Un último esfuerzo para la exhumación de Saturnina y Mariano asesinados por el fascismo en Sos en 1936

Solo queda un mes para llegar al 100% del crowdfunding lanzado por la asociación Arico y la asociación Charata de Uncastillo, en nombre de los familiares de Saturnina Arbea Villacampa y Mariano Legarre Mínguez, asesinados por el fascismo el día 20 de julio de 1936 en Sos d'o Rei Catolico (Cinco Villas). Hasta la fecha ya se han recaudado de forma solidaria 2495 euros de los 6900 necesarios. Por eso, desde estas asociaciones hacen un nuevo llamamiento para apoyar economómicamente el proyecto para poder llevar a cabo la exhumación de los restos de Saturnina y Mariano, que están inhumados sin …

exhumaciones
Las Asociaciones por la Memoria Histórica, Arico y Charata, piden un último esfuerzo económico para poder llevar a cabo las exhumaciones.

Solo queda un mes para llegar al 100% del crowdfunding lanzado por la asociación Arico y la asociación Charata de Uncastillo, en nombre de los familiares de Saturnina Arbea Villacampa y Mariano Legarre Mínguez, asesinados por el fascismo el día 20 de julio de 1936 en Sos d'o Rei Catolico (Cinco Villas).

Hasta la fecha ya se han recaudado de forma solidaria 2495 euros de los 6900 necesarios. Por eso, desde estas asociaciones hacen un nuevo llamamiento para apoyar economómicamente el proyecto para poder llevar a cabo la exhumación de los restos de Saturnina y Mariano, que están inhumados sin identificar en un rincón del cementerio de dicha localidad.

Para apoyar la financiación se pueden hacer aportaciones en este enlace o en los números de cuenta de La Caixa 2100 1931 70 0200144346, de Caja Laboral 3035 0290 39 2900012877 o de la CAI 2086 0043 53 0700023699.

Tumbas olvidadas en busca de dignidad

El 17 de julio de 1936, un día antes de lo previsto, estalló en Marruecos el golpe de estado que venían tramando mandos militares y cuyo parcial fracaso dio inicio a la Guerra Civil (1936-1939). Las alarmantes noticias llegaron pronto a Zaragoza, donde el Gobernador Civil Ángel Vera Coronel se negó a repartir armas entre los sindicatos siguiendo las órdenes del Gobierno. Finalmente, el Capitán General Miguel Cabanellas decretó el Estado de Guerra el día 19 de julio, sumándose de esta manera a la asonada militar.

El mismo día 19 es enviada una columna, fuertemente armada con un mortero y dos ametralladoras, formada por militares y una sección de guardias de asalto al mando del capitán navarro Miguel Sánchez Blázquez del Regimiento de Infantería Aragón nº 17 con la finalidad de someter al control militar la comarca de las Cinco Villas.

Tras someter las localidades de Exeya d´os Caballers y Sadaba, a última hora de la tarde del día 20 de julio de 1936 se produjo un enfrentamiento armado en Sos d'o Rei Catolico (Cinco Villas), cuando esta columna al mando del capitán Miguel Sánchez Blázquez intentaba entrar en la población. Grupos de civiles armados, que defendían la legalidad republicana, sostuvieron durante un par de horas un intenso tiroteo con la tropa. Mientras tanto, en el interior de la población la Guardia Civil, atrincherada desde el día anterior en su cuartel, se unía a la refriega disparando desde el cuartelillo.

A resultas de este desigual combate se produjeron una decena de heridos civiles y fallecieron los también civiles Saturnina Arbea Villacampa y Mariano Legarre Mínguez, que al día siguiente fueron sepultados en el cementerio municipal de Sos de manera anónima y sin informar a sus familias.

Desarrollo de las investigaciones

En el año 2012 la Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo recibió una solicitud de Dña. Asunción Jaro Morchón, bisnieta de Saturnina Arbea Villacampa. Puestos en contacto con la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico), por su mayor experiencia en estos temas, se confirmó dicha solicitud por parte de los familiares de Saturnina Arbea Villacampa (Dña. Asunción Jaro Morchón) y de Mariano Legarre Mínguez (D. Antonio Royo Legarre) para localizar y recuperar sus restos óseos con la finalidad de darles una sepultura digna.

Desde ese momento se inició la investigación y documentación de estas muertes violentas por parte de D. Miguel Ángel Capapé Garro, en representación de Arico, y por la Dirección Arqueológica responsable de este proyecto compuesta por los arqueólogos e historiadores D. Francisco Javier Ortiz Lejarza y D. Francisco Javier Ruiz Ruiz (también representante de la Asociación Charata), trabajando en el marco que ofrece la Ley 52/2007, de fecha 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

Además de consultar diversa documentación como por ejemplo el Registro de Defunción, para la correcta localización del lugar de enterramiento de Saturnina Arbea Villacampa y Mariano Legarre Mínguez, cuentan con un valioso documento, consultado por D. Francisco Javier Ruiz Ruiz, miembro de la Dirección Arqueológica responsable del proyecto, en el Archivo del Juzgado Togado Militar Territorial 32º (Cuartel de San Fernando, Zaragoza), donde se detalla con toda precisión el lugar de inhumación de ambos cuerpos por orden del juez del Juzgado de Instrucción de Sos.

Además, teniendo en cuenta la evolución espacial del cementerio municipal de Sos que puede apreciarse en las fotografías aéreas de los años 1927, 1956 y 2009 (fuente: www.sitar.aragon.es), han podido establecer el área de enterramiento cerca a la esquina Noroeste del actual recinto funerario. De esta manera, se han cursado varias visitas al cementerio municipal de Sos d´o Rei Catolico por parte de la Dirección Arqueológica responsable del proyecto, junto a D. Miguel Ángel Capapé Garro en representación de Arico, con la finalidad de tomar medidas in situ y concretar el lugar lo más exactamente posible.

77 años después de estas muertes violentas el Estado sigue desatendiendo a sus ciudadanos

77 años después de la muerte violenta de Saturnina Arbea Villacampa, ni su hija Dña. Expectación Morchón Arbea, ni su bisnieta Dña. Asunción Jaro Morchón conocían el lugar exacto donde reposaba su madre y bisabuela. Ahora ya saben el lugar donde reposa, pero la falta de ayudas económicas puede impedir recuperar su cuerpo para darle una sepultura digna y así poder mitigar, al menos en parte, el dolor de su familia.

Mariano Legarre Mínguez, no estaba casado, no tuvo descendencia al ser cortada su vida en su juventud, pero también cuenta con familiares que quieren sacar sus restos del anonimato y de la tierra ilegítima donde reposan.

La Asociación Arico y la Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo se han propuesto recuperar los restos de Saturnina Arbea Villacampa y Mariano Legarre Mínguez, ayudando a sus familiares para darles una sepultura digna. Para ello cuentan con todos los recursos materiales (herramientas, vehículos, cámaras de fotografía y video), recursos humanos (voluntarios de las asociaciones y amigos que colaboran desinteresadamente), el equipo técnico formado por tres arqueólogos, un antropólogo forense y contando con el equipo técnico de Paleolab para la elaboración del informe antropológico y la catalogación de los objetos asociados a los restos, dispuestos a trabajar en el mes de agosto durante sus vacaciones.

Cuentan con todos los permisos necesarios (de los familiares, del ayuntamiento de Sos d´o Rei Catolico y de Patrimonio del Gobierno de Aragón) y llevan dos años trabajando en este proyecto, al que han destinado parte de su tiempo y de su esfuerzo de forma voluntaria y desinteresada. "Pero después de todo lo expuesto hay que contar que hay unos gastos ineludibles y que no podemos disponer, con todo esto resulta muy duro tener que decir a las familias que son ellos los que tienen que pagar todos los gastos para recuperar los restos de sus familiares" señalan.

"Sabemos y hay gente que nos lo recuerda, que no tenemos porque pagar algo que tenía que hacer el Estado, pero ¿entonces qué hacemos si el Estado se desentiende por completo de todas estas víctimas?" denuncian. Hay algunos familiares, como en este caso Dña. Expectación Morchón Arbea (con 91 años es la única hija viva de Saturnina), que ya les queda poco tiempo para poder ver cumplidos sus deseos de recuperar los restos de sus seres queridos.

77 años después de estas muertes violentas el Estado sigue desatendiendo a sus ciudadanos e incumpliendo la Ley 52/2007, de fecha 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura:

Artículo 11. Colaboración de las Administraciones públicas con los particulares para la localización e identificación de víctimas.

1. Las Administraciones públicas, en el marco de sus competencias, facilitarán a los descendientes directos de las víctimas que así lo soliciten las actividades de indagación, localización e identificación de las personas desaparecidas violentamente durante la Guerra Civil o la represión política posterior y cuyo paradero se ignore.

El año pasado fueron eliminadas por el PP las “subvenciones destinadas a actividades relacionadas con las víctimas de la guerra civil y del franquismo” que se otorgaban por parte del Ministerio de la Presidencia del Gobierno central. Ya con anterioridad el nuevo Gobierno aragonés del PP-PAR había eliminado las “subvenciones para proyectos dirigidos a la Recuperación de la Memoria Histórica de Aragón dentro del Proyecto Amarga Memoria”, aunque ni un céntimo de estas subvenciones se había dedicado a recuperar los miles de cuerpos que aún yacen en fosas comunes repartidas por la geografía aragonesa.

A pesar de todo han solicitado y les han sido denegadas una subvención al Ministerio de la Presidencia de Gobierno del Reino de España y otra a la Presidencia del Gobierno de Aragón, que desde esta institución fue remitida a la Dirección General de Patrimonio Cultural para que se hiciera cargo de su denegación.

Así pues, ante la falta de ayudas del actual “Estado del recortar” han tenido que recurrir a una campaña crowdfunding para pedir la colaboración, la solidaridad y el compromiso de los ciudadanos particulares.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies