Comienza el juicio contra Guillermo Toledo por cagarse en Dios y en la Virgen María

La asociación ultracatólica Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor por unos mensajes publicados en su perfil de la red social Facebook en 2015 y 2017 en los que insultaba a Dios y a la Virgen, y pide 22 meses de multa para él. Por su parte, la Fiscalía y su defensa piden su absolución por estos hecho, al situarlos en el marco de la libertad de expresión.

toledo
Guillermo Toledo y su abogado, Endika Zulueta, en el centro de la imagen.

El actor Guillermo 'Willy' Toledo, acusado de un delito "contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos" y otro delito de "obstrucción a la justicia", se sienta en el banquillo este lunes en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid.

La asociación ultracatólica Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor por unos mensajes publicados en su perfil de la red social Facebook en 2015 y 2017 en los que insultaba a Dios y a la Virgen, y pide 22 meses de multa para él. Por su parte, la Fiscalía y su defensa piden su absolución por estos hecho, al situarlos en el marco de la libertad de expresión.

"Nos encontramos ante expresiones que, si bien pueden resultar malsonantes, incluso ofender a algunas personas, están amparadas por la libertad de expresión, máxime en el contexto de crítica política en el que son pronunciadas. Si todas las expresiones que ofenden a alguien fueran constitutivas de delito, habría más personas dentro de las prisiones que fuera", apunta el abogado de Toledo, Endika Zulueta.

En un comunicado, el abogado ha reivindicado la despenalización del delito contra los sentimientos religiosos y ha criticado la postura de la asociación de Abogados Cristianos. "Se sitúa en las antípodas de la defensa de la libertad de expresión, formulando una acusación más acorde con los parámetros manejados en su momento por la Santa Inquisición, que por los que se corresponde a un Estado aconfesional del siglo XXI y, paradójicamente, nada que ver con la esencia de los valores cristianos", ha incidido.

En este sentido, se ha mostrado "convencido" de que Toledo "resultará finalmente absuelto" y con "confianza" de que el actor "sea la última persona enjuiciada" en el Estado español por un delito religioso que, a su juicio, "debía estar fuera del Código Penal, al menos, desde 1978".

Durante la fase de instrucción, Guillermo Toledo fue llamado a declarar en tres ocasiones. Tras no acudir a las dos primeras citaciones por considerar que no había cometido "delito alguno" sino que había "ejercido su libertad de expresión", el pasado 12 de septiembre fue detenido por la Policía para asegurar su comparecencia en los Juzgados.

El juez del juzgado número 11 de Madrid concluyó en su auto, hecho público el 26 de septiembre, que los hechos objeto de instrucción podrían ser "constitutivos de un delito contra los sentimientos religiosos", haciendo alusión al artículo 525 del Código Penal.

En abril de 2018, en declaraciones a AraInfo, Toledo reconocía que la denuncia de una organización "ultra" como la Asociación de Abogados Cristianos no sólo no le molesta sino que lo encuentra "lógico y normal". "Si me tengo que enfrentar a ellos por no creer en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María y hacer escarnio de ello, pues oye, si eso es un delito en España en el año 2018, iré con la cabeza muy alta y muy orgulloso de defender mi postura ante un régimen represor como este", añadía.

Asimismo, el actor expresaba su rechazo a la actual Ley Mordaza y la señalaba como la principal amenaza contra la libertad de expresión, de reunión y de asociación: "Una nueva medida de control social y político del pueblo, básicamente para infundir miedo en la población y en la gente no adscrita a según que movimientos políticos y sindicales, y para que estén lo más solos posibles y tengan la menor capacidad de organización y de respuesta posible ante la amenaza y el chantaje que supone la Ley Mordaza".

Para Toledo, la ley que recoge el delito contra los sentimientos religiosos es "antidemocrática" porque "impide a los ateos expresar su opinión". "Yo soy ateo y no creo en la virginidad ni en la santidad de la Virgen María", aclaró el actor, que subrayó que seguirá pensando lo mismo aunque le metan en la cárcel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies