Bruselas exige a Londres retirar la ley de Mercado Interno porque incumple el Brexit y "amenaza la paz en Irlanda"

La Comisión Europea ha exigido al Gobierno de Boris Johnson retirar su plan con la que pretende modificar las normas acordadas en el Brexit relativas a la circulación de bienes entre el norte de Irlanda y la isla de Gran Bretaña. Bruselas considera que la legislación es contraria al Acuerdo de Viernes Santo y que "pone en riesgo la paz en Irlanda". "Gran Bretaña juega un juego imprudente que perderá", ha dicho el Sinn Féin.

Frontera entre el norte y el resto de Irlanda. Foto: Pixabay

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para Relaciones Interinstitucionales, Maros Šefčovič, ha exigido este jueves al Reino Unido que retire antes de final de mes la ley con la que quiere modificar la salvaguarda acordada para el norte de Irlanda, que a sus ojos pone en riesgo el acuerdo de paz en Irlanda.

"La Unión Europea no acepta el argumento de que el espíritu de la legislación es proteger el Acuerdo de Viernes Santo. De hecho, considera que hace exactamente lo contrario", ha indicado Šefčovič en un comunicado tras la reunión en Londres del comité conjunto para evaluar el cumplimiento de los acuerdos sobre el Brexit alcanzados hasta ahora.

Šefčovič ha advertido de que los planes del Gobierno de Londres han "dañado seriamente la confianza" entre el Reino Unido y la Unión Europea, que continúan negociando un pacto que detalle su futura relación una vez concluya el periodo de transición del Brexit, el 31 de diciembre.

"Depende ahora del Gobierno británico restablecer esa confianza", ha agregado el vicepresidente de la CE, que urge a Londres a retirar la legislación que ha comenzado a tramitar esta semana, "a la mayor brevedad posible y en cualquier caso antes de fin de mes".

Ha alertado asimismo de que la Unión Europea no dudará en poner en marcha los mecanismos que prevé el acuerdo firmado con Reino Unido el pasado octubre para lidiar con "violaciones de las obligaciones legales" que establece ese texto.

El proyecto de ley de Mercado Interno del Ejecutivo de Boris Johnson prevé modificar algunas de las normas relativas a la circulación de bienes entre el norte de Irlanda y Gran Bretaña, diseñadas para poder mantener abierta la aduana entre ambos lados de la frontera irlandesa, una vez el territorio británico haya quedado fuera de la unión aduanera europea.

Bruselas ha remarcado que ninguna de las dos partes puede "cambiar unilateralmente, aclarar, enmendar, interpretar, menospreciar o aplicar de manera arbitraria" el pacto de divorcio, que entró en vigor el pasado 1 de febrero.

El ministro británico para el norte de Irlanda, Brandon Lewis, ha admitido esta semana que esa modificación unilateral de las condiciones pactadas "viola el derecho internacional", aunque lo hace, adujo, "de una forma muy específica y limitada".

Sinn Féin: "Gran Bretaña juega un juego imprudente que perderá"

En este sentido, el Sinn Féin, segunda fuerza política en los Parlamentos de Belfast (norte de Irlanda) y Dublín, ha dado la bienvenida a las advertencias de los líderes europeos sobre el Brexit. El eurodiputado del Sinn Féin, Chris MacManus, ha dicho que el gobierno británico está "jugando un juego imprudente con las vidas de gente honesta y trabajadora en la isla de Irlanda".

"Doy la bienvenida a la firme postura del vicepresidente Šefčovič sobre estas revelaciones de Westminster y me alegra ver que la UE está viendo a través de las predecibles payasadas conservadoras del primer ministro. Creo que el apoyo inquebrantable que Irlanda ha recibido esta semana tanto de la UE como de Estados Unidos debería servir como una llamada de atención para el gobierno de Boris Johnson y seguramente hacerles darse cuenta de que han seguido una estrategia imprudente", ha añadido.

El eurodiputado MacManus dijo: "El proyecto de ley de mercado interior publicado esta semana por el gobierno en Westminster confirmó nuestras sospechas de que Johnson y sus partidarios del Brexit nunca habían actuado de buena fe desde el primer día de las negociaciones".

Para MacManus, "la actuación que hemos visto desde Londres en los últimos días no ha sido una sorpresa para nadie en el Sinn Féin. Desde hace algún tiempo sentimos que los signos de un incumplimiento de Westminster eran evidentes. Por supuesto, sería una violación muy clara de un tratado internacional acordado con la UE hace solo unos meses. También amenazaría los cimientos del Acuerdo del Viernes Santo. La ilegalidad de tal trayectoria ya ha sido confirmada en su propio parlamento".

MacManus concluyó pidiendo una acción más firme del Gobierno irlandés. "Creo que el Gobierno de Dublín ha vuelto a echarese una siesta. La inacción que hemos visto es muy preocupante. Parece que, una vez más, el Sinn Féin tiene que hacer su trabajo por ellos y liderar las preocupaciones irlandesas en un escenario internacional mientras el gobierno de Fine Gael - Fianna Fail vacila". 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies