CCOO y UGT convocan huelga en Correos el 1, 2 y 3 de junio

Estos sindicatos exigirán ante el parlamento que el gobierno se implique en la defensa de un servicio público postal y garantice el empleo en condiciones de trabajo dignas, al tiempo que piden a los grupos políticos que apoyen la iniciativa

correos

Las organizaciones mayoritarias de Correos, CCOO y UGT, con más del 76% de la representación, han decidido unitariamente convocar huelga general los días 1, 2 y 3 de junio y realizar una manifestación hasta el Parlamento español el 1 de junio.

Ambas organizaciones sindicales llevan más de dos años denunciando el "desguace" de Correos, del que acusan a su presidente, Juan Manuel Serrano, nombrado por el PSOE tras la conformación del gobierno de coalición en 2020. Según los sindicatos "ha emprendido un proceso de reconversión y desguace del Servicio Público Postal" del Estado, "con el inaceptable aval de Moncloa, que está provocando la desilusión y frustración de los trabajadores y trabajadoras de Correos".

La implantación del “modelo de Serrano” hace que Correos sea un operador paquetero, logístico y de carga de mercancías, donde el negocio puro y duro prima sobre el servicio postal público a la ciudadanía, "dentro de un marco ultraliberal que ni la derecha se atrevió a implantar teniendo mayoría absoluta", acusan.

Para ambos sindicatos, Serrano "ha demostrado ser un pésimo gestor que pone en riesgo la viabilidad y el futuro de la mayor empresa pública del país", lo que les lleva a convocar una huelga general para revertir esto y por el futuro de 47.000 trabajadores y trabajadoras y sus familias.

"Es inaceptable"

 Para CCOO y UGT, no hay cabida a que Correos esté al borde de la “quiebra técnica y ruina económica", con cientos de millones acumulados en pérdidas (más de 500 millones en tres años, 400 millones de déficit estructural, préstamos por un montante de 1.000 millones para el pago de las nóminas). De nuevo, acusan a Serrano, "por renunciar a defender una mayor financiación pública, el caos en la gestión y el despilfarro en fastos megalómanos, ocurrencias sin contrastar y proyectos fracasados".

Los sindicatos también se preguntan cómo puede ser que en Correos no se esté aprovechando el crecimiento del mercado de paquetería, que en otros grandes operadores europeos reporta millones de beneficios.

Además, también se quejan de que está dejando de ser un servicio público, tanto en el mundo rural como en el urbano, donde lo único que se hace es reconvertir a la plantilla en "paqueteros.

Otro de los problemas, a los ojos de los sindicatos, es el modelo de empleo basura, con 7.000 puestos de trabajo menos, 25% de jornadas a tiempo parcial, lo que supone una precarización de las condiciones laborales.

También acusan a la empresa de negociar "a escondidas" cambios organizativos con el 24% de la representación sindical (CSIF, SL y CIG), cambios que, denuncian, precarizan a todos los colectivos y que suponen romper el modelo de reparto actual, con pérdida de eficiencia y calidad notables. Temen que esto lleve a querer implantar un modelo organizativo y funcional "caótico y ruinoso" en Oficinas "que relega la atención del usuario común, el mayoritario, a un segundo plano en beneficio de los grandes clientes, invasión de los CTA por Correos Express (CEX)".

CCOO y UGT exigen al gobierno español, que fue el que nombró a Serrano, que "frene su alocada huida ultraliberal", para volver a replantear el futuro de Correos desde un modelo de servicio público, moderno, competitivo, eficaz y eficiente, con financiación suficiente e inversiones que garanticen su viabilidad. Ambas organizaciones han anunciado que, de no revertir la situación, el jueves día 7 de abril reunirán a 200 personas de delegaciones para dar el pistoletazo de salida a esta campaña de movilización.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies