Movimientos

La CHE pretende derribar la Granja de Almudévar, en desuso desde hace años

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés demanda la conservación del conjunto por su valor arquitectónico, obra de Regino Boronio, así como por tratarse de un testimonio histórico importante de este tipo de fincas
| 15 junio, 2017 18.06
La CHE pretende derribar la Granja de Almudévar, en desuso desde hace años
Granja de Almudévar. Foto: CHA.

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) ha sido informada de las intenciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de derribar un conjunto histórico de mucho interés: el Centro Agronómico de Los Monegros o Granja de Almudévar, construido por el afamado arquitecto Regino Boronio, uno de los principales representantes de la modernidad en Aragón.

A finales de 2015, tanto la Universidad de Zaragoza, ente al que estaba cedido el conjunto arquitectónico y parte de las fincas como la CHE,  reconocen la notable mejora y el buen estado del las parcelas en cultivo, pero, ante la imposibilidad de realizar un mantenimiento adecuado de las instalaciones y edificios y el riesgo que ello supone para las personas, acuerdan iniciar los trámites para la devolución de la granja a sus propietarios, la CHE, ente que según afirma la asociación en defensa del patrimonio pretende derribar los edificios

Apudepa rechaza de forma tajante este derribo y pide la protección y conservación integral del conjunto, formado por un pabellón en U, tres pabellones más en un gran patio trasero y una pequeña construcción auxiliar. Por ello, Apudepa ha presentado ante las administraciones diversas solicitudes para la conservación del inmueble.

Tal y como han reclamado a las diferentes instituciones la finca debe ser comprendida, al menos en su entorno, con todos sus terrenos, propios de la explotación agrícola, así como con su equipamiento y maquinaria, advirtiendo que se trata “de una muestra conservada en su integridad de este tipo de centros propios de una determinada época, la de los intentos de reorganización interior del territorio mediante el regadío. Es, por ello, un testimonio histórico importante, lo que se suma al indudable valor arquitectónico del conjunto”.

Un abandono que viene de lejos

El abandono que sufre la Granja de Almudévar viene de lejos. En noviembre de 1992 fue firmado el convenio de cesión del Centro Agronómico Monegros (Granja de Almudevar) a la Universidad de Zaragoza, por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y el Ayuntamiento de Almudévar.

El objetivo de dicho Convenio era la realización de actividades relacionadas con la enseñanza, demostración, experimentación e investigación agraria a desarrollar por la Escuela Universitaria Politécnica (hoy Escuela Politécnica Superior) en el marco de sus competencias.

El Centro Agronómico Monegros ocupaba una extensión total de 31 hectáreas y 8 áreas. De ellas, 17 hectáreas y 8 áreas que corresponden a la zona denominada “El Planiello” pertenecen al Ayuntamiento de Almudévar, cedidas en su momento a la CHE, y 14 hectáreas pertenecen desde el año 1943 a la Confederación.

Durante el año 1999 se inició un proceso de retrocesión de una parte de la explotación al Ayuntamiento de Almudévar, concretamente de las parcelas situadas en la margen derecha de la antigua carretera de Uesca a Zaragoza, por un total de 7 hectáreas y 39 áreas.

En el año 2000 finalizaron las inversiones programadas por la Universidad de Zaragoza, y financiadas con fondos comunitarios, relacionadas todas ellas con la mejora de las instalaciones: explanación de la finca y demolición de acequias y transformación a riego por aspersión de la finca

Sin embargo desde el año 2005 no se realizan actividades didácticas en La Granja. Un informe de la Universidad de Zaragoza aseguraba que por aquellas fechas los edificios de la Granja de Almudévar presentan notables deficiencias para la realización de actividades relacionadas con la enseñanza, demostración, experimentación e investigación agrarias a desarrollar por la Escuela Politécnica. Añadía que era necesaria “la limpieza y adecuación de los edificios que se encuentran en relativo buen estado, así como de los jardines, y el derribo de todos aquellos que se encuentren en mal estado, para evitar los peligros que puedan acarrear”.

Desde entonces, el abandono ha sido cada vez mayor y el destino de esta infraestructura está en manos de la CHE, desde que finalmente la Universidad de Zaragoza, saliera del convenio, algo que se hizo efectivo el 1 de enero de 2017.

15 junio, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR