Movimientos

Zaragoza No Se Calla vuelve a la carga para denunciar el racismo institucional existente en la ciudad

Con el objetivo de sumar más apoyos - ya son más de 50 organizaciones- y compartir la idea de movilizaciones a convocar en los próximos meses, han realizado una convocatoria a los distintos colectivos y organizaciones sociales de la ciudad, que tendrá lugar el próximo 19 de septiembre a las 20.00 horas en los locales de la FABZ
| 9 septiembre, 2019 07.09
Zaragoza No Se Calla vuelve a la carga para denunciar el racismo institucional existente en la ciudad
Concentración de la campaña Zaragoza No Se Calla. Foto: @igoiz17.

La campaña Zaragoza No Se Calla vuelve a ponerse en marcha tras el parón estival, y lo hace con una convocatoria abierta a los distintos colectivos y organizaciones sociales de la ciudad el próximo 19 de septiembre en los locales de la FABZ. Derechos Civiles 15M Zaragoza, «lanzador» de esta campaña, quiere organizar la vuelta al trabajo con los colectivos y organizaciones que ya han expresado su apoyo a la campaña, «así como con todos aquellos colectivos y personas que se quieran incorporar a la misma». Entre uno de sus objetivos principales, denunciar y combatir el racismo institucional existente en la capital aragonesa.

Zaragoza No Se Calla es la iniciativa de movilización lanzada por DDCC 15M para denunciar el juicio que va a tener lugar contra Idrissa Gueye, expresidente de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses, por haberse comprometido con la defensa de los derechos humanos de las personas de su país y de otros que se dedican a la venta ambulante en Zaragoza. «Es el conflicto de los manteros que se viene expresando en tantos lugares y en el que se demuestra una vez tras otra que las soluciones basadas en intervenciones policiales masivas, en multas o en acusaciones penales no sirven para nada», explican en la convocatoria.

DDCC y los colectivos que apoyan la campaña Zaragoza No Se Calla denuncian el racismo institucional que hay detrás de esas intervenciones policiales, multas y acusaciones penales y que «se conciben por las autoridades como la única manera de resolver un problema que tiene más que ver con las políticas de inmigración, la desigualdad social, la criminalización de la diferencia, la pobreza y la marginación». En cuanto a las formas de luchar contra ello, afirman de forma contundente que «la justicia social debe ser reivindicada y conseguida por medio de la movilización social, y la falta de esta justicia social se completa con el afán por acabar con cualquier forma de libertad de expresión que permita denunciar abusos policiales y de autoridad que se han dado con los manteros y con otros muchos grupos y personas».

Se acerca el juicio del caso de Idrissa

En la convocatoria, DDCC informa de la cercanía del juicio como consecuencia de una denuncia interpuesta por el sindicato STAZ, del Ayuntamiento de Zaragoza, contra Idrissa y la Asociación de Inmigrantes Senegaleses de Aragón (AISA). En su escrito de acusación, el abogado de STAZ, Luis Rox, pide dos años de cárcel y multas de 4.200 para Idrissa y añade también una petición de 11.400 euros contra AISA.

En junio de 2018, la magistrada Mercedes Terrer citó a declarar como investigados a varios representantes de AISA y Derechos Civiles 15M por un presunto delito de injurias y calumnias de los manteros de Zaragoza contra la Policía Local. Según la querella del STAZ, los hechos se produjeron en un escrito que estas organizaciones presentaron a la entonces concejala de la Policía Local de Zaragoza y que fue filtrado a los medios de comunicación. El texto simplemente era una recopilación de testimonios de manteros de Zaragoza. Paralelamente, el STAZ pidió un pronunciamiento público al respecto de la concejala en defensa de la Policía Local. Cuando STAZ constató que ese pronunciamiento no iba a producirse, decidió denunciar a AISA y Derechos Civiles 15M.

«Por mil razones legales, esta querella nunca debería haber sido admitida a trámite», explican desde la campaña, y por eso recurrieron ante la Audiencia Provincial de Zaragoza para volver a pedir el sobreseimiento o archivo del procedimiento. Pero, finalmente, el recurso no ha sido resuelto de forma positiva.

Con el apoyo de más de 50 organizaciones

Desde abril de 2018, la Campaña Zaragoza No Se Calla lleva recopilando apoyos de diversas organizaciones a un manifiesto donde se denuncia este caso y otros similares. En el manifiesto dicen que los casos incluidos en el escrito que se entregó a la entonces concejala delegada de la Policía Local representan una ínfima muestra de testimonios conocidos en Zaragoza durante los últimos años. «Decir esto no es ningún delito sino un derecho y una obligación. Llevamos años repitiendo que, en todo caso y según jurisprudencia del Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, denunciar irregularidades en la prestación de un servicio público es una cuestión de interés general».

En el manifiesto concluyen que «la raíz del problema es el trato injusto de nuestras leyes a las personas racializadas en particular y a las personas más pobres en general. Debemos recordar que el racismo existe, el racismo institucional existe y las leyes racistas existen. Y existe, por encima de todo, el derecho a verlo y denunciarlo». De momento, la campaña suma el apoyo de más de 50 organizaciones de todo tipo: vecinales, sindicales, políticas, culturales y sociales. Entre algunas de ellas están 12N Sin Racismo Zaragoza

El proceso de Souleymane

Los procesos judiciales del caso de Idrissa están coincidiendo con los de otro caso, en este caso el afectado es Souleymane. Los hechos que los generan proceden nada menos que de las Fiestas del Pilar del año 2017 y, en este caso, nos encontramos con un doble juicio. A Souleymane se le acusa por atentado contra la autoridad, y contra uno de los policías locales que intervino en esos hechos. DDCC actúa como acusación popular contra este policía.

El viernes 13 de octubre de 2017 Souleymane recibió un golpe en la cabeza, junto a la nuca, propinado por un agente de Policía Local Zaragoza con la culata de su arma, y fue detenido junto a Serigne, acusados de atentado por dos agentes, pese a haber denunciado la agresión. Tanto Souleymane como su paisano Serigne tienen sendos permisos de residencia en regla y son trabajadores por cuenta ajena.

En el auto referente al atestado policial en el que los dos agentes denunciaban atentado a la autoridad, la jueza correspondiente asumió al completo la versión de los agentes y desdeñó las declaraciones tanto de testigos como de los dos jóvenes. Una versión, la que da por buena la jueza Rapún, que contrasta con la de los testigos, que hablan de dos personas persiguiendo a varios chicos negros y haciendo caer varias motos aparcadas en la carrera, describen a un policía empujando contra la pared a un chico negro y golpeándole en la cabeza con el arma, afirman que un policía golpeó con una pistola en la cabeza a un joven al que había agarrado haciéndole sangrar abundantemente. Lo cuentan como quince personas que se acercaron sorprendidas por lo que habían visto y pidiendo a los agentes que no golpeasen más a los jóvenes. En todo caso, nadie declara haber visto a Souleymane agredir o hacer intento de ello “a ninguna de las personas que le perseguían”. Tampoco a Serigne.

Convocatoria para sumar más apoyos

«La reunión no será una simple charla jurídica sobre esta serie de procesos judiciales, sino que comentaremos nuestras ideas en cuanto a movilizaciones que queremos convocar en los próximos meses», explican desde la Campaña Zaragoza No Se Calla. Las distintas organizaciones y colectivos que ya apoyan la misma, y otras que quieran sumarse, están convocadas el próximo 19 de Septiembre a las 20.00 horas en la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ), cuya sede se encuentra en la Calle San Vicente de Paúl, nº 26.

9 septiembre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR