Vuelven a denunciar la alta tasa de accidentes y la precariedad de Sarga

En 2020, Sarga tuvo una tasa de incidencia un 25% superior a la media de su sector. Esto unido a los excluyentes requisitos anuales que deben superar año a año para no quedarse sin empleo, originan la denuncia pública de la sección sindical de CGT.

Imagen: sección sindical de Sarga.

La sección sindical de CGT en Sarga quiere denunciar la “lamentable” situación de seguridad y salud que padece la plantilla de la empresa. En concreto en 2020, Sarga tuvo una tasa de incidencia un 25% superior a la media de su sector, una de las más accidentadas junto a la construcción. Sarga es la mayor empresa pública del Gobierno de Aragón, dependiente de la Consejería de Joaquín Olona, dedicada a tareas tan esenciales y peligrosas como el cuidado y mantenimiento de los Espacios Naturales Protegidos y la Prevención y Extinción de incendios forestales, sección que más dolencias y bajas apunta.

“Estos desastrosos datos nos dejan sin duda entre las empresas de Aragón con mayor accidentabilidad”, señala el sindicato. “Llevamos años sufriendo en nuestras carnes los accidentes y las carencias en materia de Prevención de Riesgos Laborales, a pesar de las numerosas propuestas y denuncias que desde CGT hemos lanzado y que los directivos no atienden”.

La sección sindical también denuncia los excluyentes requisitos anuales que deben superar año a año. Se sienten en situación de abandono por Sarga y DGA “cuando somos empujad@s al paro tras años de trabajo duro”. “Solo nos queda tener suerte y no sufrir un accidente o lesión, porque las consecuencias son las mismas que las de las personas trabajadoras del siglo XIX, ser despedidos”, afirman.

La alta accidentabilidad se debe, según CGT, a diferentes factores, como las carencias graves en formación, exigencias en rendimientos que no cesan ni en los días más calurosos del año, los turnos de trabajo de 6 días o más (las bajas del personal son cubiertas obligatoriamente por la misma plantilla), una disponibilidad que roza la esclavitud (24h de guardia cada día de trabajo), la propia dureza del trabajo forestal, la falta de herramientas auxiliares o los EPIS de baja calidad.

Denuncian que Sarga fue creada para “abaratar los costes laborales y servir de escudo para el Gobierno de Aragón”. En la práctica, esto se puede traducir en contrataciones precarias, carencias en seguridad y “desprecio absoluto a la representación de los trabajadores, especialmente a CGT”.

También denuncian una política autoritaria desde la dirección, “Javier Lamban y su Gobierno, manteniendo alejada de sus cómodos despachos la conflictividad laboral y los daños a la salud de las personas trabajadoras, que continúan dando la cara por mantener este imprescindible servicio en funcionamiento a pesar de estas políticas”.

Desde CGT exigen al presidente del Gobierno de Aragón que tome “medidas reales y asuma su responsabilidad”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies