Artieda cuenta con un filósofo municipal como experiencia pionera

Esta localidad aragonesa dispone este octubre a uno de los dos únicos filósofos municipales de Europa

Artieda
Miguel Mariñoso. Foto: Empenta Artieda.

Empenta Artieda, el proyecto de desarrollo local comenzado hace 5 años en este municipio del Viello Aragón para luchar contra la despoblación, cuenta entre sus ejes de acción con la acogida en el municipio de diversas personas que conviven temporalmente con su población.

Desde personas voluntarias hasta estudiantes de prácticas procedentes de todas las partes del mundo han pasado por esta localidad pirenaica contribuyendo en sus proyectos comunitarios y colaborando con los vecinos, las vecinas y el ayuntamiento.

Este mes de octubre, Artieda está acogiendo un trabajador muy especial haciendo uso del programa de Erasmus Rural DESAFÍO, una iniciativa de UNIZAR y la DPZ para fomentar la movilidad de los estudiantes de la universidad aragonesa.

Se trata de Miguel Mariñoso, un estudiante de últimos cursos del Grado de Filosofía, que llegó al pueblo el 1 de octubre y estará allí hasta finales de mes. Con esta experiencia, Artieda se ha convertido en uno de los dos únicos municipios de la historia de Europa con filósofo municipal. El otro, según parece, se trata de Corigliano d’Otranto, en la Grecia Salentina, con el que están barajando algún tipo de contacto.

Llevaban tiempo planteándose la progresiva importancia que merecen las ciencias humanas en el medio rural a lo largo de los últimos años, así como la necesidad de trabajar todo el ámbito del pensamiento crítico en la cotidianeidad de los pueblos aragoneses.

Artieda
Miguel Mariñoso. Foto: Empenta Artieda.

Por ello, la colla motor de Empenta Artieda, tras valorarlo de forma colectiva, el pasado mes de mayo decidió solicitar un estudiante de filosofía a la Universidad de Zaragoza, que concedería la plaza a Miguel Mariñoso, quien, desde la Antropología y el método etnográfico, ya ha comenzado sus prácticas realizando labores de filósofo municipal para el Ayuntamiento; principalmente estudiando la memoria histórica del lugar junto a su población más envejecida.

A los pocos días de su llegada Miguel explicaba: “La bienvenida fue muy calurosa y han hecho que me sienta acogido desde el principio. Me tratan como a uno más y hacen que me sienta muy a gusto. La gente se acerca a hacerme preguntas sobre Filosofía; la más habitual es: ‘¿para qué sirve la Filosofía?’ Realmente veo un interés sincero por parte de los y las artiedanas por estas cuestiones”.

Por su parte, Bétur Iguázel, miembro de la colla motor de Empenta Artieda y tutor de prácticas por parte de la localidad explica: “La vida interior de las personas en el medio rural aragonés no puede compararse a los grandes núcleos urbanos. Las preocupaciones son distintas y necesitamos herramientas para buscar nuestras propias respuestas (...) Desde que llegó el filósofo la gente se plantea más cosas. Hasta las conversaciones en el bar a la hora del vermú han adquirido otro carácter. Antes hablábamos más sobre fútbol o el precio del cereal y ahora entre las mesas también es común oír palabras como epicureismo, epistemología o materialismo dialéctico. Es una experiencia singular y muy curiosa”.

El equipo de Empenta Artieda valora positivamente la experiencia y ya estudia la posibilidad de dar continuidad al proyecto o de ampliar las funciones de Miguel habilitando un horario de consulta filosófica abierto a la población en el Arma, el coworking municipal de Artieda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies