe económico acerca del coste demográfico y el riesgo de despoblación. La decisión de hacer desaparecer la presa interrumpe una dinámica de revitalización del territorio, protagonizada por la ciudadanía de una pequeña población aprovechando sus recursos de una manera sostenible y dentro de una comunidad participativa, transparente, respetuosa en su actividad del entorno y del patrimonio material e inmaterial cultural y natural. El ejemplo de Olba es un desarrollo orgánico, coherente, y podría ser un referente de cómo repoblar” el resto de Aragón de una manera natural, e incluso como ejemplo para territorios del Estado español.

“Tampoco se ha tenido en cuenta el valor del paisaje ni el valor del patrimonio cultural-industrial de dicha presa: un Patrimonio cultural vinculado al agua y los regadíos, pues desde el punto de vista del territorio, forma parte de un complejo de explotación y producción mucho más amplio: hidroeléctrico que se completa con unos sistemas de riego, como acequias y azudes. Estas unidades configuran un paisaje industrial único que imprime una personalidad que diferencia a este territorio” del sur del país, explican.

Por último, concluyen asegurando que “es necesario reconocer el valor de las acequias históricas y su absoluto encaje en la transición ecológica y en los modelos circulares de economía, en tanto que son una forma de tomar y devolver de forma circular el agua del río al río de forma eficiente, se convierten en corredores de biodiversidad y en instrumentos ágiles para la extinción de incendios forestales. Además producen actuaciones sin emisiones de la obtención del agua, puesto que sigue siendo por gravedad, es decir un sistema de regadío perfectamente descarbonizado y circular”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies