CCOO alerta que existen contaminantes hormonales en numerosos sectores productivos de Aragón

El centro Joaquín Roncal de Zaragoza ha albergado este miércoles la jornada ‘Riesgo químico en el ámbito laboral’, un ciclo divulgativa que ha analizado los contaminantes hormonales que existen en los diferentes ámbitos laborales como la enseñanza, la sanidad, los procesos industriales, artes gráficas o la construcción, entre otros

Dos de los ponentes de la charla
Foto: CCOO

CCOO Aragón ha alertado en esta jornada de las terribles consecuencias que tienen disruptores hormonales como: el bisfenol, los ftalatos, los PFAS, los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) o los bifenilos policlorados (PCB) que se encuentran presentes en diferentes sectores productivos del territorio aragonés.

Por poner un ejemplo, el bisfenol A (BPA) es un compuesto químico que se utiliza en la tinta de los recibos de la compra o en la elaboración de algunos plásticos como carcasas de ordenadores, electrodomésticos, botellas de agua reutilizables, tazas y en empastes de dientes.

El Doctor Nicolás Olea es licenciado y doctorado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada (UG) y experto en epidemiología ha sido el encargado de exponer la charla ‘Contaminantes hormonales’. “La exposición prolongada a contaminantes químicos afecta a la fertilidad de hombres y mujeres. Se publicaron ayer, a nivel global, los datos de calidad seminal en el varón y hay una caída anual de un 2,1%”, ha afirmado.

CCOO Aragón alerta que la exposición prolongada a estos tóxicos tiene unas consecuencias terribles para la salud: “Se estima que cada año causa en España, la muerte de 4.000 trabajadores y trabajadoras, al menos 33.000 enferman y más de 18.000 sufren accidentes por la exposición a sustancias químicas peligrosas en su trabajo”, asegura Luis Clarimón, secretario de salud laboral del sindicato.

Las enfermedades más comunes que producen son cánceres de tipo hormonal, tumores en el aparato reproductor, problemas de tiroides y malformaciones en el feto.

Por ello en esta jornada se han facilitado las herramientas que deben adoptar las empresas aragonesas para prevenir y detectar este posible riesgo. “Estas jornadas están dirigidas a delegados y delegadas sindicales para demostrarles que hay elementos en el centro de trabajo que conllevan un riesgo químico y que están presentes en muchos sectores productivos en Aragón: oficinas, sanidad, artes gráficas, empresas de plastificación o la agricultura”, asegura Luis Clarimón.

CCOO advierte que la puesta en funcionamiento de los médicos centinelas en Aragón favorecerá la detección de las enfermedades profesionales derivadas de la exposición de estos productos tóxicos.

El Estatuto de Autonomía de Aragón contempla que se debe denunciar la utilización de una sustancia tóxica en cualquier actividad dentro de una empresa “se debe tomar precauciones y no poner un producto en el mercado hasta que no haya la seguridad de que no va a causar problemas, algo que no se está haciendo”, afirma Clarimón.

CCOO reclama una transición del modelo productivo hacia uno más sostenible y que no ponga en riesgo la salud de las personas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies