WWF lamenta la trágica oleada de incendios que devora Grecia

La organización conservacionista muestra su solidaridad con Grecia ante los devastadores incendios que están asolando el país heleno, y que ya han provocado al menos 50 personas muertas desde que se desataron este domingo

WWF destaca que la trágica situación que vive Grecia confirma una vez más que los incendios del siglo XXI se han convertido en una “emergencia civil” para los países del Mediterráneo –como sucedió el pasado año en Portugal y zonas de Galiza- “por un cóctel letal formado por los efectos del cambio climático, el caos urbanístico -que favorece la existencia de casas y urbanizaciones dentro de los montes- y la ausencia de gestión forestal”.

Estos terribles incendios devoran con la misma facilidad, bosques, jardines, coches, casas y urbanizaciones, desbordando por completo a los dispositivos de extinción.

El intenso viento y el calor han hecho que los incendios de Grecia –que fueron provocados, según las sospechas de las autoridades- sean imposibles de controlar por los medios de extinción. Al igual que se ha podido comprobar en el Estado español, en Portugal y en otras zonas del planeta (desde California hasta Suecia), WWF recuerda que este tipo de “superincendios” alimentados por el cambio climático no pueden combatirse con más hidroaviones, “sino tan sólo con prevención, cambiando los actuales paisajes de alto riesgo”.

“Los incendios del siglo XXI ya no corren, estallan”, dice la portavoz en incendios forestales de WWF España, Lourdes Hernández. “Aunque el verano en la Península Ibérica está siendo tranquilo, lo que sucede en Grecia es un terrible recordatorio de la extrema vulnerabilidad del Mediterráneo ante los incendios forestales”, ha añadido Hernández.

La organización alertó este año en su informe 'El polvorín del noroeste' –y en 2017, en el informe 'Fuego a las puertas'- que los países mediterráneos se enfrentan a una "emergencia civil" por los incendios forestales, y “lejos de adoptarse las medidas de prevención adecuadas, las administraciones siguen ancladas en una estrategia obsoleta e ineficaz de lucha contra las llamas”.

“Estos superincendios han llegado para quedarse. Verano tras verano seguiremos viviendo situaciones dramáticas como ésta en Grecia, España, Portugal o Italia, a menos que los países del Mediterráneo cambiemos nuestro enfoque en la lucha contra el fuego y apostemos por la prevención de los superincendios”, ha concluido Hernández.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies