CGT no ve garantías sanitarias para el inicio de curso escolar

Tras la reunión telemática mantenida con la Secretaria General Técnica y la Directora General de personal, el segundo sindicato de la enseñanza pública aragonesa quiere expresar su convencimiento de que actualmente las medidas de prevención previstas por la administración educativa aragonesa son “totalmente insuficientes"

familias curso
Foto: K8.

Tras la reunión telemática mantenida el lunes 20 de junio a petición de CGT Enseñanza con la Secretaria General Técnica y la Directora General de personal, el segundo sindicato de la enseñanza pública aragonesa quiere expresar su convencimiento de que actualmente las medidas de prevención previstas por la administración educativa aragonesa son “totalmente insuficientes para un inicio presencial del curso, al no garantizar la seguridad sanitaria ni del profesorado ni del alumnado aragonés”.

Entendiendo la incertidumbre de la situación por la falta de certezas en cuanto a la situación sanitaria que tendremos a principios de septiembre, y comprendiendo el deseo de la administración de dar comienzo al curso con la mayor normalidad posible por el bien de la sociedad (conciliación familiar) y del alumnado (necesidad de socialización y de avanzar en sus competencias), CGT exige que “se tomen las medidas necesarias para poder abrir los centros en septiembre, medidas que deben ir destinadas ineludiblemente a que se pueda garantizar la distancia de seguridad en espacios cerrados”.

“Si el Gobierno de Aragón considera prioritario y tiene prisa por empezar el curso lo antes posible, ya sea en una modalidad presencial o semipresencial, es necesario que haga la inversión económica necesaria para poder hacerlo con garantías, siendo imposible acometerlo sin aumentar profesorado y/o disminuir ratios”, reclaman desde CGT que añaden, “si no se está dispuesto a hacer esa inversión, lo mejor es que en la mayor brevedad posible se estudien otras opciones que focalicen los esfuerzos y desvelos de los equipos directivos y del profesorado para garantizar la calidad educativa en su justa medida”.

En la reunión mantenida, las representantes de la administración han insistido en la necesidad de entender que la situación es muy cambiante todavía, por lo que es complicado prever el escenario en el que se estará a principios de septiembre, y que por ello están estudiándose diversas medidas que podrán o no ponerse en marcha dependiendo de la situación sanitaria.

Precisamente, fue ésta la principal razón por la que se solicitó en mesa sectorial que la entrada del alumnado en los centros escolares, no del profesorado, se retrasara algo para dar tiempo a los equipos docentes a organizar en función de la situación sanitaria, medida que ya ha anunciado algún territorio, y que en Aragón no sólo se desestimó sino que se hizo justo lo contrario, adelantar la actividad presencial.

Desde CGT consideran que las medidas propuestas por la administración están a encaminadas a reducir el riesgo de contagio (lavados de manos, mascarillas y creación grupos estables de alumnado principalmente), pero ese riesgo seguirá existiendo si “no se toman medidas que garanticen que se pueda mantener una distancia personal de seguridad, especialmente dentro de las aulas. Y es un riesgo que no podemos asumir”.

Al preguntar CGT por un aumento del profesorado para poder hacer grupos estables más reducidos que garanticen más espacio individual, la directora general de personal ha informado de que se ha aumentado considerablemente el cupo para este nuevo curso, sin aportar datos, aspecto que no le consta a CGT, más bien al contrario, ya que como denunció hace unas semanas, en secundaria se van a reducir desdobles y grupos enteros, con la consiguiente disminución de profesorado. En primaria los criterios utilizados por inspección para negociar el cupo de profesorado del curso que viene han sido los mismos que años pasados.

“Con estos datos nos atrevemos a asegurar que no hay ningún aumento de profesorado, y mucho menos considerable, vinculado a la gestión del COVID-19”, apuntan desde el sindicato que añade, “tampoco hay una bajada de ratios que ayudaría a reducir los riesgos de manera considerable en una modalidad de enseñanza totalmente presencial, como es la que se pretende a día de hoy”.

Al margen de que la DGA lleva años “saltándose” el acuerdo de ratios que firmó con los sindicatos, CGT considera que, en una situación de emergencia sanitaria como la actual, en la que distancia en un espacio cerrado es básica para garantizar el riesgo 0 de contagio (aulas de 50-55 metros en el mejor de los casos con 26 estudiantes en colegios y bastantes más en institutos) “se debería hacer todo el esfuerzo posible en este sentido, algo que no parece entrar en los planes de la administración”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies