Ecología

Un informe concluye que toda la población aragonesa ha respirado aire contaminado por ozono en 2019

Así se desprende de un informe realizado por Ecologistas en Acción, quienes recuerdan que el Gobierno de Aragón “sigue sin adoptar medidas eficaces” sobre el transporte, la industria y la ganadería industrial o intensiva “que eviten los episodios puntuales y reduzcan los niveles de fondo”
| 23 octubre, 2019 07.10
Un informe concluye que toda la población aragonesa ha respirado aire contaminado por ozono en 2019
Zaragoza. Foto: Iker Gonzáez Izagirre.

Los 1,3 millones de habitantes de Aragón han respirado aire contaminado por ozono durante el verano de 2019. El Informe anual sobre la Contaminación por Ozono de Ecologistas en Acción concluye que la totalidad de la población y del territorio aragonés han estado un año más expuestos a unos niveles insalubres de este contaminante. Los repuntes del tráfico, la actividad industrial, la navegación marítima y aérea internacional o la ganadería intensiva, se encuentran entre las causas de un problema que afecta de manera estructural a la salud y el medio ambiente, agravado por el cambio climático.

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2019 en 480 estaciones oficiales de medición de ozono repartidas por todos los territorios del Estado español, entre ellas 24 situadas en Aragón.

En lo que respecta a Aragón, entre sus principales conclusiones, destacan que el ozono troposférico sigue siendo el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio. Durante 2019 sus niveles han aumentado, sobre todo en la ciudad de Zaragoza, coincidiendo con las mayores temperaturas registradas en el Valle del Ebro.

El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia el valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de acuerdo al cual el aire contaminado por ozono ha afectado en 2019 a la totalidad de la población y del territorio aragonés.

Si se considera el valor objetivo establecido por la normativa, más laxo que la recomendación de la OMS, no habría población que respira aire contaminado por encima del estándar legal, si bien por primera vez en Aragón desde 2015, según los datos disponibles, una estación lo habría superado en el trienio 2017-2019: la de la central térmica de Castelnou, en el Valle del Ebro.

Coincidiendo con la ola de calor de finales de junio, por primera vez desde 2006 se han registrado tres superaciones del umbral de información a la población, en las estaciones de Uesca y Torrelisa, frente a las que el Gobierno de Aragón se ha limitado a difundir un aviso rutinario.

El repunte en la quema combustibles fósiles, causa del aumento de la contaminación por ozono

El ozono es un contaminante muy complejo, que no tiene una fuente humana directa sino que se forma en la superficie terrestre en presencia de radiación solar por la combinación de otros contaminantes denominados precursores, emitidos por el transporte (en especial los vehículos diésel), las centrales termoeléctricas, ciertas actividades industriales o la ganadería intensiva. Se trata por tanto de un contaminante secundario que durante el verano afecta sobre todo a las áreas suburbanas y rurales influenciadas por la contaminación urbana e industrial.

«El aumento de la contaminación por ozono en 2019 es consecuencia en primera instancia del repunte en la quema combustibles fósiles que está acompañando al nuevo ciclo económico, agravada por el aumento de las temperaturas resultado del cambio climático. La contaminación generada desde la ciudad de Zaragoza, las autovías y autopistas del valle del Ebro y la Central Térmica de Andorra-Teruel se extiende por el territorio afectando a zonas más alejadas y rurales en la forma de ozono troposférico», señalan desde Ecologistas en Acción.

Por ello, y según recalcan, la contaminación por ozono debe abordarse como un problema sanitario de primer orden. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, causa cada año entre 1.500 y 1.800 muertes en el Estado español. Las personas más afectadas son las niñas y niños, las personas mayores, las mujeres embarazadas y quienes padecen enfermedades cardiorrespiratorias crónicas.

La información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas «no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema»

«El coste sanitario y laboral de la contaminación por ozono fue de 5.000 millones de euros en 2013, un 0,33% del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales», reconocen desde la organización ecologista.

Sin embargo, aseveran que la información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas «no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema». «La página Web de calidad del aire autonómica sólo ofrece datos en tiempo real de la última hora y no publica ningún dato de cuatro estaciones de las Centrales Térmicas de Andorra y de Caspe. Resulta elemental por ello que el Gobierno de Aragón se esfuerce por mejorar la información de la calidad del aire en su Comunidad».

Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente. «Pero, en el caso del ozono, el Gobierno de Aragón sigue sin elaborarlos, en todas las zonas donde resultan preceptivos. Se trata de una negligencia que está poniendo en peligro la salud de un cuarto de millón de aragoneses en el Valle del Ebro», afirman.

Ecologistas en Acción ha solicitado «reiteradamente» al Gobierno de Aragón la adopción «urgente» de estos planes, habiendo recibido una respuesta negativa que la organización ambiental ha recurrido en vía administrativa con la finalidad de que las autoridades territoriales cumplan con sus obligaciones legales en materia de calidad del aire.

Un protocolo de actuación «pendiente de aprobación» “sine die” en Zaragoza

Pocas ciudades cuentan con protocolos de actuación frente a las puntas de contaminación por ozono. De hecho, recomiendan desde Ecologistas que el «comprometido y aún pendiente de aprobación “sine die” en Zaragoza» debería contemplar medidas de limitación del tráfico en episodios como el de la ola de la última semana de junio, «cuando mientras las grandes ciudades francesas restringían el tráfico las españolas se limitaban a informar rutinariamente a la población sensible».

Al ostensible aumento del nivel de ozono este año en la estación suburbana de Jaime Ferrán, se une el hecho de que otras cuatro estaciones de la red municipal de control (más de la mitad, por tanto) no han registrado porcentajes de captura de datos que satisfagan el mínimo establecido por la normativa, por lo que el margen de mejora del ayuntamiento es aún «notable».

«Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire por ozono en Aragón son la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficiencia energética y el cierre de las centrales térmicas de carbón (Andorra-Teruel). También es necesario penalizar fiscalmente a los vehículos diésel y una moratoria para las nuevas grandes explotaciones ganaderas intensivas».

23 octubre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR