Movimientos #absolución10ZGZ

Piden tres años de cárcel para otro antifascista por los altercados tras el concierto nazi del Hogar Social

Finalmente habrá dos juicios por los incidentes de aquella noche, y las peticiones para todos ellos, en total, alcanzan los ochenta y nueve años de prisión y más de treinta mil euros en concepto de responsabilidad civil e indemnizaciones
| 2 agosto, 2016 07.08
Piden tres años de cárcel para otro antifascista por los altercados tras el concierto nazi del Hogar Social
Protesta vecinal frente al Hogar Social.

El total de procesados por los incidentes tras el concierto nazi del Hogar Social se ha elevado a nueve esta semana. Además de los ocho acusados de atentado a la autoridad, desórdenes públicos y lesiones, el trece de julio se formalizó una petición de cárcel a otro joven por agredir a un nazi durante los altercados del 28 de febrero de 2015, y cuya acusación se resolverá en un juicio “paralelo”.

El auto refleja que la fiscalía pide para el joven dos años y seis meses de prisión por agredir a Javier Royo Blasco, uno de los asistentes al concierto nazi, produciéndole una “fractura de los huesos propios de la nariz” y otras contusiones. Por su parte, la acusación particular solicitaba cinco años de prisión y una multa de unos 1.400 euros. Además, tanto fiscalía como el neonazi piden al joven una indemnización de más de 4.000 euros.

En la parte contraria, la defensa insiste en la inocencia del joven y señala con rotundidad que “no estuvo en los incidentes, como ya hemos justificado en fase de instrucción. Se encontraba en otro lugar en el momento de los hechos”. De hecho, este auto llega después de un recurso ante la Audiencia Nacional por parte del neonazi, ya que en un primer momento se decretó el sobreseimiento del caso debido a que no había quedado acreditada la autoría del joven. Según indica la Plataforma Antifascista, “el único motivo para incriminar al joven ha sido que fue señalado por el neonazi cuando le fueron expuestas varias fotografías en comisaría”.

Por tanto, finalmente se celebrarán dos juicios por los incidentes de aquella noche, y las peticiones para todos ellos, en total, alcanzan los ochenta y nueve años de prisión y más de treinta mil euros en concepto de responsabilidad civil e indemnizaciones, unas peticiones que la Plataforma Antifascista ha calificado como “injustas y desproporcionadas”, y piden la absolución de los nueve.

La Plataforma Antifaixista de Zaragoza insiste en que “ambos procesos no tienen ni pies ni cabeza, ya que primero detuvieron a trece, dejaron libres sin cargos a tres, absolvieron a uno de los menores detenidos, se produjeron inconsistencias entre las declaraciones iniciales de los policías y las posteriores en sede judicial, y ahora se incluye a otro señalado a dedo por un neonazi”.

Los antifascistas también califican de “deleznable” la actitud del abogado de la acusación, y que ya ha representado en varias ocasiones a militantes del Hogar Social y del partido ultraderechista MSR. “Tiene un especial empeño en que se condenen los hechos como delito de odio”, aunque finalmente el auto deniega la apertura de juicio por delito de odio, y por tanto solo acepta la petición por lesiones que es de tres años.

La inclusión en el Código Penal de los delitos de odio es una novedad que, según señalan, “se introdujo para lo contrario, para combatir las actitudes xenófobas, racistas y homófobas”. Los antifascistas dicen que “sería como si un maltratador acusase a una mujer amparándose en la ley de violencia de género, es decir, un auténtica barbaridad”.

2 agosto, 2016

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR