#educaciónpública  Movimientos

Arranca el curso escolar 2019-2020 en Aragón

El Centro de Evaluación de Aragón, la extensión del bilingüismo BRIT, nuevas aulas de escolarización temprana, la inauguración de centros y el ‘banco de libros’, son las novedades más significativas de este curso que cuenta con 28 días no lectivos en el calendario. La despoblación sigue siendo el gran enemigo para el mantenimiento de las escuelas en los pueblos de Aragón.
| 10 septiembre, 2019 07.09
Arranca el curso escolar 2019-2020 en Aragón

Un total de 108.976 escolares del segundo ciclo de Educación Infantil (3-6 años) y de Primaria comienzan el curso este 10 de septiembre en los centros sostenidos con fondos públicos de Aragón. Un año académico en el que el Departamento de Educación ha incidido en su apuesta por la construcción de infraestructuras, la escuela rural y la extensión del modelo de bilingüismo BRIT, que llegará a la mitad de los centros de Aragón. Este será el curso con una mayor inversión en nuevos centros con el estreno de ocho colegios, gracias a la buena consecución del plan de infraestructuras educativas 2016-2020, que ha supuesto una inversión de 153 millones de euros.

Este año se presenta además como novedad el Centro de Evaluación de Aragón, que medirá las propias políticas del Departamento para comprobar su idoneidad e impacto en el sistema. Con este centro se buscará mejorar la eficacia educativa, además de proporcionar información sobre el grado de consecución de los fines que las políticas educativas planteen, determinar aquellos elementos que se muestran eficaces para el éxito escolar de los alumnos, y proponer nuevas actuaciones.

La incorporación paulatina del resto de alumnado contrasta con el nulo periodo de adaptación del profesorado

A los alumnos de Infantil y Primaria que comenzarán este martes sus clases, se unirán el 13 de septiembre los de Educación Secundaria Obligatoria, los de Bachillerato y Formación Profesional, además de las Enseñanzas Deportivas y de Artes. El día 16 lo harán los inscritos en Música, Danza y FP a distancia y una semana después, el 23, será el turno de los alumnos de Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas. Por último, las enseñanzas de Idiomas comenzarán a impartirse el 3 de octubre.

Por contra, el periodo de adaptación del profesorado ha sido en algunos casos nulo. Desde CGT denunciaban hace unos días el retraso y el caos para el profesorado interino, ya que el 29 de agosto se publicó la adjudicación de vacantes para el profesorado interino de Secundaria en Aragón y desde este lunes se han incorporado a sus centros de destino, habiendo solamente tres días de margen entre ambas fechas. En el caso de primaria, han tenido algo más de margen, ya que conocen su nuevo destino desde el 23 de agosto. Por ello, desde CGT Enseñanza informaban del recibo de multitud de quejas del profesorado interino de Secundaria por el elevado número de vacantes con perfiles y requisitos adicionales.

Un calendario con 176 días lectivos y 28 no lectivos

En Zaragoza, serán días festivos el 10 y 11 de octubre, coincidiendo con las Fiestas del Pilar, y el 6 de marzo, originando de esta manera otro puente de cuatro días en los centros de la capital por la festividad del 5 de marzo.

El 1 de noviembre, viernes, será festivo, y volverá a haber un puente de cuatro días, esta vez en todo Aragón, del 6 al 9 de diciembre. El viernes 20 de diciembre solamente habrá clases por la mañana, y comenzarán las vacaciones escolares navideñas que se prolongarán para todas las enseñanzas hasta el 6 de enero incluido.

En febrero, Uesca y Teruel disfrutarán de un puente de cuatro días cada una. En el caso de Uesca, los centros permanecerán cerrados del 13 al 16 de febrero, y en el caso de Teruel lo harán del 20 al 23.

Las vacaciones de Semana Santa comenzarán el 4 de abril, sábado, y se prolongarán hasta el 13 de abril, volviendo las clases el martes 14 de abril. Por entonces, solo restará el puente del 1 de mayo, que en 2020 cae en viernes, enfilando entonces la recta final del curso.

El 19 de junio terminará el segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, Educación Especial, primer y segundo curso de ESO en Colegios de Primaria y CRA, Enseñanzas Deportivas, Artes Plásticas y Diseño, Elementales y profesionales de Música y de Danza, Idiomas y Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas. El 23 de junio lo hará la ESO (incluidas personas adultas), Bachillerato, Formación Profesional y Grado Medio y Superior de F.P ‘a distancia’.

En total, serán 28 días no lectivos, ya que a los detallados anteriormente hay que sumar las dos festividades que establece cada una de las localidades de Aragón. En cuanto a los días lectivos, en el caso más amplio (Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Especial) serán 176 los días en los que el alumnado acuda a clase.

➡️ El calendario escolar 2019-2020 lo puedes descargar en este enlace.

Escolarización temprana a los 2 años

Nueve colegios se suman este año a la escolarización temprana a los dos años, que llega ya a 23 centros, con más de 400 plazas en total. Inauguran aula para alumnos y alumnas de 2 años los colegios de Zaragoza Eugenio López y López, Vadorrey, Recarte y Ornat, Domingo Miral, José Camón Aznar y Julián Sanz Ibáñez, además del CEIP Andrés Oliván de San Juan de Mozarrifar y el Juan Pablo Bonet de Movera, y los centros oscenses de Montanuy y Arén, que compartirán un aula de escolarización anticipada.

Para la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos y Alumnas de la Escuela Pública de Aragón (FAPAR) esta medida, además de atender a una demanda de conciliación de las familias, atiende a un problema de educación temprana. “Todos los informes y todos los estudios dicen que los niños, cuanto antes se aproximen al sistema educativo, más posibilidades tienen de éxito escolar y académico a lo largo de su vida. La socialización temprana es fundamental”. Sin ir más lejos, los pactos y acuerdos en la materia indican que todo va orientado a que de cero a tres años haya una educación pública y gratuita.

Una apuesta por la escuela rural que, aún así, no logra frenar del todo los cierres provocados por la despoblación en Aragón

La decisión de mantener abiertas escuelas hasta con 3 alumnos y alumnas que se tomó en 2015 (el anterior Ejecutivo tenía la ratio en seis) ha permitido en la pasada legislatura el mantenimiento de decenas de escuelas que, de otra manera, habrían estado abocadas al cierre. Este año, la medida beneficiará a 41 centros rurales, 20 centros de Teruel, 11 de Huesca y 10 de Zaragoza, con entre 3 y 6 alumnos. Según ha destacado el director general de Innovación y FP del Gobierno de Aragón, Toni Martínez, “esta es una de las mejores medidas en la lucha contra la despoblación y una forma de facilitar a las familias la escolarización de sus hijos cerca de su domicilio”.

A pesar de ello, más de 200 pueblos de Aragón no alcanzan los 101 habitantes, por lo que en muchos casos alcanzar esta cifras de 3 alumnos y alumnas es imposible, y por ello las cifras reflejan que las localidades con escuela solo son el 53% del total. En este sentido, los Colegios Rurales Agrupados (CRA) se demuestran como un recurso imprescindible para mantener la vertebración territorial y la cohesión de Aragón. Estos centros suponen una manera de mantener a la población en sus territorios y supone uno de los baremos más tenidos en cuenta de la calidad de vida entre la población joven de la zona.

Los CRA son centros educativos donde se imparten clases de Educación Infantil y Primaria en diversos municipios de carácter rural de Aragón. Surgieron como tales en la década de los 80 y su función es permitir la existencia de una educación de calidad en zonas rurales con poca población, donde no hay alumnos suficientes para mantener la escuela tradicional. En el curso 2017-2018 había 70 CRA a los que acudían 8.478 niños y niñas enviados de 291 municipios.

Guillermo Ferrer, director del CRA La Cepa, nos explica que la bajada de alumnos y alumnas en los pueblos que todavía resisten con aulas abiertas también es preocupante. “En Aguarón hace seis años había más de cuarenta niños y niñas, y ahora estamos veinte. En Cosuenda están quince, y desgraciadamente, cada vez son menos”.  El CRA La Cepa engloba los Colegios Públicos de Aguarón, Cosuenda, Encinacorba y Paniza desde 1995. El Consejo Escolar decidió darle este nombre debido a que son las iniciales de los distintos pueblos que la integran, muy relacionado a su vez con la actividad agrícola a la que se dedica una parte significativa de las familias: los viñedos. Forman este CRA siete aulas repartidas en Paniza, Cosuenda y Aguarón, ya que en Encinacorba, desgraciadamente, su aula cerró hace tres años por falta de alumnos y alumnas suficientes.

Ferrer señala como su principal queja la atención a la diversidad. “Hay pocos recursos personales para los pueblos, y si se tiene que itinerar, se pierden muchas horas de itinerancia”. También nos explica que hay casos que requieren más atención por alguna particularidad, pero que al no estar catalogados como necesidades educativas especiales, no pueden ser atendidos porque los recursos “son los que son. Es cierto que hay que ser inclusivo, atender a la diversidad, tratar a cada niño o niña según sus particularidades, pero aunque le ponemos voluntad y ganas, lo cierto es que hay una carencia de personal al respecto”, se lamenta Ferrer. Las diferencias de recursos entre las capitales y el medio rural en cuanto a especialistas “se acrecentan”.

Anabel, vecina de Ontinar de Salz y madre de dos pequeñas alumnas del CRA Bajo Gállego (agrupa a las escuelas de Leciñena, Perdiguera y Ontinar de Salz), coincide en esta opinión. “Para poder atender adecuadamente a los y las alumnos y alumnas con necesidades especiales, hacen falta el doble de recursos”, se lamenta. Está de acuerdo en señalar que el beneficio de los CRA es que mantienen las escuelas en los pueblos, pero por contra, en muchos casos no se pueden dar los mismos servicios que en un colegio de una gran urbe. Para Anabel, otro de los problemas fundamentales son los comedores, y nos explica que hay una diferencia abismal entre los pequeños pueblos y las ciudades. “Cuando un comedor de un colegio de Zaragoza puede salirte por noventa euros, yo estoy pagando casi sesenta y tengo que prepararles la comida en un tupper”. El servicio de comedor sí depende de la DGA, pero las infraestructuras de los comedores dependen de cada Ayuntamiento y, por tanto, de las posibilidades que tenga.

Por último, Anabel también compara el caso de las clases extraescolares, y explica que “se gestionan desde el AMPA, y vemos como nos cuesta mucho más dinero sostenerlas ya que a la propia clase hay que sumarle el desplazamiento hasta aquí de los y las profesionales, y que el coste se reparte entre menos usuarios y usuarias”. Sin duda, todos estos problemas suponen una complejidad que solamente puede ser solventada con cambios estructurales, ya que las cuentas a largo plazo no son positivas para los padres y madres que optan por vivir en un pequeño municipio.

Efectivamente, Ferrer nos explica que “si las familias se tienen que marchar a ganarse la vida a otro sitio, lo hacen. Además la inmigración cada vez es menor ya que se tienden a concentrar en núcleos más grandes. Nosotros no estamos viendo ninguna medida que esté funcionando en cuanto a evitar la despoblación. Lo único que funciona es que haya una empresa fuerte, que eche raíces, y que haga que las familias se decidan a quedar en el pueblo”.

Con la vista puesta en extender al 100% de aulas el modelo de bilingüismo BRIT

Por otra parte, este año se produce el refuerzo definitivo del modelo de bilingüismo propio de Aragón, el BRIT, que cuenta con profesorado con C1 y auxiliares de conversación, y supone la impartición de al menos un 35% en lengua extranjera con flexibilidad de los centros para escoger las materias que se imparten en idiomas. Este modelo llegará a 200 centros educativos en el curso que está a punto de comenzar, alrededor del 50% de los existentes, y el objetivo es lograr la extensión a la totalidad de los centros durante la legislatura.

El pasado curso, casi el 90% del alumnado de Aragón que finalizó en el Modelo BRIT obtuvo la certificación del nivel B1 de la Escuela Oficial de Idiomas. Cerca de 500 alumnos del modelo bilingüe aragonés se presentaron a finales del curso 2018-2019 a los exámenes para certificar su nivel de inglés en sus propios centros, de los que más de 440 lograron certificar el nivel B1 sin pasar por la escuela de idiomas. Este curso, volverán a celebrarse pruebas para los que terminen la ESO y, además, los que cursen 6º de Primaria del modelo BRIT obtendrán de forma automática el nivel A2.

En Aragón existía hace varias legislaturas el programa British Council y el programa integrado de francés y alemán. Según FAPAR, tuvieron excelentes resultados, especialmente el British Council. La entrada del PP hace ocho años rompió con ello y se implantó el PIBLEA, que no obtuvo los mismos resultados y reprecutió de forma negativa en el bilingüismo en las escuelas. Con la entrada del Gobierno de Lambán en la pasada legislatura, se paralizó el PIBLEA. Entre otras cuestiones, FAPAR explica que “no había manera de que accedieran al programa desde el medio rural”. Asímismo, se instauró el BRIT, que es un programa similar al exitoso British Council.

Desde FAPAR apoyan con rotundidad este modelo, lo han impulsado y lo han defendido. “Somos firmes defensores de este modelo y lo que pedimos es que se siga la tendencia que desde el Gobierno de Aragón se está llevando, y se siga extendiendo el modelo hasta llegar al 100% de centros en esta legislatura, como han anunciado”.

Decenas de miles de alumnos y alumnas usan el banco de libros, ahora institucionalizado

Casi 50.000 escolares de Primaria y ESO estrenarán el sistema de banco de libros centralizado por el Gobierno de Aragón que pone en marcha este curso el Departamento de Educación y que va a permitir que las familias obtengan los lotes de libros por una cuantía de 20 euros (25 para los de Secundaria). El alumnado con beca de material curricular (18.169 en el presente curso) seguirá obteniendo los lotes a coste cero.

Esta iniciativa ya estaba con anterioridad al gobierno del PP de hace ocho años, pero no de forma “institucional”. Había un programa de gratuidad de libros que llegaba desde 1º de primaria hasta 4º de la ESO. Según nos explican desde FAPAR, el Gobierno de Aragón dotaba de libros a los centros y éstos los prestaban a las familias, que al finalizar los devolvían, y así duraban cuatro o cinco años, e incluso en algunos casos hasta ocho. “Esto desapareció, y en ese momento, muchas Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas, con los libros que eran del centro, montaron bancos de libros. Nosotros lo impulsamos y desarrollamos un modelo para que cada AMPA que quisiera hacerlo lo llevase a cabo. Desde la anterior legislatura, cuando salió el PP y entró el PSOE, desde FAPAR reivindicamos que no podía ser que la existencia de estos bancos dependiera exclusivamente de la voluntad de las AMPAS”. Finalmente, esto se ha conseguido, aunque de momento de forma parcial, pero desde FAPAR se muestran tanto satisfechos como esperanzados de que se extienda con los años. “De momento está el compromiso de poner dinero para garantizar, al menos, dos cursos cada año: uno de primaria y otro de secundaria. Y el resto, con los libros que se donan, y los libros de los becados, vamos a intentar que en esta legislatura se alcance al 100%”.

La inclusión en este banco es voluntaria y aquellas familias que se han adherido han entregado en su centro educativo los libros que sus hijos e hijas utilizaron el pasado curso en buen estado de conservación. Esto les da derecho a recibir los textos para el curso 2019-2020 por un precio no superior al 10% de su coste. “Este es el programa más novedoso e importante del inicio de curso para las familias, ya que les va a suponer un ahorro muy importante”, se alegran desde FAPAR, y auguran que “las familias que hasta ahora no se han incorporado, creemos que lo harán cuando vean la ventaja que supone cuando por 20 ó 25 euros puedas tener libros”.

Los centros cuentan con una aplicación informática que centraliza la información de los bancos de libros para ayudar a simplificar los trámites. A través de esta aplicación se realizarán las altas o bajas del sistema o la resolución de incidencias, como pueden ser pérdidas o traslados de centro.

10 septiembre, 2019

Autor/Autora

Roberto Seral Marcén. Colaborador de AraInfo. @SeralRoberto


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR