Aragón espera a 80 menores saharauis participantes del programa Vacaciones en Paz

Normalmente el programa contempla que los niños y niñas pasen julio y agosto en Aragón pero este año se ha retrasado por problemas burocráticos

Sahara saharauis
Recibimiento en el Ayuntamiento de Zaragoza de los niños y niñas saharauis del programa 'Vacaciones en Paz' en el último año que se realizó, 2019. Foto: @arainfonoticias

Lestifta (Teruel), Alouda (Uesca), Um Draiga y Arapaz (Zaragoza) están a la espera de recibir a los 80 menores saharauis que pasarán el verano en Aragón dentro del programa Vacaciones en Paz, que lleva dos años parado por la pandemia. En principio, solo falta por conocer la fecha de llegada de los niños y niñas.

Normalmente el programa dura julio y agosto, dos meses completos de verano en los que los niños y las niñas se traslada a Aragón con una familia que les acoge, pero este año se ha retrasado la fecha de inicio. Las asociaciones están esperando ahora tener noticias sobre el vuelo en el que viajarán los y las menores participantes.

Al sur de Aragón llegarán siete menores; el norte espera a 40, y la zona centro del territorio será la casa de acogida de 35 niños y niñas. Los menores participantes tienen todos entre 8 y 12 años. Desde Alouda, Ruth Franco, su presidenta, señala que, tras dos años sin programa por la situación sanitaria, “no pensábamos que fuéramos a llegar a este número” y dice que están “contentos con la reacción de las familias”.

Por parte de Um Draiga, su secretaria, Laura Barceló, asegura que aunque el proceso ha sido complicado la maquinaria “está en marcha y lo único que nos falta es que nos programen el vuelo”. Parece ser que uno de los problemas es que todavía no se disponen de todos los informes gubernativos para los visados de los y las menores, según un comunicado de la Delegación del Frente Polisario en el Estado español.

Air Argélie, la aerolínea con la que hacen el viaje junto con sus monitores y monitoras, ha cambiado sus rutas tras dos años de pandemia y ha eliminado algunos viajes. En los últimos veranos, el vuelo era directo a Zaragoza, para el caso de los niños y niñas que venían a Aragón. Sin embargo, este año se espera que viajen a Madrid, ciudad donde las organizaciones les irán a recoger para traerles en bus al territorio aragonés. Lo mismo ocurrirá a finales de agosto para su vuelta.

Además, este vuelo es compartido con varios territorios que participan en el programa por lo que hasta que no se consigan los informes de visado de todos los lugares no se pueden programar las llegadas. A medida que se dispongan de los informes se irán autorizando las fechas del vuelo.

En Aragón, el Servicio de Atención a la Infancia y la Adolescencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) apunta que la documentación está tramitada, a pesar de la demora general, permisos de extranjería incluidos.

Parece ser que la documentación "se ha expedido de manera inmediata, sin sufrir demoras", señala el propio IASS, y no afectado la actual situación entre el Estado español y el Sáhara ni la pandemia.

El responsable de Cooperación de la Delegación Saharaui para España, Edih Mohamed Naucha, ha manifestado que “lo más cómodo y fácil para evitar esta situación era apostar por no llevar a cabo esta edición, aunque conscientes de la importancia que supone Vacaciones en Paz como puente entre el pueblo saharaui y los pueblos de España, hemos decidido afrontar el reto y sus dificultades".

Esta edición “se va a realizar”, dice la delegación, que quiere lanzar un mensaje esperanzador a las familias participantes.

En Uesca y las comarcas del norte, Alouda acoge a un grupo de menores con diversidad que se integrará en centros especializados en Martillué e Isín, junto con sus personas de referencia. El objetivo es que Vacaciones en Paz "no solamente englobe a los niños que van a los colegios de primaria, sino también dar la oportunidad a salir de allí en verano a los niños que tienen alguna dificultad", dice la presidenta de la asociación.

Estos niños y niñas con diversidad que acoge Alouda pasarán tres semanas en cada centro especial, donde podrán recibir atención personalizada de acuerdo a sus necesidad. Además, el rango de edad se amplía en este grupo, que puede llegar hasta los 14 años.

Normalmente se intenta que las familias de acogida y los y las saharauis creen relaciones en el tiempo, pero en este año los niños y niñas participante es la primera vez que están en esta iniciativa. Sin embargo, Ruth Franco ha explicado que hay menores que ya han participado del programa que ahora pueden pasar al programa de Estudios en Paz. Esta iniciativa consiste en una estancia desde septiembre hasta junio con la anterior familia de acogida para poder realizar un año escolar.

Las cuatro organizaciones aragonesas trabajan de forma independiente en la captación de familias que quieran acoger. Lo mismo ocurre con la organización de los y las menores en cuanto al programa y a la hora de obtener subvenciones, pero esperan saber pronto la fecha del vuelo porque “independiente de que vengan menos días, se restablezca el programa” y “se pueda hacer” a pesar de “todas las dificultades y la situación política”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies