Zaragoza en Común solicita que se desarrollen actuaciones de apoyo socioeducativo y psicológico para la infancia y familias

Estas circunstancias son “especialmente más complejas para la infancia más vulnerable de nuestra ciudad, con unas tasas de pobreza infantil cercanas al 20%, y que tienen una situación de partida claramente desigual y discriminatoria”, ha apuntado Broto

acción social infancia
Luisa Broto. Foto: Miguel G. García (AZ)

Zaragoza en Común ha solicitado el desarrollo de actuaciones telemáticas de apoyo socioeducativo y psicológico para la infancia y para las familias más vulnerables, ante la situación de confinamiento provocada por la crisis del Covid-19. Este soporte se concretaría en una red telemática formada por los profesionales de los servicios sociales y permitiría detectar situaciones de riesgo de desprotección infantil, solicitar orientación con un profesional y compartir pautas y experiencias durante el confinamiento.

Esta medida, que supondría la creación de ‘Espacios Virtuales Familiares de Barrio’, podría implementarse en todos los Centros Municipales de Servicios Sociales, como una red telemática de apoyo a las familias para el cuidado, atención y desarrollo psicosocial de los niños, niñas y adolescentes, en especial las de mayor vulnerabilidad durante el confinamiento.

Esta red estaría formada por los profesionales de los servicios sociales (trabajadores sociales, psicólogos, educadores sociales y técnicos de infancia) y supondría la creación de Espacios Virtuales Familiares de Barrio, donde poder solicitar una orientación, discutir una dificultad con un profesional o compartir pautas y experiencias durante el confinamiento.

“Sería un espacio desde el que potenciar la detección de situaciones de riesgo de desprotección infantil durante la actual situación y permitiría el seguimiento de aquellas situaciones en las que ya se venía interviniendo con anterioridad a la actual crisis”, ha explicado la portavoz de Zaragoza en Común en la Comisión de Acción Social, Luisa Broto.

Esta red trabajaría en coordinación con los profesionales de los programas municipales de infancia y adolescencia que actualmente se encuentran clausurados (Centros Municipales de Tiempo Libre, Educación de Calle, Proyecto de Integración de Espacios Escolares, Casas de Juventud…), así como con las iniciativas vinculadas a diferentes colegios profesionales que ya se están poniendo en marcha (Trabajo Social, Psicología, Educación Social…).

La situación de crisis actual derivada de la pandemia y, en concreto, la situación de confinamiento, está teniendo, como una de sus consecuencias más importantes “el haber dejado fuera de la agenda política y de sus actuaciones prioritarias la infancia y sus necesidades”, ha señalado Luisa Broto.

Broto se ha mostrado preocupada por la cobertura de las necesidades de los niños y niñas en nuestra ciudad, “que van más allá de las fisiológicas”, tal y como recoge la Convención de Derechos del Niño y de la Niña”. En concreto, “hablamos de su desarrollo físico, mental y social, de un modo saludable y normal, de forma que nos comprometamos desde las administraciones públicas a asegurar las actuaciones necesarias para su protección, cuidado y bienestar”, ha destacado.

Desde Zaragoza en Común, señalan que este confinamiento supone una situación “estresante” para las familias, que en muchos casos deben hacer frente a los miedos, la enfermedad, la ansiedad y la tensión, con la dificultad para modular sus emociones y conductas en un contexto de convivencia de 24 horas diarias, durante un periodo que va a extenderse como mínimo de tres semanas más. A esto se suma, en el caso de las familias más vulnerables, las situaciones de hacinamiento, de vivienda precaria o infravivienda, incertidumbre ante la situación laboral, falta de ingresos, el miedo ante el impago de la vivienda o la desigualdad en el acceso a tecnologías que permitan el contacto tanto con el entorno escolar como el familiar.

Por ello, estas circunstancias son “especialmente más complejas para la infancia más vulnerable de nuestra ciudad, con unas tasas de pobreza infantil cercanas al 20%, y que tienen una situación de partida claramente desigual y discriminatoria”, ha apuntado Broto.

En este sentido, Broto ha recordado que ya el propio Plan de Lucha contra la Pobreza Infantil, aprobado por unanimidad por el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, y pensado para situaciones no excepcionales, establecía entre sus líneas de actuación el desarrollo de programas de mejora en las capacidades parentales, emocionales y educativas de las familias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies