Y volvió a sonar la banda sonora de nuestras vidas

Once años después de la expulsión de Barricada de su alma mater y fundador, el Drogas, han vuelto a sonar las míticas canciones del grupo navarro, haciendo las delicias de sus incondicionales que una vez más han abarrotado la sala Oasís

El drogas y su banda durante el concierto
Concierto de El Drogas. Foto: Kuka.

Hace 40 años el Drogas y el Boni fundaban Barricada. Mucho ha pasado desde aquel momento, Barricada se convirtió en un fenómeno del rock que acompaso a varias generaciones…hasta 2011 cuando uno de los fundadores, el Drogas, fue expulsado del grupo. Lejos de venirse abajo, inició un nuevo proyecto rodeándose de músicos de gran nivel; el Brigi a la batería, Chus a la guitarra y el Flako al bajo. Con su nueva banda llevan 11 años girando, sacando discos y discos y llenado salas por todo el Estado.

Todos los 18 de Abril, el Drogas acude a la plaza del Rastro, de su barrio la “Chan” y allí rememoraba ese primer concierto. Al principio lo hacía en solitario pero en los últimos años sacaba su guitarra y se marcaba unas canciones. Al final, incluso acompañado de su nueva banda.

Este pasado 18 de abril, con el 40 aniversario de Barricada y un año después de la muerte del otro fundador del grupo; el Boni, el Drogas decidió compartir aniversario y abrirlo a una mini gira de 7 conciertos, empezando en Iruña y terminando en Zaragoza, su segunda casa. Por supuesto, las entradas agotadas en los primeros días en todas las ciudades.

La gira, como no podía ser de otra manera, la protagoniza la banda que lleva el nombre del propio Enrique Villarreal; el Drogas con sus compañeros de estos últimos años. El Drogas no abusa de los “remembers” y en sus conciertos aunque suene alguna canción de Barricada no suelen ser las que protagonizan el repertorio. Por ello, anoche fue, quizás, la última oportunidad de disfrutar, los y las afortunadas, de un concierto atemporal, inesperado, un regalo al fin y al cabo.

El público empezábamos a llenar la sala desde una hora antes, las ganas se sudaban. Y no de defraudaron, con puntualidad, durante dos horas desgranaron una treintena de grandes éxitos de Barricada, ante las delicias, los coros y los gritos de la gente.

La banda de El Drogas
La banda de El Drogas. Foto: Kuka.

El comienzo con una atronadora “Silla eléctrica” era toda una declaración de intenciones. El grupo sonó increíble, con un Drogas en plena forma, sin parar de moverse por el escenario y haciendo moverse al público a su antojo; el no tener un bajo en las manos le da mucha más libertad y presencia en el escenario. Chus Maraví suple con su virtuosismo a las dos guitarras de Barricada; es, quizá, junto al Colibri de Marea una de las mejores guitarras que hay hoy en el rock estatal.

Flako Txarrena con gran intensidad hace olvidar al bajo original y por último Brigi Duque que es un portento a la batería, que llena de furia y electricidad todo el escenario. Uno a uno fueron cayendo todos los clásicos; Barrio conflictivo, No hay tregua, Animal caliente, Balas Blancas, Esperando en un billar, La hora del carnaval, Mañana será igual, Sofocao, Pétalos, Sotanas….especialmente emotivas las que interpretaba el Boni; Lentejuelas u Objetivo a rendir, esta con dedicatoria especial. Durante gran parte del bolo parecíamos estar en 1990 participando en la gira que siguió a la publicación del doble directo.

No es Barricada, es una banda distinta; hay una guitarra frente a las dos anteriores, solo hay una voz, frente a la dualidad original, y hay un batería enorme, que revienta de energía el escenario. Ni mejor, ni peor, distinto pero con la esencia, la presencia de Barricada y el talento del Drogas.

Una noche mágica de rock and roll, Drogas no sé si lo sabes pero menudo regalazo…A GUSTO.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies