Economía

Arvato reprime la lucha contra la temporalidad

Así lo considera CNT Telemarketing tras conocer la no renovación del delegado de la sección sindical de la sede aragonesa. El 40% de los y las trabajadoras de Arvato encadenan mes a mes contrato por ETTs
| 28 julio, 2017 07.07
Arvato reprime la lucha contra la temporalidad

Hace unas semanas, un grupo de trabajadoras de Arvato –filial del grupo Bertelsmann dedicada a dar servicios de call center–  comenzó su lucha contra la temporalidad con una sección sindical de CNT en Zaragoza. Su primer paso fue demandar a la empresa por su política en las contrataciones, la cual consideran que constituye un fraude sistemático a la legalidad vigente.

“La respuesta de la empresa multinacional, tras comunicarle la constitución de esta sección, ha sido cesar a un compañero que llevaba año y medio encadenando contratos temporales”, han asegurado desde CNT Telemarketing. Asimismo, consideran esta no renovación como un claro ataque hacia la libertad sindical ya que la empresa “no ha aportado ningún motivo” por el cual no debiera permanecer en Arvato.

Desde el sindicato han aclarado que “Con esto, la empresa trata de amedrentar a la plantilla, acostumbrada a vulnerar sus derechos sin que haya ningún tipo de respuesta. Sin embargo, esta vez hay gente dispuesta a no callarse y cada vez vamos a ser más, hasta acabar con la inestabilidad a la que nos condena Arvato”.

La inestabilidad de los contratos por ETT

La existencia de tres ETTs a través de las que Arvato contrata (Randstad, Adecco y Crit), supone inestabilidad para aproximadamente el 40% de las trabajadoras. Su modus operandi suele ser siempre el mismo: un contrato por circunstancias de la producción (justificado en un repunte imprevisto de llamadas que al parecer se da todos los meses) cuya duración máxima es de tres meses, aunque por lo general la renovación es mes a mes a base de prórrogas.

Todo ello tras una formación no remunerada de 15 a 18 días. “Un auténtico sinvivir en el que nunca se sabe si vas a renovar, con la ansiedad que ello conlleva, y en el que hacer planes de vida a medio plazo se convierte en una temeridad”, ha añadido CNT Telemarketing.

Un periodo de prueba constante

La empresa llega a prorrogar esta situación hasta 18 meses, momento en que decide si la trabajadora pasa a empresa o se le deja de renovar, en cuyo caso insta a la persona afectada a que “espere seis meses para, una vez transcurridos, volver a iniciar de cero todo el proceso”. Esto genera situaciones como que se deje de renovar a gente para, justo el día siguiente, no llegar a cubrir las necesidades del servicio. Para la sección sindical, “Más que volúmenes imprevistos de llamadas, hay volúmenes previstos de precariedad laboral”.

De esta forma, Arvato ha logrado que casi la mitad de su plantilla viva en un periodo de prueba constante, “que anula los derechos laborales y convierte el despido en prácticamente gratuito, impidiendo cualquier respuesta ante los abusos de la propia empresa o de las ETTs”.

“Desde CNT reivindicamos el fin del abuso de la temporalidad, la readmisión del trabajador despedido y unas condiciones de trabajo dignas en todo el sector del telemarketing”, han concluido.

28 julio, 2017

Autor/Autora

Periodista y videorealizadora en Zero Grados y AraInfo. @Rocio_Duran_


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR