Deportes

Alemania y Dinamarca acogen el Mundial de balonmano masculino en un torneo muy abierto con la vista puesta en Tokio 2020

Tras la celebración del exitoso Europeo femenino, que se llevó la anfitriona selección francesa al derrotar en la final a Rusia por 21 a 24 el pasado 16 de diciembre, la fiesta del balonmano continúa ahora del 10 al 27 de enero con el Mundial masculino. Las selecciones francesa, española y las anfitrionas, parten como favoritas.
| 9 enero, 2019 13.01
Alemania y Dinamarca acogen el Mundial de balonmano masculino en un torneo muy abierto con la vista puesta en Tokio 2020
Francia y Alemania en la imagen, junto a España y Dinamarca, parten como favoritas. Foto: IHF

En esta 26ª edición de la máxima competición internacional de balonmano entre selecciones masculinas, participan 24 combinados de Europa, América, África y Asia en seis sedes: Berlín, Colonia, Múnich y Hamburgo en Alemania, y Copenhague y Herning en Dinamarca. Por vez primera se disputa un Mundial en dos países distintos.

La final del Mundial se celebrará el 27 de enero en el Jyske Bank Boxen de Herning (Dinamarca). En los 18 días de competición tan solo habrá tres jornadas sin partidos en una edición que se presenta muy disputada y en la que las selecciones que lleguen a la fase final jugarán 10 partidos, por lo que la preparación física será un factor importante.

Las 24 selecciones, encuadradas en cuatro grupos previos de seis, son: Alemania, Francia, Rusia, Brasil, Corea (que juega unificada) y Serbia en el grupo A; España, Croacia, Islandia, Macedonia, Japón y Baréin en el B; Dinamarca, Noruega, Austria, Túnez, Arabia Saudí y Chile en el C; Suecia, Hungría, Catar, Argentina, Egipto y Angola en el D. Los primeros tres equipos de cada grupo alcanzan la segunda fase, main round, de la que saldrán los dos semifinalistas cuyos vencedores jugarán por el título mundial. Los equipos restantes juegan entre sí por los puestos 13 a 24.

Con este novedoso formato de competición en un Mundial, el mismo de los últimos Europeos, todos los partidos son clave ya que las selecciones que pasen a la main round llegarán con los puntos obtenidos en los partidos jugados en primera ronda contra los equipos de su grupo clasificados.

Además, en este Mundial las selecciones también pensarán en conseguir billete para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La que conquiste el título mundial tendrá plaza directa y las clasificadas del 2° al 7° puesto obtendrán el pase a los torneos preolímpicos.

El cántabro Alex Dujshebaev (con el balón) y el asturiano y capitán de la selección española Raúl Entrerríos (número 9). Foto: IHF

El cántabro Alex Dujshebaev (con el balón) y el asturiano y capitán de la selección española Raúl Entrerríos (número 9). Foto: IHF

En la edición de 2017 la selección francesa se proclamó campeona del mundo tras vencer en la final a Noruega con un claro 33-26. Con ese triunfo los franceses se alzaron con el torneo por sexta vez, cuatro de ellas en las últimas cinco ediciones (2009, 2011, 2015 y 2017). Tan solo en 2013 hubo otra selección, la española, capaz de llevarse el torneo.

Ambas selecciones parten como favoritas de este Mundial junto a las anfitrionas. Francia, que no contará para esta cita -al menos en la primera fase- con su gran estrella Nikola Karabatic por lesión, dispone de sus jóvenes talentos Ludovic Fabregas, Nedim Remili o Dika Mem y de una larga lista de astros como Luc Abalo, Kentin Mahé, Cédric Sorhaindo, Valentin Porte, Adrien Dipanda o Michaël Guigou, entre otros. Por su parte, los de Jordi Ribera cuentan con un bloque muy compacto con muchas rotaciones, en el que sus 16 jugadores tendrán minutos, que combina la veteranía de Raúl Entrerríos, Joan Cañellas, Eduardo Gurbindo, Dani Sarmiento, Julen Aginagalde con la juventud de los hermanos Dujshebaev, Ferrán Solé, Aitor Ariño, Angel Fernández o Aleix Gómez, con una de las mejores defensas del mundo, con las torres Viran Morros y Gedeón Guardiola y un seguro en la portería con Gonzalo Pérez de Vargas y Rodrigo Corrales. Dinamarca, siempre favorita, sigue liderada por el magnífico Mikkel Hansen junto al portero Niklas Landin, el pivote René Toft Hansen y el magnífico central Morten Olsen. Por su parte, el cuadro alemán disfruta de la calidad de su extremo derecho Patrick Groetzki y de Andreas Wolff, uno de los mejores porteros del mundo.

También con muchas opciones de hacer un buen papel en la cita mundialista están las selecciones europeas de Noruega con su talentoso central Sander Sagosen; Suecia, vigente subcampeona de Europa, que se ha reforzado con dos ilustres laterales, Kim Ekdahl Du Rietz y Kim Andersson; y Croacia que cuenta con el central Luka Cindric y Lino Cervar, su entrenador, ya una leyenda del balonmano. Sin olvidarnos de Islandia, Serbia, Macedonia y Hungria, las americanas Brasil y Argentina en pleno auge, y las siempre competitivas selecciones africanas de Egipto y Túnez que podrían dar alguna sorpresa.

Las grandes ausencias de este Mundial serán el goleador tunecino Amine Bannour, el central ruso Pavel Atman, el extremo islandés Gudjon Valur Sigurdssson, el lateral zurdo noruego Kent Robin Tonessen y el lateral alemán Julius Khün. Tampoco estarán, al no clasificarse sus selecciones, los centrales de Eslovenia Dean Bombac y Urban Lesjak; el lateral polaco Michal Jurecki; el bielorruso Ulazislau Kulesh o el central checo Ondej Zdráhala.

Teledeporte retransmitirá dos partidos diarios del Mundial en su primera fase y las rondas finales. Los resultados y las clasificaciones se pueden seguir actualizados en Wikipedia.

9 enero, 2019

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR