Un tribunal marroquí condena a los líderes rifeños a veinte años de cárcel

Junto a Nasser a Zafzafi, Mustafa Ahamyik, Wasim al Bustati y Samir Ighir, han sido condenadas decenas de personas, en total 53 personas, por las protestas del Movimiento Popular del Rif Hirak que denunciaban el atraso económico del territorio, la falta de oportunidades de la juventud y la carencia de servicios públicos

Funeral de Mouhcine Fikri. Foto: Mohamed Mouha CC

Los cuatro principales líderes de las revueltas del Rif que se sucedieron entre 2016 y 2017 han sido condenados por el Tribunal de Apelación de Casablanca a veinte años de cárcel por “atentar contra la seguridad interna del Estado” y por otros delitos como “rebelión y participación en protestas ilegales”.

Durante todo el proceso Nasser a Zafzafi, Mustafa Ahamyik, Wasim al Bustati y Samir Ighir han denunciado la falta de derechos y el cuestionamiento de la motivación del mismo.

Junto a ellos, han sido condenadas varias decenas de personas (en total 53) con condenas entre 15 años (cuatro), 10 años (siete), cinco años (10), dos años (19), un año (uno) y un último condenado a una multa de 5.000 dirhams (unos 450 euros). Ninguna de las personas condenadas ha asistido a la lectura de la sentencia y ha sido un ujier el que ha transmitido la condena en el sótano del tribunal donde esperaban.

Según ha trasladado Naiz, uno de los abogados defensores, Mohamed Aghanach, ha confirmado que apelarán la sentencia. Por su parte, el representante del Estado marroquí ha asegurado que las penas han sido muy “leves”.

El asesinato de Fikri

El Movimiento Popular del Rif Hirak surgió a raíz del asesinato del pescador Mouhcine Fikri, de tan solo 31 años, en Alhucemas el pasado 28 de octubre, cuando fue triturado por un camión mientras desafiaba la confiscación de su pescado.

Las autoridades consideraban que su mercancía la había conseguido ilegalmente. El atraso económico del territorio, la falta de oportunidades de la juventud y la carencia de servicios públicos cristalizó tras producirse la muerte de este joven y miles de personas salieron a las calles para protestar por el abandono institucional.

La irrupción del que se convirtiría en el líder del movimiento, Zefzafi, en una mezquita durante un sermón del imán provocó una espiral de represión policial que llevó a la cárcel a cientos de personas y ahora concluye con las condenas de las 53 personas procesadas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies