Victoria para el Quebrantahuesos Rugby Club en el estreno de la temporada

Tras una temporada ausente en la liga catalana, el Quebrantahuesos RC comienza su andadura con buen pie gracias a una trabajada victoria el sábado pasado frente al RC L´Hospitalet “B”, con un resultado oficial de 24-13

Kevin, jugador del equipo aragonés, durante un momento del partido. Foto: Quebrantahuesos

El partido comenzó como un avión para los locales, que en la primera touche del partido y gracias a un potente maul consiguieron posar en línea de marca para sumar los primeros puntos del encuentro. El juego estos minutos tuvo momentos de gran brillantez, con jugadas en la línea de tres cuartos que lograban ganar muchos metros. Así, a los 10 minutos de partido, Ángel se sacaba una patada de la chistera que Kevin, su “tronco” de la melé, lograba posar no sin antes adelantarla con el pie en una jugada que pocas veces veremos entre delanteros.

El segundo ensayo pareció despertar al rival, que viéndose inferior en las fases estáticas, comenzó a subir el ritmo del partido en el juego abierto, logrando enloquecer el partido y meter miedo a los locales. Paradójicamente, su primer ensayo vendría tras una melé a cinco metros en la que su 8, muy difícil de detener cuando cogía el balón, iniciaba una jugada mal defendida por el quebranta. Afortunadamente, el maul oscense conseguía mantener la distancia en el marcador con un nuevo ensayo de Héctor Pérez, llegando al descanso con un tranquilizador 19-5.

Pero la calma parece ser que no es algo de lo que guste el Quebrantahuesos RC, y un nefasto comienzo de segundo tiempo con muchas indisciplinas propias, puso muy fácil a los rivales acortar distancias: primero mediante un contraataque bien elaborado, y posteriormente mediante un golpe de castigo que pasó por encima de los 3 palos, 19-13.

Fueron sin duda los peores minutos del partido: un juego trabado, sin continuidad y con un rival que se crecía al verse a sólo un ensayo de la victoria. Menos mal que el equipo supo responder y volvió a levantar los brazos, acosando de nuevo la línea de ensayo rival, y consiguiendo un ensayo de bella factura por parte del número 10, Arnau, que con el pie logró abrir el hueco necesario para entrar como una flecha a posar el balón. Por fin calma, y objetivo cumplido: primer partido, primera victoria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies