Apresurada adjudicación de limpieza de instalaciones municipales en Zaragoza

Es frecuente que las grandes empresas mantengan varias marcas para poder presentarse simultáneamente a todos los contratos. Fuentes sindicales han manifestado su desconcierto por el apresuramiento en la adjudicación de los contratos, que suman casi 35 millones de euros y afectan a 600 trabajadoras, y las fechas en que se ha gestionado la contratación.

limpieza
Foto: Anton (Unsplash).

Este viernes 11 de septiembre se adjudicaron, provisionalmente a espera de eventuales recursos de las contratistas, cuatro contratos de limpieza de instalaciones municipales que llevaban prorrogados en algunos casos siete años.

Se resolvieron en la mesa de contratación las adjudicaciones de limpieza de la Casa Amparo, instalaciones socioculturales, barrios rurales y colegios públicos.

En concreto se abrieron las plicas del pliego económico, tras la resolución esta misma semana, el 8 de septiembre, de los informes técnicos que se valoraron durante el mes de agosto, cuya acta se firmó el 28. Algo totalmente excepcional en la Administración Pública por ser agosto un mes en que ésta funciona a medio gas.

Las adjudicaciones volvieron a caer en manos de las habituales grandes empresas, produciéndose una suerte de cambio de papeles por pasar la limpieza de edificios socioculturales a Eulen, que hasta ahora limpiaba Ferroser y de colegios públicos a Cespa, también del grupo Ferrovial, que hasta ahora limpiaba Eulen. Barrios rurales, antes agrupados con socioculturales, pasa a la empresa riojana Eleroc, la única sorpresa.

Es frecuente que las grandes empresas mantengan varias marcas para poder presentarse simultáneamente a todos los contratos. Así pues, por ejemplo, Cespa y Ferroser son una misma cosa, al igual que Sacyr y Valoriza, que en la actualidad limpia la Casa Amparo.

Fuentes sindicales han manifestado su desconcierto por el apresuramiento en la adjudicación de los contratos, que suman casi 35 millones de euros y afectan a 600 trabajadoras, y las fechas en que se ha gestionado la contratación.

Unas prisas que han llegado a sorprender a las propias empresas, algunas de las cuales se enteraron de las gestiones del expediente cuando ya estaba resuelto el pliego técnico, según declaraciones de una encargada de centro.

Otro aspecto sorprendente de la forma en que se ha acelerado el proceso es que, según consta en la Plataforma de Contratación del Estado, la actividad en torno a esta licitación había sido nula, salvo un breve apunte técnico en enero, desde hace más de un año.

Revisando la resolución técnica, cuya acta es pública, llama la atención que, comparando puntuación y adjudicaciones, es probable que alguna empresa haya incurrido en lo que se conoce como baja temeraria. Es decir bajar los precios hasta límites que no garantizan una prestación adecuada del servicio. Este extremo es especialmente preocupante de cara a los derechos de las trabajadoras, que suelen ser las que sufren este tipo de prácticas.

Según apunta un trabajador de Ferroser es probable que la celeridad en resolver la licitación responda a evitar el aluvión de recursos e impugnaciones que caracterizan a muchos concursos públicos.

Recordar el caso del concurso de Parques y Jardines que tuvo que declararse desierto o en esta misma área cuando Eulen ganó el contrato de limpieza de los colegios, porque fue la única empresa que había presentado la documentación de forma correcta.

Queda aún pendiente, por otro lado, la adjudicación definitiva del Albergue de Transeúntes, antes incluido en socioculturales. Un centro sobre el que ha habido polémica por las condiciones laborales de sus trabajadoras al ser una labor especialmente penosa. De hecho se tuvo que modificar los pliegos para ajustarlos a la situación de las limpiadoras.

El personal queda a la espera de mayores explicaciones, dado que, con la nueva distribución de contratas, hay limpiadoras que quedarán contratadas por dos empresas.

Tras este paso queda ver cuándo se sustancia y de qué manera la ejecución de los contratos y las consecuencias de los mismos. En cualquier caso la precariedad del sector de la limpieza se mantiene, así como el oligopolio de un grupito de grandes empresas de contratas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies