Unión Europea: ¿Sí o no? Un debate necesario

En la Unión Europea (UE) nunca ha habido “dos almas”: un alma de humanismo y democracia y otra del capital. Desde su fundación como Comunidad Económica Europea en los años cincuenta, la UE es un cuartel general que coordina los intereses de las grandes empresas contra la población. Los partidos comunistas, en los años sesenta, transigieron con la UE muy rápidamente. Aunque en los comienzos decían que la UE era una elección de la clase dirigente, muy pronto empezaron a hablar de la “utilización de sus instituciones”. Hace más de 50 años que ninguna parte de la izquierda ha podido …

DOCU_GRUPOEn la Unión Europea (UE) nunca ha habido “dos almas”: un alma de humanismo y democracia y otra del capital. Desde su fundación como Comunidad Económica Europea en los años cincuenta, la UE es un cuartel general que coordina los intereses de las grandes empresas contra la población.

Los partidos comunistas, en los años sesenta, transigieron con la UE muy rápidamente. Aunque en los comienzos decían que la UE era una elección de la clase dirigente, muy pronto empezaron a hablar de la “utilización de sus instituciones”. Hace más de 50 años que ninguna parte de la izquierda ha podido “utilizar” estas instituciones.

Este debate vuelve a abrirse en la izquierda, por muchas razones. Una de ellas es la posibilidad de que el partido griego de izquierdas, Syriza, forme gobierno después de las próximas elecciones. El liderazgo de Syriza afirma que no es necesario un enfrentamiento o ruptura con la UE, y defiende que un gobierno de izquierdas puede negociar mejor, rechazar la austeridad y de hecho “salvar” la Eurozona.

La realidad es que ningún gobierno de izquierdas de ningún país puede reformar la UE. Lo que puede pasar es lo contrario. La UE es el mecanismo que va a ejercer presión sobre cualquier gobierno que trate de distanciarse de la austeridad. La UE no va a permitir impuestos adicionales a los capitalistas, ni la nacionalización de las empresas que cierren o despidan gente. Si los capitalistas intentan la “fuga de capitales”, la UE no va a permitir limitaciones al “movimiento libre del dinero”. Todas estas medidas, que son realmente necesarias, según la UE serían una acción contra el mercado libre.

Lo mismo ocurre con la deuda. Si un gobierno dejara de pagar la deuda externa, los banqueros de Frankfurt cerrarían la válvula del dinero, chantajeando: o el dinero de los salarios y las pensiones se destina a pagar a los banqueros, o el país tiene que salir del euro.

El movimiento tiene que prepararse para este enfrentamiento. La izquierda que tiene miedo de abrir esta discusión se ata las manos por adelantado.

Nikos Loudos, miembro del SEK en Grecia | Publicado en el Periódico En lucha | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies