2021 terminaba con una media 446 denuncias por violencia machista al día

Las suspensiones del régimen de visitas se incrementaron un 137 % desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia

machista
Manifestación del pasado 8 de marzo en Zaragoza. Foto: Rocío Durán.

El número de mujeres que han sufrido violencia machista y el número de denuncias presentadas según los datos de los que dispone el Poder Judicial durante 2021 aumentaron un 9,35 % y un 8 %, respectivamente, en comparación con las del año anterior.

La tendencia al alza observada en los principales marcadores de la violencia machista desde el levantamiento del estado de alarma por la crisis sanitaria del COVID-19, se ha mantenido de forma sostenida a partir del segundo trimestre de 2021, lo que ha supuesto volver a cifras anuales similares a las de 2019.

El Informe anual sobre violencia machista hecho público este viernes por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género muestra también que durante 2021 los órganos judiciales (juzgados de violencia sobre la mujer y juzgados de guardia) acordaron 31.212 órdenes de protección, un 2,4 % más que en 2020, y dictaron 54.318 sentencias, un 30,6 % más. El 75,62 % de esas sentencias fueron condenatorias, lo que ha supuesto un nuevo máximo histórico.

Muy significativos son los datos relativos a las medidas civiles dictadas por los juzgados de violencia sobre la mujer para proteger a los hijos de las agredidas, que reflejan las modificaciones legales introducidas en la Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia. Así, durante 2021, los órganos judiciales adoptaron 2.008 medidas consistentes en la suspensión del régimen de visitas, un 137 % más que en 2020. En el último trimestre del año pasado, el incremento superó el 400%.

La violencia vicaria

El año pasado fue especialmente duro en lo que se refiere al número de menores asesinados y asesinadas, que ascendió a 7, más del doble que en 2020 y en 2019, años en los que fueron tres. Los datos que desde 2003 recaba el Observatorio no han dejado de poner en evidencia que la ruptura de la relación de pareja, e incluso el mero anuncio por parte de la mujer de su intención de separarse, es un factor que aumenta el riesgo para las víctimas de la violencia machista y para sus hijos e hijas (violencia vicaria).

Por este motivo, la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, valora de forma muy positiva el aumento de la medida consistente en la suspensión del régimen de visitas.

La protección de los niños y niñas está presente en el Pacto de Estado contra la violencia de género de 2017, que ya proponía revisar la regulación del régimen de visitas en los casos de violencia de género y, por supuesto, ha recalcado Carmona, es uno de los principios que rigen nuestro ordenamiento jurídico.

Un 8% más de denuncias

Durante el año 2021, los juzgados españoles recibieron un total de 162.848 denuncias por violencia machista, dato que arroja una media de 446 diarias y que representa un 8 % más que en el año anterior, en el que se registraron 150.785 denuncias. Las mujeres que sufrieron violencia machista fueron 159.352, lo que ha supuesto un aumento del 9,35 % respecto a 2020, en el que se contabilizaron 145.731. Dos de cada tres mujeres agredidas (el 66,87 %) tenían nacionalidad del Estado español.

3.561 mujeres en Aragón

La tasa de mujeres que han sufrido violencia machista por cada 10.000 mujeres fue de 66 en todo el Estado. Por encima de la media estatal se situaron Baleares, con una ratio de 103; Murcia, 88,9; País Valencià 86,6; Canarias, 81,6,5; Andalucía, 74,7, y Madrid, 70,7. Las tasas más bajas se dieron en Castilla y León, donde se contabilizaron 42,6 víctimas por cada 10.000 mujeres; Galiza, con 44,5 y la CAV, con 47,1.

En el caso de Aragón, este 2021 se presentaron 4.008 denuncias que suponen un total de 3.561 mujeres agredidas. Por cada 10.000 mujeres hay en el territorio aragonés 53,1 mujeres que ha sufrido violencia machista y los juzgados tienen constancia. Unas 716 mujeres decidieron acogerse a la dispensa a la obligación de declarar como testigo.

El 73,08 % de las denuncias presentadas lo fueron por la propia agredida, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las denuncias por intervención directa de la policía se situaron en el 13,72 % de los casos. El número de denuncias presentadas por familiares se mantuvo un año más en niveles muy bajos (1,56 %), mientras que los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado representaron el 8,38 % de las denuncias.

10 de cada 100 mujeres renunció a declarar contra su agresor

En el pasado año, en 15.720 casos la agredida se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje del 9,86 % en relación con el total de mujeres que han sufrido violencia machista, cifra algo inferior a la registrada en 2020, en la que la tasa de mujeres que se acogieron a la dispensa fue de 10,23 por cada 100.

Del total de mujeres que se acogieron a la dispensa, 9.331 tenían nacionalidad española (el 8,76 % sobre el total) y 5.389 eran de otras nacionalidades (el 12,10 % sobre el total).

Aumenta un 137 % la suspensión del régimen de visitas

Por otra parte, los órganos judiciales dictaron 16.973 medidas cautelares civiles (un 10,3 % más que en 2020), cuya finalidad es la protección de las mujeres y de los y las menores en tanto se resuelve el proceso penal. Las más frecuentes fueron las relacionadas con la prestación de alimentos (5.539), que representaron el 19,96 % del total de medidas civiles adoptadas, y las relacionadas con la atribución de la vivienda (4.711), el 16,87 % del total. También estos porcentajes se mantienen estables en relación con los de 2020.

Sin embargo, el aumento más significativo se ha dado en la medida consistente en la suspensión del régimen de visitas: de las 847 medidas de este tipo acordadas en 2020, se ha pasado a 2.008, lo que ha supuesto un aumento del 137%.

Este incremento es consecuencia de la entrada en vigor el 24 de junio de 2021 de la Ley Orgánica 8/2021, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia, que modificó el artículo 544 ter de la Ley de Enjuiciamiento Criminal estableciendo la suspensión del régimen de visitas “cuando se dicte una orden de protección con medidas de contenido penal y existieran indicios fundados de que los hijos e hijas menores de edad hubieran presenciado, sufrido o convivido” con la violencia machista.

Las medidas civiles consistentes en la suspensión de la guarda y custodia (1.470, 5,29 % del total) y en la suspensión del régimen de visitas (2.008, 7,22 % del total) se incrementaron con respecto al año anterior, en el que la primera representó el 4,27 % de las medidas civiles y la segunda, el 3,01%. Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron 212 medidas específicas de protección de los y las menores para evitar un peligro o perjuicio y en 194 casos suspendieron la patria potestad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies