6 claves para que el Gobierno de Aragón garantice la salud y los cuidados en las residencias

La Plataforma por unas Residencias Públicas en Aragón ha entregado una propuesta a los grupos de las Cortes de Aragón para paliar el grave retroceso en la calidad asistencial de las residencias tras seis meses de pandemia donde el 90% de las personas fallecidas vivían en residencias

centros problemas
Centros de mayores. Foto: DGA.

Solo el 11% de las plazas de las residencias de Aragón son de oferta pública, el 18% pertenecen a entidades locales o comarcales y el 71% son privadas. Estos solo son algunos de los datos que la Plataforma por unas Residencias Públicas en Aragón ha recogido en su informe.

Las empresas han visto en la salud y los cuidados de las personas mayores un nicho de mercado en Aragón y en menos de tres años el sector privado ha crecido un 64%. Sin embargo, cómo suele pasar cuando se privatiza la sanidad, esto no ha llegado de la mano de un aumento de la calidad asistencial.

Desde el inicio de la pandemia, Aragón, al igual que otros muchos territorios, veía cómo esta población especialmente vulnerable debía ser “rescatada” de las residencias. El sector público tuvo que dotar al privado de medios materiales, personal sanitario o incluso la urgente creación de los centros intermedios para asistir a las residencias que no eran capaces de controlar el ritmo de los contagios. A estas alturas y seis meses después de aquel 14 de marzo, el resultado no da lugar a dudas, el 90% de las personas fallecidas por coronavirus vivían en centros para mayores.

Lo cierto es que Aragón es uno de los territorios con más porcentaje de residencias privadas y como denuncian desde la plataforma la actitud del Gobierno de Aragón no ayuda: “Ante la creciente demanda de plazas, el Gobierno de Aragón no crea más plazas públicas, las concierta”.

Para abordar las graves deficiencias del sector esta plataforma se ha reunido con todos los grupos políticos de las Cortes de Aragón a los que ha entregado una propuesta de 6 puntos claves. “No son muchas reivindicaciones, ni excesivas… sino de mínimos que ya se deberían estar cumpliendo”, aseguran.

Junta a la propuesta, una petición: “Olvídense de las diferencias políticas y piensen que pueden ser cualquier familiar suyo, padre madre, abuelos, etc. o Uds., mismos dentro de unos años)”.

1. Ampliación personal asistencial geriátrico (Ley de ratios)

No se pueden incluir en los ratios, cocineras, limpiadoras, administrativas, etc., revisión continua del criterio de válidos y asistidos (una persona mayor cambia muy rápido de válido al entrar en un centro a tener que ser asistido), así como reforzar el personal de turno de noche tanto en residencias públicas, privadas o concertadas. (No es de recibo que en una residencia de 50 personas sólo haya una persona en turno de noche y con trabajos adicionales incluidos.) ¿Alguien puede explicar cómo una cuidadora le puede dar de comer a 14 personas no válidos, preparar medicación, medir cantidad azúcar, pinchar insulina etc.?

2. Creación de nuevos centros residenciales públicos

Adaptados a las necesidades del siglo XXI. La asistencia y cuidados de nuestros mayores, no puede ser sólo un negocio para empresas y fondos de inversión, que es el modelo por el que hasta la fecha se ha apostado en Aragón.

3. Recuperación de residencias externalizadas

Integrar en la red pública las residencias locales y comarcales como propias del Gobierno de Aragón (sea en propiedad o en gestión) y no dejarlas a empresas privadas para su explotación mercantilista, ampliando así la oferta pública. (Aragón es el primer territorio con menos oferta pública del país). Un parque propio de residencias públicas, también es una fuente de ingresos públicos, que ahora va a parar a empresas privadas.

4. Plazas públicas para todas las personas que las necesiten y les corresponda por Ley de Dependencia

Que nadie tenga que ir a una residencia privada/concertada por obligación, sino por opción personal (Se imaginan que sólo hubiese un 11% de plazas públicas en Enseñanza o en Sanidad y el resto fuera todo privado/concertado).

5. Inspección rigurosa

Y en caso de incumplimiento, cierre de todas residencias que no reúnan los requisitos mínimos de instalaciones, personal, asistencia, espacio etc., hasta la fecha se ha permitido todo pisos, sótanos etc. incluso que ni siquiera haya aire acondicionado en habitaciones, o un mínimo de habitabilidad, amén de un control en nutrición e hidratación, aseo personal, etc. ya basta de que en los ingresos de nuestros mayores en hospitales…aparezca “desnutrición- deshidratación” y no pase nada. El Gobierno de Aragón, no está para suplir las “carencias” de las Residencias Privadas con medios materiales, personal, (como se ha hecho durante la pandemia) ni económicamente con ayudas ni conciertos. El dinero público para lo público.

6. Centros/Hospitales especializados en asistencia geriátrica para todo Aragón

Mantenimiento y ampliación de los “Centros Covid”, creados para la pandemia, como centros de asistencia geriátrica. (Su aplicación podría ser inmediata pues ya están, únicamente faltaría dotarlos de medios y personal especializado en geriatría). Se evitarían las esperas en las Urgencias de los Hospitales o tener que pasar horas en sillas de ruedas.

En Aragón se va ampliar la oferta de Sanidad Privada con un macro-hospital…pero no tenemos un hospital de referencia en asistencia geriátrica a pesar de tener una población muy envejecida.

Al respecto de los protocolos de aislamiento con las personas mayores en las residencias, aunque valoran positivamente la “flexibilización” de la nueva normativa de julio, consideran que “no es lo mismo un ingreso de nuevo residente, que un reingreso de residente que haya tenido que salir por motivos médicos (subida de tensión, azúcar, gastroenteritis o infección de orina, etc.) a hospital, y que a los dos o tres días vuelve a la residencia y con prueba negativa recién realizada del hospital, o los mayores que tienen que recibir sesiones de quimioterapia cada quince días, que sólo salen unas horas”.

Y añaden desde la Plataforma por unas Residencias Públicas en Aragón, “si ya de por sí como dicen los facultativos al llevarlos al hospital se “des-ubican…si luego se les deja en aislamiento 14 días…se les termina de ir la cabeza e incluso llegan a fallecer”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies