Mundo

Chile: tiembla el paladín neoliberal latinoamericano

Para la mayor parte de la población del país, lo que se vive en Chile es un verdadero Terrorismo de Estado, invocado para defender el orden neoliberal que se impuso a sangre y fuego durante la dictadura, y que ha sido profundizado por los gobiernos sucesivos
| 25 octubre, 2019 13.10
Chile: tiembla el paladín neoliberal latinoamericano
Foto: José Miguel Rojas / SIPA

Horas de Terror en Chile.

Durante la semana del 14 de octubre, jóvenes y estudiantes chilenas/os emprendieron una serie de protestas y manifestaciones contra el aumento del pasaje del metro anunciado por el gobierno de Sebastián Piñera. La principal herramienta de lucha hasta ese momento, fue la evasión masiva del pago de este medio de transporte, utilizado diariamente por alrededor de 3 millones de personas.

Frente al descontento social generado ante esta medida -que afectaba a millones de trabajadores que día a día se trasladan en metro- la respuesta del gobierno de Piñera no sólo fue negativa, sino además profundamente irrespetuosa: a las declaraciones del Ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine[1], se sumaron las palabras del Ministro de Hacienda, Felipe Larraín[2], los dichos del Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg[3], entre varias otras declaraciones que terminaron por demostrar la profunda desconexión que existe entre lo que se ha convertido en una verdadera “clase política” -defensora de los intereses de unos pocos- y el conjunto de trabajadores y gente pobre país.

En efecto, lo que comenzó como una manifestación en contra del alza del pasaje, pronto se convirtió en una enorme masa de gente organizada en marchas y protestas para reclamar contra todo un sistema de violencia y desigualdad: la precariedad del salario mínimo, la privatización de los servicios básicos, un sistema de pensiones humillante, la violencia institucional, escándalos de corrupción política, escándalos de corrupción de las Fuerzas Armadas, colusiones de farmacias y supermercados, el saqueo de los recursos naturales, los altos costos de la Universidad, la desigualdad de género, entre otras problemáticas de tipo estructural que terminaron por hacer que Chile despertara.

A pesar del enorme descontento social y las demandas del conjunto de la población, la respuesta de las autoridades ha sido -una vez más- el uso de la represión. A su vez, el presidente en funciones decidió invocar la Ley de Seguridad Interior del Estado antes que dar su brazo a torcer frente a los reclamos de los movimientos sociales y populares, de la clase trabajadora, de las y los estudiantes, de los jóvenes, de las mujeres, de las abuelas y abuelos, y del conjunto del pueblo pobre de Chile.

La declaración del Estado de Emergencia (o Ley de Seguridad Interior del Estado, heredada de la dictadura de Pinochet), dota a las Fuerzas Armadas de poderes discrecionales para reprimir a la población e incluye el toque de queda, siendo la primera vez que se lleva a cabo desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet. Con su puesta en marcha -el día viernes- la espiral de violencia institucional en el país no ha parado de crecer. En diversas redes sociales se denuncian auténticos montajes policiales cuyo objetivo sería infundir el miedo para justificar el actuar represivo de las fuerzas de seguridad.

El reporte del día 23 de Octubre del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), informó que a la fecha habrían corroboradas 2.138 personas detenidas, 376 personas heridas, 5 personas muertas por agentes del Estado y 44 acciones judiciales en curso[4], entre las cuales se cuentan las de mujeres que denuncian abusos sexuales por parte de las “Fuerzas del Orden” del Estado. Por su parte, el gobierno reconoce 18 muertes desde el comienzo de las protestas, pero fuentes no oficiales hablan de números mucho mayores.

Es importante señalar que, a través de redes sociales, se ha difundido material audiovisual que revela el enorme abuso de poder ejercido por Carabineros y FF.AA. de Chile, que proceden de forma completamente irregular: vídeos donde se los muestra realizando detenciones ilegales y -en algunos casos- en coches particulares, lanzando bombas lacrimógenas al interior de los hogares, disparando a manifestantes desarmados, sacando gente de sus casas por tocar la cacerola luego del toque de queda, dando golpizas feroces a civiles, etcétera.

En las comunas pobres de Santiago, vecinos denuncian el completo abandono del Estado, ya que las Fuerzas del Orden se concentran en reprimir fuertemente a quienes se manifiestan de manera pacífica en marchas y protestas, pero toleran -y en algunos casos organizan- saqueos e incendios. Los pequeños comercios y viviendas también se han visto afectadas por robos y saqueos, lo cual ha provocado enfrentamientos entre civiles y vecinos, generándose una situación de caos que se convierte en la excusa perfecta para la represión policial.

En los últimos días, se han denunciado desapariciones de personas, casos de tortura y abusos sexuales hacia mujeres detenidas, muchas de las cuales declaran haber sido desnudadas por personal masculino, haber sufrido tocamientos en genitales y pechos, y haber sido amenazadas de violación y de muerte.

Para la mayor parte de la población del país, lo que se vive en Chile es un verdadero Terrorismo de Estado, invocado para defender el orden neoliberal que se impuso a sangre y fuego durante la dictadura, y que ha sido profundizado por los gobiernos sucesivos. En este contexto, se han llevado adelante una serie de violaciones a los Derechos Humanos en lo que formalmente se concebía como una democracia.

Es por esto que las movilizaciones no han cesado, y siguen en aumento. Además de ello, organizaciones sociales y sindicales han hecho un llamado a Huelga General para el miércoles 23 y jueves 24 de octubre.

Desde Vitrina Feminista, apoyamos la lucha del conjunto de la población chilena que se manifiesta por sus derechos, y solidarizamos especialmente con las mujeres de ese país, que han vivido vejaciones horrorosas bajo la denominada “Ley de Seguridad Interior del Estado”.

  1. “El que madrugue será ayudado, de manera que alguien que sale más temprano y toma el metro a las 7 de la mañana tiene la posibilidad de una tarifa más baja que la de hoy. Ahí se ha abierto un espacio para que quien madrugue pueda ser ayudado con una tarifa más baja”. Recuperado de El Desconcierto [Online]. Disponible en:
    https://www.eldesconcierto.cl/2019/10/19/las-incendiarias-frases-del-gabinete-de-pinera-que-detonaron-la-crisis-social/Consultado el: 23 de octubre, 2019. 
  2. “Para los románticos […] que las flores han tenido un descenso en su precio: “Así que los que quieran regalar flores en este mes, las flores han caído un 3,6%”. Recuperado de El Desconcierto [Online]. Disponible en:
    https://www.eldesconcierto.cl/2019/10/19/las-incendiarias-frases-del-gabinete-de-pinera-que-detonaron-la-crisis-social/Consultado el: 23 de octubre, 2019. 
  3. “si un trabajador en vez de las 9 de la mañana llega a las 7.30, se va a demorar 20 minutos a la pega y va a llegar a su casa por lo menos una hora y media antes, porque no se va a ir a la hora del taco”. Recuperado de El Desconcierto [Online]. Disponible en:
    https://www.eldesconcierto.cl/2019/10/19/las-incendiarias-frases-del-gabinete-de-pinera-que-detonaron-la-crisis-social/Consultado el: 23 de octubre, 2019. 
  4. Rescatado de INDH Chile en Twitter. Disponible en: https://twitter.com/inddhh/status/1187059102100414465Consultado el 23 de octubre de 2019.
25 octubre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR