#economíasolidaria  Ecología  Entrevistas

‘A Vecinal’, una alternativa real al modelo de consumo convencional

Situado en el zaragozano barrio Jesús, este supermercado cooperativo ofrece a sus vecinos y vecinas una alternativa real para transformar el modelo actual de consumo que “maltrata la salud de la tierra y las personas”. La idea con este supermercado es generar “el menor impacto ecológico posible, apoyar el tejido y la economía local”.
| 7 abril, 2019 07.04
‘A Vecinal’, una alternativa real al modelo de consumo convencional
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

En 1973 se puso en marcha el primer supermercado cooperativo del mundo: el ‘Park Slope Food Copp’ de Brooklyn (Nueva York). A fecha de hoy, alrededor de 16.000 personas forman parte de este proyecto que aúna productos de calidad y valor humano. Todo ello bajo unas premisas determinadas y un objetivo concreto: concienciar sobre la existencia de otras alternativas de consumo de un modo asequible, responsable y saludable.

Con el mismo objetivo, pero ya en el Estado español, ‘Landare’ en Iruñea -con 3.000 personas socias y más de 20 años de recorrido-, ‘Labore’ en Gipuzkoa -con más de 700 personas socias-, y ‘Som Alimentació’ en València -que nació hace un par de años- han seguido los pasos del modelo implantado en Brooklyn con muy buenos resultados.

Ahora le ha llegado el turno a Zaragoza. Hace escasos cuatro meses abrió sus puertas ‘A Vecinal’. Situado en la calle Jardines Aguilar de Ebro, 1 -en el barrio Jesús-, este supermercado cooperativo ofrece a sus vecinos y vecinas una alternativa real para transformar el modelo actual de consumo que “maltrata la salud de la tierra y las personas”.

En esta tienda se pueden encontrar productos de origen local, ecológico, que provienen de pequeños productores, y que van desde productos frescos -como pueden ser frutas y hortalizas- a limpieza, higiene, cosmética, etcétera. La idea con este supermercado es, según apuntan en su web, generar “el menor impacto ecológico posible, apoyar el tejido y la economía local”.

El pasado 29 de marzo, un día antes de la inauguración oficial -ya que el local abrió al público en diciembre de 2018-, nos reunimos con Marta y Leyre, que durante una entrevista nos explican los pormenores que rodean a esta iniciativa.

Nos cuentan en primer lugar cómo surge este proyecto. “La idea es sencilla. Un supermercado que tiene forma de cooperativa. Un grupo de personas que se juntan para decidir qué tipo de productos quiere consumir y qué canales de distribución quieren seguir para ponerlos en la tienda”, apunta Leyre.

O lo que es lo mismo, “una cooperativa de consumo que tiene un supermercado abierto al público. Hemos dado un paso más porque nos abrimos a la sociedad en general, y estamos diciendo que hay otras vías de cambiar el modelo de consumo convencional”, asevera Marta.

Este supermercado cooperativo funciona a través de grupos de trabajo (Comunicación; Logística y Proveedores; Financiación; y Estructura). Y al mismo tiempo, representantes de cada grupo independiente forman parte del Grupo Motor, “el encargado de que todo fluya”, que se reúne todas las semanas para poner en común todo el trabajo realizado y por realizar.

“Cuando esta idea empieza, de lo primero que se dan cuenta las personas que lo inician es que hace falta mucho trabajo. Mucho trabajo dividido en áreas, además. Para eso es bueno saber qué personas saben hacer según qué cosas. Igual yo no sé clavar estanterías pero sí que sé hacer facturas. Esos son los grupos de trabajo. Y luego dos personas de cada grupo van a formar parte del Grupo Motor, que se reúne todas las semanas para poner en común todo el trabajo de los grupos independientes”, explica Leyre.

Leyre Muskilda y Marta Marín, integrantes de ‘A Vecinal’. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Actualmente se encuentra en proceso de formación un comité de criterios, cuyo objetivo es que se establezcan de un modo “más fijo y más formal”. Aunque de momento, tal y como reconocen, “se le está dando prioridad a lo local, lo ecológico, lo que menos producto plástico tenga o que menos residuos deje”. De hecho, este modelo conlleva que la cooperativa tenga por ende un fin de justicia social.

“Es decir, no vamos a trabajar nunca con Coca Cola por mucho que hagan Coca Cola ecológica. Vamos a intentar siempre que, de alguna manera, sea justo con sus trabajadores, sea en forma de cooperativa, tenga respeto medioambiental y desarrollo sostenible, que se preocupe por esos fines que son los comunes con los nuestros. Estos son más o menos los pilares básicos”, argumentan.

“También –recalca Leyre- teniendo en cuenta que a largo plazo el objetivo es que vengas aquí y hagas la cesta completa de tu compra. Por ejemplo, se ha decidido tener una conocida marca de cerveza aragonesa, que no es ecológica, porque mucha gente lo pregunta:  ‘¿Es todo ecológico?’ No, todo no es ecológico. Esta marca de cerveza no es ecológica, es convencional ¿Qué sucede? Que es producción local y además entendemos que en la cesta habitual de las personas está”.

En ‘A Vecinal’, que en aragonés hace referencia al trabajo colectivo en beneficio de la comunidad, casi el 100% del producto fresco procede de la huerta aragonesa. Sin duda, un factor añadido que junto a la cooperación, el ecofeminismo, la diversidad, el empoderamiento, la sostenibilidad económica y la soberanía alimentaria, establecen los valores fundamentales sobre los que se asienta este proyecto colaborativo “en permanente construcción”.

En tres meses, de 120 a 180 personas socias

Les preguntamos a continuación cómo les ha recibido el barrio, y aseguran que muy bien. “De hecho –detalla Leyre-, abrimos hace tres meses en formato prueba, a ver qué pasaba y faltando muchas cosas por testear, y lo que ha pasado es que abrimos con alrededor de 120 socios y en tres meses estamos casi en 180”.

“Claro, eso es indicativo de que a la gente le gusta la idea y viene a comprar. Hay gente que antes venía a comprar a la tienda, que es del barrio, le gustaba el producto y viene por eso. Hay un público muy diverso… gente que viene porque la idea de la cooperativa le interesa, y gente que viene porque la tienda ya le gustaba, porque es un comercio al que ya venía antes”.

En ‘A Vecinal’ puede comprar cualquier persona aun sin ser socia. “Lo que ocurre –matiza Marta- es que los socios tienen ventajas con descuentos y pueden tomar decisiones del producto que se vende. La idea es que la gente venga, le atraiga el producto que hay y se haga socia. Ese es un poco el objetivo: aumentar el número de socias”.

Teatro, catas, degustaciones…  

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El pasado 1 de marzo, gracias a la colaboración de la compañía aragonesa ‘Tachán Teatro’, se llevó a cabo la representación de una obra de teatro en el propio supermercado. Entendiendo que la cultura es una herramienta igual de válida para concienciar a la gente de que hay otro modelo de consumo, ¿cómo fue la experiencia?, ¿tenéis previsto organizar otro tipo de actividades en este sentido? “El teatro es una fórmula estupenda para que la gente venga y además con un grupo de aquí de Zaragoza, amigo del comercio y de la idea, y funcionó muy bien, vino mucha gente”.

También hay productores que les han ofrecido realizar catas en el supermercado para los y las consumidoras. Una actividad que indudablemente ayuda a tejer redes que proporcionan beneficios para todas las partes.

“Esto es algo que no están ofreciendo otros espacios de venta. Y luego que a la gente le gusta mucho saber de dónde sale el producto, etcétera. La idea es hacer las degustaciones una vez al mes, ir haciendo una cata de productos porque además todos los productores están muy interesados en venir a ofrecerlos”. Al fin y al cabo no es una forma de negocio convencional, ambas partes se tratan con respeto y todo en base a unas condiciones justas. “El trato es muy bueno”, subrayan.

Una gran acogida que implica problemas de espacio

De momento el local cuenta con tienda, cámara frigorífica y almacén, aunque la idea, tal y como nos aseguran, es ampliar porque comienzan a tener problemas de espacio. “Ya abrimos pensando que si funcionaba cogeríamos otro local más grande. Con un almacén más grande podremos hacer comprar más grandes y entonces se puede bajar el precio, con lo cual las socias tendrían un precio más barato. Ese es el objetivo”, reconocen.

Aunque, finalmente, también recuerdan otro de los objetivos principales y que fortalecería el proyecto. Por ello animan a todo el mundo que lo desee a hacerse socio de esta cooperativa de consumo. Para más información se puede visitar este enlace.

7 abril, 2019

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @mr_belbedere


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR