Una muerte más, una injusticia más

Mario Benedetti: "Un torturador no se redime suicidándose, pero algo es algo". Recordando al infausto Billy el Niño tras su muerte, solo quiero traer a colación la memoria de todas sus víctimas. Las personas a las que persiguió y torturó, querían mejorar la situación política y social para el conjunto de sus congéneres, incluido él. Sin embargo, él decidió ser servidor del mal, aceptar el orden jerárquico tradicional y ponerse a las órdenes de quiénes querían retener el poder por los medios más viles. Él y los que fueron como el, eran instrumentos, gentes cuyas vidas se consagraron a hacer …

muerte
Antonio González Pacheco 'Billy el Niño'. Foto: Agencias

Mario Benedetti: "Un torturador no se redime suicidándose, pero algo es algo".

Recordando al infausto Billy el Niño tras su muerte, solo quiero traer a colación la memoria de todas sus víctimas.

Las personas a las que persiguió y torturó, querían mejorar la situación política y social para el conjunto de sus congéneres, incluido él.

Sin embargo, él decidió ser servidor del mal, aceptar el orden jerárquico tradicional y ponerse a las órdenes de quiénes querían retener el poder por los medios más viles.

Él y los que fueron como el, eran instrumentos, gentes cuyas vidas se consagraron a hacer daño y causar dolor a sus semejantes.

Siervos del poderoso, mantenedores de la injusticia mediante la violencia.

En su caso, y en el de todos los que fueron sus compañeros franquistas, estos poderosos le fueron agradecidos condecorándole, agasajándole y protegiéndole hasta el fin de sus días.

Solo un poco antes, uno de sus más famosos torturados "Chato" Galante murió por este mismo virus, mostrándonos qué, frente a la naturaleza, aunque no lo queramos entender, todos somos iguales.

"Chato" no se habría alegrado de su muerte. Sí lo habría hecho si está sociedad hubiera reconocido el derecho de sus víctimas a obtener justicia, pero parece que eso no es posible ni en una sociedad pos dictatorial; décadas después de suceder los hechos otro torturador muerto sin ser juzgado; un fracaso más de una sociedad y una Justicia realmente democráticas.

"Chato", fuiste el perfecto ejemplo de lo contrario que el legado de este individuo supuso para la sociedad.

Recogemos el testigo y seguiremos exigiendo Justicia, siempre.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies