Un oro que se paga con la vida de las y los habitantes de Cajamarca

La gravedad de la situación, apunto de derivar en un enfrentamiento en toda regla, es bien conocida en la región de Cajamarca. Tanto en el Departamento de Madre de Dios en la Amazonía peruana como en la región de Cajamarca  en el norte del país, se explotan numerosas minas de oro a cielo abierto que son altamente contaminantes para el territorio y sus habitantes. La extracción de este preciado mineral  ha desatado un grave conflicto en Cajamarca, donde se han registrado numerosos enfrentamientos entre la policía y los habitantes, siendo reprimidas de forma violenta las protestas de los grupos ambientalistas …

Marcha del Agua de los y las indigenas en Lima. Foto: Maribel Rondón
Marcha del Agua de los y las indigenas en Lima. Foto: Maribel Rondón

La gravedad de la situación, apunto de derivar en un enfrentamiento en toda regla, es bien conocida en la región de Cajamarca. Tanto en el Departamento de Madre de Dios en la Amazonía peruana como en la región de Cajamarca  en el norte del país, se explotan numerosas minas de oro a cielo abierto que son altamente contaminantes para el territorio y sus habitantes.

La extracción de este preciado mineral  ha desatado un grave conflicto en Cajamarca, donde se han registrado numerosos enfrentamientos entre la policía y los habitantes, siendo reprimidas de forma violenta las protestas de los grupos ambientalistas y las comunidades indígenas que defienden su territorio.

Desde hace meses,  se suceden las protestas contra  la mina de oro a cielo abierto, Yanacocha, propiedad  de la empresa canadiense Newton Mining Company. Esta explotación minera utiliza mercurio  para  la extracción del oro, poniendo en peligro la vida de los habitantes de Cajamarca  al contaminar  con este metal el agua de boca, la que utilizan para regar sus campos o dar de beber a sus animales.

La minera Yanacocha ha transformado un entorno de fértiles campiñas en un gran agujero a cielo abierto. Unas enormes fauces que igual se tragan campos de labranza, árboles o casitas que expulsan derrames de mercurio como el sucedido en la localidad de Choropampa cuyos habitantes quedaron gravemente afectados de por vida sin recibir una indemnización.

Pero los cajamarqueños no están dispuestos a que su departamento sucumba entre la contaminación y un elevado índice de inseguridad. Y por eso desde hace meses  se hacen oír mediante multitudinarias marchas pacíficas que son reprimidas violentamente por el ejército y la policía peruana. El resultado hasta la fecha ha sido de 5  muertos, numerosos heridos y la arbitraria detención hace unas semana de Marcos Arana, ex sacerdote, uno de sus más conocido líder y presidente del Frente de Defensa de Cajamarca.

Como ya es práctica  común en este y otros conflictos en los que se enfrentan indígenas y empresas mineras, allá donde la policía o el ejército no pueden actuar, lo hacen los matones y sicarios contratados por las empresas que explotan los yacimientos.

En la noticia que os remitimos publicada por el diario La República, se da cuenta de la captura de uno de ellos, contratado para asesinar a otro de los líderes de este movimiento, el Presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos.

Nuestros compañeros ya se desplazaron a esta región el pasado mayo. En aquella ocasión lo hicieron acompañando a Pedro Arrojo, premio Goldman de Ecología y otros destacados defensores de los derechos humanos y ecologistas. Su misión, igual que ahora, fue vigilar el estricto cumplimiento de lo acordado por el gobierno de Ollanta Humala y con su presencia garantizar la vida de los participantes en la "Marcha del Agua" que desde diferentes puntos del país y destino a la capital Lima, realizaron indígenas afectados por la extracción de minerales en sus comunidades.

La extracción de oro se ha convertido para los indígenas en una fuente de conflictos permanente. Estamos ante una nueva  "fiebre del oro", que como antaño sucediera en el salvaje oeste americano, arrasa decenas de miles de hectáreas en zonas hasta hace bien poco declaradas como territorio protegido.

Las minas de oro a cielo abierto tanto en Cajamarca como en la Amazonía peruana, además de conflictos y enfrentamientos comportan  la deforestación de la selva o la campiña, -convertidas en un desierto horadado por centenares de hoyos de descomunal tamaño-, la contaminación de sus aguas y la expulsión de sus tierras de sus legales propietarios los indígenas.

Nada de esto sucedería si el gobierno peruano defendiera los derecho ancestrales de los indígenas sobre la tierra en vez de plegarse al recurso fácil de vender esa tierra y los derechos de explotación de los yacimientos auríferos a compañías extranjeras sin escrúpulos que a cambio de los millones de dólares en impuestos  que van al Estado Peruano, contaminan las tierras, arrasan el terreno, enferman a los habitantes y dejan poco dinero para los verdaderos afectados en los lugares donde se instalan.

Maribel Martínez | Para AraInfo

Nota: Noticia remitida por compañeros y compañeras de Ecologistas en Acción de Zaragoza, desplazados a la zona para garantizar con su presencia que se respeten los derechos humanos de los indígenas, habitantes de las lagunas de Conga-Cajamarca en Perú.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies