Un policía confirma que el doctor Vela reconoció en 2014 que quemó los historiales de las adopciones irregulares

En su declaración durante la primera sesión, Eduardo Vela negó todos los delitos que se le imputan: sustracción de menores, suposición del parto, falsedad documental y detención ilegal. Por todos ellos se enfrenta a una pena de cárcel de 13 años.

bebés robados
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Este martes, en la sección séptima de la Audiencia de Madrid, ha arrancado la segunda sesión de la vista oral contra el doctor, Eduardo Vela (85 años), en la que se le imputan los delitos de sustracción de menores, suposición del parto, falsedad documental y detención ilegal. Por todos ellos se enfrenta a una pena de cárcel de 13 años. En su declaración durante la primera sesión, negó todos los delitos que se le imputan.

Sin embargo, durante esta segunda sesión, un policía que intervino en la investigación contra el doctor Eduardo Vela -juzgado por un supuesto caso de 'bebés robados-' ha afirmado que el ginecólogo le reconoció en 2014 durante una conversación telefónica que en la clínica San Ramón se quemaban los libros de registro de las adopciones irregulares, manifestando que detectaron indicios de que existía una trama encabezada por el médico ya retirado.

"Me comentó que las adopciones tenían dos fases. Una primera inicial en la que se mantenía la historia y, una segunda, en la que la ley vigente les obligaba a destruir todos los historiales", ha asegurado.

Posteriormente, ha advertido que había indicios de que existía una trama encabezada por Vela en la que se utilizaba a chicas de centros de acogida que no querían quedarse con su bebé. De estos centros, ha citado uno denominado 'Teresita'. Al parecer, se les mantenía en el centro con la obligación de entregar el bebé a cambio de alguna remuneración.

Cabe señalar que el testimonio de una periodista, que tendrá lugar a lo largo de este martes, resulta clave para sustentar una posible condena. La madre de Inés falleció en diciembre de 2016, a los 93 años. Su relato era fundamental, ya que sostenía que Vela le regaló a su hija. La mujer inscribió entonces a su niña adoptiva en el registro civil como si fuera su hija, firmando Vela un documento oficial de un parto que nunca sucedió. En el juicio, no reconoció su rúbrica.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies