Critican la falta de operativos durante el incendio de Fanlo

La decisión de otorgar las vacaciones "en bloque" de la empresa pública SARGA ha provocado, según CGT, que "una gran parte de los elementos de la provincia de Huesca se encuentran desactivados en este momento"

Fanlo
Incendio en Fanlo. Foto: CGT.

Los efectivos del INFOAR estabilizaron a las 20.00 horas de este jueves, 26 de mayo, el incendio forestal registrado en el término municipal de Fanlo y que ha afectado a una superficie aproximada de unas 40 hectáreas.

En la tarde se reactivó un incendio que tuvo lugar el pasado 22 de mayo como consecuencia de un rayo.

Por tratarse de una zona de difícil acceso terrestre y próxima al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, este sábado se han solicitado medios aéreos al Ministerio para la Transición Ecológica. En total, han actuado dos hidroaviones del Ministerio, tres cuadrillas helitransportadas, tres cuadrillas terrestres y dos autobombas hasta darlo por controlado.

Durante la noche se quedaron trabajando en la zona una autobomba y una cuadrilla terrestre.

El cambio climático

CGT-SARGA denuncia que ni el Gobierno de Aragón, concretamente la Dirección de Gestión Forestal, ni SARGA, la empresa responsable de la mayor parte del personal de los medios de extinción, están capacitados para hacer frente a la gestión del cambio climático en materia de incendios forestales.

Explican que uno de los efectos del cambio climático es la desestacionalización de los incendios forestales, es decir, que se produzcan fuera del periodo habitual debido a cambios climáticos como son las menores precipitaciones, o las altas temperaturas y las tormentas eléctricas adelantadas respecto a otros años.

La organización afirma que el ejemplo de esto es el incendio forestal que se ha producido en el término municipal de Fanlo. CGT-SARGA advierte del peligro en el que se encuentra el patrimonio forestal aragonés, no sólo por este incendio, que se ubica en la zona perimetral del Parque Nacional de Ordesa, sino por la pésima gestión que se lleva a cabo desde la DGA, y de la propia empresa SARGA.

Precisamente este año, desde la Dirección General de Gestión Forestal, se plantea un cambio en el modelo del Operativo de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Aragón, un cambio que pretende solucionar ciertas situaciones de histórica precariedad en torno a dicho operativo a costa de la eliminación de 5 cuadrillas completas.

Desde CGT-SARGA afirman que evidentemente el operativo de extinción requiere de un cambio que elimine la precariedad existente, pero denuncian que “nunca debería hacerse mediante el desmantelamiento del operativo con la eliminación de 35 puestos de trabajo, y con lo que esto conlleva, la reducción de elementos disponibles para actuar en caso de incendio, desprotegiendo zonas que actualmente se encuentran cubiertas y aumentando el tiempo de respuesta”.

La negociación con SARGA

Añaden además que las negociaciones con la empresa SARGA resultan cada vez más complicadas, incluso inexistentes por la postura cerrada mantenida por parte de la dirección de la empresa. En el mes de marzo, empresa y sindicatos se reunieron para tratar el tema de las vacaciones del personal del operativo, hasta ahora impuestas por la empresa.

Mientras los sindicatos propusieron cierta flexibilidad a nivel personal a la hora de disfrutarlas, que además garantizaba que todos los medios permanecieran en activo durante toda la campaña, la empresa se ciñó a su propuesta cerrada del disfrute "en bloque", es decir, todos los miembros de cada elemento a la vez, pasando a estar inactivo ese medio. La negociación se rompió y la empresa pasó a imponer esa fórmula en el operativo.

El efecto en Fanlo

La representación de CGT-SARGA denuncia que “esta decisión ha afectado en la caótica gestión del incendio de Fanlo, ya que una gran parte de los elementos de la provincia de Huesca se encuentran desactivados en este momento por encontrarse disfrutando las vacaciones ‘en bloque’.

Y añaden, “han tenido que acudir otras cuadrillas de la provincia desde zonas tan alejadas como Peñalba, Monzón o Enate, descubriendo sus propias zonas que, con las condiciones actuales de precipitación y temperaturas, se encuentran también en alerta. Incluso han tenido que actuar cuadrillas de Zaragoza y de Teruel”.

Desde CGT-SARGA advierten del peligro inminente en el que se encuentran tanto el territorio forestal como el ámbito rural aragonés, en manos de un Gobierno de Aragón y una empresa pública sin capacidad de gestionar estos graves problemas, e instan a ambas instituciones a abandonar la política de confiar en la suerte, que hasta ahora les ha acompañado, y comenzar a llevar a cabo una gestión seria y responsable que garantice la seguridad del monte aragonés y del personal que trabaja en él cada día.

Por último, recuerdan que Aragón merece un operativo profesional y estable de Bomberas y Bomberos Forestales, y que para ello son necesarios una verdadera voluntad política y un presupuesto suficiente, “y no fórmulas precarias o recortes en personal, como ha sufrido históricamente este colectivo”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies