Así se preparó el inicio de la evacuación forzosa de Idomeni

Menos acceso a comida y agua desde dos días antes del desalojo de Idomeni. Voluntarios españoles denuncian un intento deliberado de las autoridades griegas por desabastecer el campo de refugiados para facilitar su despeje. Por su parte, voluntarios aragonesas confirmaban que "los medios de comunicación ya están fuera y pocas personas son testigos de lo que está pasando"

Idomeni, el pasado domingo, 22 de mayo. Foto: C. Ignacio Marín

Desde hace 2 días no se reparte leche y es una necesidad vital inmediata para los bebés de 0-6 meses que no toman pecho”. El testimonio de un grupo de voluntarios y voluntarias del Estado español en el campamento de refugiados de Idomeni (Grecia) ilustra cómo se ha preparado el desalojo de cerca de 8.000 personas iniciado la madrugada del martes.

El lunes, en la víspera del desalojo iniciado poco después de medianoche, un grupo de voluntarios, médicos y bomberos procedentes del Estado español trataron de pasar un cargamento de leche que fue retenido a la entrada y nunca llegó a entrar en el campamento. Según valoraban las voluntarias en el comunicado, escrito horas antes de que se iniciara el desalojo, “están intentando desabastecer completamente el campo de servicios para obligarles a desplazarse a campos de detención por toda Grecia”. Este grupo denunciaba también que en los días previos las condiciones de vida se habían ido haciendo cada vez peores, debido a “falta de comida y cortes de agua”. Según Médicos Sin Fronteras, los cortes de agua se debieron a una avería.

“Recordamos que Idomeni no es un centro de detención, es un asentamiento donde los refugiados buscan simplemente sobrevivir al éxodo masivo al que se han visto obligados por guerras en sus países de origen”, señalan.”Aquí hay sobre todo familias numerosas, embarazadas y bebes que la UE esta obligando a morir de hambre”, denuncian.

“Son decenas los españoles en Grecia intentando simplemente que estas personas reciban lo mínimo para sobrevivir, medicinas, comida y bebida. Están echando a los voluntarios independientes del campo, y su labor ha sido esencial para la supervivencia aquí, tienen historias clínicas de pacientes y niños, y sin su seguimiento el tratamiento podría ser difícil y su situación empeorar”, concluye el comunicado. Desde la pasada medianoche,voluntarios y prensa no pueden acceder al campamento.

Por su parte, un grupo de voluntarios aragoneses, que se desplazaron hace unos días a Idomeni, confirmaban este martes en su blog 'Alasombradetuvalla' que "los suministros de agua han seguido cortándose intermitentemente, y la comida cada día es más escasa". "La presencia policial y militar se está incrementando y extendiendo kilómetros a la redonda. Tanto es así que podemos ver ocho tanques atravesando Polikastro, el pueblo localizado a 25 km de Idomeni. Los voluntarios que persisten en entrar al asentamiento tienen que hacerlo andando varios kilómetros por caminos que solo unos pocos conocen. Los medios de comunicación ya están fuera y pocas personas son testigos de lo que está pasando", añadían.

[alaya_toggle status="open" title=""]Noticia original de Diagonal.[/alaya_toggle]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies