Mundo

Vecinas y vecinos del Roncal denuncian las desproporcionadas multas recibidas por protestar ante el acto fascista de Hispania Verde y MSR

Habitantes y autoridades locales del Roncal (Erronkari) denunciaron este sábado en rueda de prensa las «desproporcionadas e indiscriminadas» multas y acusaciones derivadas de la concentración que el grupo fascista Hispania Verde, vinculado al partido nazi MSR, realizó en esta población navarra el pasado mes de mayo. Vecinas y vecinos del valle han recibido estos días...
| 20 octubre, 2014 11.10
Vecinas y vecinos del Roncal (Erronkari) durante la rueda de prensa de este sábado.

Vecinas y vecinos del Roncal (Erronkari) durante la rueda de prensa de este sábado.

Habitantes y autoridades locales del Roncal (Erronkari) denunciaron este sábado en rueda de prensa las «desproporcionadas e indiscriminadas» multas y acusaciones derivadas de la concentración que el grupo fascista Hispania Verde, vinculado al partido nazi MSR, realizó en esta población navarra el pasado mes de mayo.

Vecinas y vecinos del valle han recibido estos días 28 multas por valor de más de 17.000 euros y 11 imputaciones graves por protestar ante un grupo de ideología ultra en mayo. Peticiones que en algunos casos, podrían incluso suponer penas de prisión.

«Lamentamos que después tener que soportar la provocación “fascista” en supuesta defensa del oso, ahora seamos nosotros quienes tenemos que pagar por ello», denuncian.

Erronkari.- Vecinas, vecinos y entidades locales del Roncal (Erronkari) muestran su respaldo a las personas que en los últimos días han recibido la notificación de que pueden ser objeto de una sanción económica o incluso de una acusación de pena de cárcel por su participación en una concentración que pretendía responder el 11 de mayo pasado «lo que entendimos como una provocación por parte de un grupo de ideología ultra venido de fuera de Navarra, que utilizó la excusa de una supuesta defensa del oso para generar una situación de tensión».

En total se han recibido 28 multas por un valor acumulado de 17.000 euros y once imputaciones por diferentes motivos que han llevado a otras tantas personas a declarar en el Juzgado, estando pendientes de la instrucción. Tanto las personas afectadas como quienes les apoyan consideran desproporcionada e indiscriminada la actuación de la Delegación del Gobierno y la Guardia Civil, que fueron quienes permitieron la concentración fascista y se ocuparon del seguimiento de ambos actos, respectivamente.

El 11 de mayo de 2014, la asociación Hispania Verde, rama supuestamente “ecologista” del grupo fascista MSR, convocó una concentración en Roncal (Erronkari) bajo el pretexto de la reintroducción del oso pardo en el Pirineo. Conociendo la vinculación de dicha asociación con el grupo ultra, vecinas y vecinos del valle «entendimos que la presencia de los miembros de Hispania Verde en nuestros pueblos no era más que un acto de provocación y propaganda ideológica con lo que decidimos llevar a cabo una concentración de protesta», señalan. Hombres, mujeres, jóvenes y ancianos de todas las ideologías defendieron aquel día que «los integrantes de Hispania Verde y sus ideas no tenían, ni tendrán, sitio en nuestro valle». Ese fue el objetivo de la concentración: protestar de forma pacífica pero llamativa y ruidosa (con pancartas, silbatos, y en algún caso haciendo sonar el motor de motosierras, herramienta de su trabajo) por la convocatoria de un grupo fascista ajeno al valle y venido de fuera de Navarra.

«Finalizada la concentración, aparecieron una veintena de sujetos escoltados por la Guardia Civil. Con indumentaria ultra y palos en la mano, en actitud desafiante e insultante hacia los y las vecinas cruzaron el puente de Roncal (Erronkari) esos supuestos ecologistas. Las personas que ahí nos habíamos reunido, y con el permiso de la Guardia Civil, decidimos continuar protestando ante su propaganda y la tensión fue en aumento, hasta que la Guardia Civil optó por intervenir, cargando contra las que denunciábamos la presencia de estos grupos en Erronkari», relatan.

Pasados varios días, llegaron sendas denuncias de tráfico acusándo a dos personas de conducción temeraria y poner en riesgo la vida de un agente. Cuatro meses más tarde, en septiembre, se recibieron once citaciones judiciales para declarar en calidad de imputados por delitos contra los Derechos Fundamentales. «Y si esto fuera poco, han llegado más de 26 multas administrativas de entre 500 y 1500 euros de sanción por mantener una supuesta actitud agresiva y violenta, insultar y saltarse el cordón policial, sumando hasta la fecha más de 17.000 euros de multa, y todo pese a que quienes ahora nos multan, los agentes de deguridad del valle, nos dieron permiso para continuar en ese lugar», lamentan.

Ninguna persona fue detenida o identificada durante la protesta, pero sí a la entrada del pueblo dos horas antes de los hechos. «Las personas afectadas hemos sido elegidas a dedo y nos enfrentamos a las sanciones ya mencionadas con la única prueba de haber sido identificadas a la entrada del pueblo. Así es que nos vemos en la obligación de denunciar la arbitrariedad y hacer pública la gravedad de estos hechos», continúan.

«No podemos quitarnos de la cabeza las acusaciones recogidas en los atestados de la Guardia Civil (entre las cuales, como ejemplo, se encuentra la declaración de un agente en la que se dice que el autobús del grupo ultra fue atacado con una piedra de 100kg.), ya que pueden suponer peticiones de penas de prisión si un juez no frena esta locura», aseveran.

En este sentido, realizaron la rueda de prensa de este sábado para «dar a conocer esta injusta situación» y denunciar , en primer lugar, «y una vez más, el comportamiento impune de estos fascistas, quienes con la excusa de una supuesta defensa del osos, vienen a nuestros valles con la única intención de provocar, enturbiar el ambiente y generar tensión».

Cabe recordar, que unos meses antes el mismo grupo provocó una situación similar en el vecino pueblo de Ansó. «Sin embargo, la respuesta tanto por parte de la Delegación como de la Guardia Civil de las dos comunidades distan mucho entre sí: en Ansó el incidente quedó en nada, mientras que en el Valle de Roncal las consecuencias pueden resultar gravísimas. El volumen y la gravedad de las denuncias e imputaciones nada tiene que ver con lo que sucedió aquel día», apostillan.

Por ello, y en segundo lugar, también denuncian la actuación de la Delegación del Gobierno en Navarra y de la Guardia Civil, por «desproporcionada, injusta, y arbitraria». «Más allá de que en aquella complicada jornada pudieran darse situaciones tensa no deseadas, nada justifica una respuesta de este calibre», subrayan.

A medida que el proceso judicial vaya para adelante, se irán realizando diferentes actos e iniciativas a las que las vecinas y vecinos del Roncal (Erronkari) invitan a participar.

20 octubre, 2014

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR