Zaragoza en Común denuncia el “caótico” inicio de curso en los Centros de Mayores municipales

La falta de monitores y la improvisación en la gestión por parte de la Concejalía del Mayor ha producido que muchos talleres tuvieran que suspenderse el mismo día en que comenzaban

mayores
La concejala de Mayores, Paloma Espinosa, en una visita al centro de Terminillo. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza.

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado el “caótico” inicio de curso de los Centros municipales de Mayores, en los que decenas de los talleres de envejecimiento activo que van dirigidos a mejorar el bienestar físico, psíquico y social de las personas mayores se vieron suspendidos justo el día de su inicio y sin que se conozca cuándo van a iniciarse.

La formación ha denunciado la falta de monitores y monitoras y la improvisación en la gestión por parte de la concejalía que ha provocado que muchas de las personas mayores participantes hayan tenido conocimiento de la cancelación de los cursos en el momento de llegar al centro y, en otros casos, han sido avisadas telefónicamente poco antes de que comenzaran.

Para Zaragoza en común, esta situación es consecuencia de cómo se han diseñado los pliegos del concierto social, que “supone la precarización de las condiciones de trabajo de las personas que los desarrollan” y que ha provocado que más del 40% de ese personal haya renunciado a continuar este curso, entre otras razones, por no haber contado con información del proceso. “Muchas de ellas argumentan haberse sentido utilizadas, menospreciadas y maltratadas”, aseguran desde la formación.

Los pliegos diseñados desde la Concejalía del mayor han supuesto reducir a la mitad el precio por hora que los monitores y monitoras de estas actividades percibían hasta este momento, dejándolo en apenas 12€ euros, importe que incluye no solo el desarrollo de la actividad, sino también la preparación de la misma, los desplazamientos a los diferentes centros y el desarrollo de actividades extraordinarias, memorias, etc.

La concejala de Zaragoza en Común Luisa Broto ha advertido de que esta situación supone un incumplimiento de lo establecido en los pliegos del concierto, que señala que, al menos con 30 días de antelación al inicio de la actividad de talleres, la entidad gestora, la Fundación Ozanam, deberá remitir el listado de las personas que impartirán los mismos. Esta condición fue aceptada por la entidad, que se comprometió por escrito señalando que contaba con los medios humanos y materiales para poder prestar la actividad.

“La improvisación, la falta de información y la incertidumbre que toda esta situación ha generado ha supuesto que la demanda de estos talleres haya caído en picado”, ha señalado Broto. En algunos centros, de las 500 plazas disponibles para realizar estos talleres apenas se han inscrito 150 personas mayores.

Esta situación es especialmente grave cuando un 6% del concierto y el 15% del precio/hora establecido, unos 45.000 euros anuales, van destinados precisamente a la coordinación y gastos de infraestructura, máxime cuando, como señala el propio concierto, las actividades se van a desarrollar en las instalaciones de los Centros Municipales de Convivencia de Mayores, con el equipamiento y material aportado por el Ayuntamiento de Zaragoza.

“Esta situación es un elemento más tras el barbecho en el que se ha tenido a las personas mayores, condenadas en el último año a un aislamiento irracional e innecesario una vez pasada la parte más dura de la pandemia, sin alternativa de ningún tipo y en contra de lo que otras instituciones y el propio ayuntamiento estaba haciendo en otras concejalías”, ha criticado Broto.

Para la edil, “dignificar los servicios sociales y garantizar su calidad es todo lo contrario a lo que se está haciendo con este concierto, que una vez más, solo sirve a la precarización de las condiciones de trabajo de las personas que tienen que llevarlos a cabo, y por lo tanto del propio servicio”.

Zaragoza en Común, que ya presentó un recurso de reposición a la resolución del Gobierno de Zaragoza que aprobaba este concierto, está valorando presentar un recurso contencioso-administrativo, al entender que, según la normativa que los regula, es necesario que de manera previa se haya aprobado un Catálogo Municipal de Prestaciones susceptibles de concertación. “Han hecho caso omiso a la orden del Gobierno de Aragón que regula dichos conciertos para intentar encajarlo”, ha concluido Broto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies