“ZGZ Ciudad Antirumores” pretende minimizar y eliminar estereotipos y prejuicios para lograr una mejor convivencia intercultural

Este proyecto, impulsado por el Ayuntamiento de Zaragoza con la participación de diferentes instituciones, entidades sociales y asociaciones, busca contribuir a la eliminación de estereotipos, prejuicios y rumores que circulan en torno a la población migrante

El Ayuntamiento de Zaragoza con la participación de diferentes instituciones, entidades sociales y asociaciones, y en línea con iniciativas de otros Ayuntamientos como Barcelona o Gasteiz ha puesto en marcha el proyecto “ZGZ Ciudad Antirumores”, dirigido a frenar y contrarrestar los rumores que sobre la población migrante circulan en la ciudad, buscando de esta forma favorecer la cohesión social y las normales relaciones de convivencia.

"La llegada de población de origen extranjero a Zaragoza se ha producido en un tiempo breve e intenso trayendo consigo una nueva configuración sociodemográfica a nuestra ciudad. Este proceso genera nuevas oportunidades y también nuevos retos en lo que se refiere a los procesos de cohesión social y modelos de convivencia intercultural", explican desde el Consistorio.

Una de las dificultades que impide o dificulta una normal convivencia entre ciudadanos, deriva precisamente de la presencia de estereotipos, prejuicios y rumores sobre la población inmigrante. "Informaciones no contrastadas, atribuidas a todo un colectivo y que se extienden con rapidez pudiendo derivar en comportamientos discriminatorios y racistas", aseveran.

El proyecto “ZGZ Ciudad Antirumores”, que pretende minimizar y eliminar estos estereotipos, prejuicios y rumores con la finalidad principal de lograr una mejor convivencia intercultural en Zaragoza, cuenta desde este miércoles con una imagen que recoge el espíritu de esta iniciativa.

El proyecto ya tiene imagen propia

[box]

Cartel antirumores

[/box]

Cristina Vilches Estella, la autora del diseño ganador del concurso de Diseño e Imagen que convocó la Casa de las Culturas, explica que con su obra quiere transmitir “el enorme nubarrón de odio, rencor y malos gestos” que puede llegar a crearse con la intolerancia.

“De esta terrible nube puede llover de todo, sobre todo en forma de chismes y rumores, el peor de los fenómenos. Menos mal que en nuestra ciudad estamos muy concienciados de ello y trabajamos codo con codo para poder protegernos entre todos de estas terribles tempestades”, añade la autora.

La diseñadora apela a sumarse a este proyecto: “Únete y colabora, cada uno es único e irrepetible en sí mismo, y si nos unimos, juntos podemos llegar a ser el mejor material impermeable que haya existido”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies