#26J  Altavoz

Un gobierno no justifica el trilerismo político

En estos momentos una buena parte del debate político se centra en si habrá Gobierno o una nueva cita electoral. Parto de la premisa de que, bajo ningún concepto, quiero unas nuevas elecciones. Tampoco quiero que gobiernen Rajoy y el PP y, por supuesto, respeto el resultado electoral del pasado 26J
| 13 julio, 2016 12.07
Un gobierno no justifica el trilerismo político
Adolfo Barrena.

Mantengo, es la coherencia de la izquierda, que hay que intentar un gobierno de cambio y de progreso. Ese es el mensaje público que dimos en campaña, ese es el compromiso adquirido con la ciudadanía. Esa es nuestra posición.

Ya se ha producido la primera cita de Rajoy con los diferentes partidos y ya estamos viendo la estrategia. El PP, con el respaldo de sus 137 diputados y diputadas, dice que tiene derecho a gobernar. No entro en si se tiene derecho o no a gobernar para hacer las políticas que hacen, ese es otro debate más profundo que requiere más tiempo y más espacio. Debato sobre la forma en la que el PP puede gobernar.

Dado que no tiene mayoría absoluta necesita, o bien sumar escaños para alcanzarla, o bien conseguir que, en la segunda votación haya más síes que noes. Las matemáticas le llevan a esa segunda opción. Hasta aquí todo normal.

Un inciso para recordar lo que es el trilerismo. Viene de la palabra “trile” que es el juego ese de las bolitas. El trilero mueve rápidamente sus manos y los vasos opacos esconden donde está la bolita. En general este juego es para engañar y cuenta con cómplices que ayudan al engaño. Se acepta que el “trilerismo” es el arte de engañar.

Un Gobierno, es decir, el órgano democrático que va a gestionar el estado y las cuestiones que afectan a la ciudadanía, debe ser resultado de un proceso limpio en el que nunca cabe el engaño.

El Gobierno debe salir con los votos correspondientes de los diputados y diputadas que, en función de la campaña electoral, y de los compromisos adquiridos, han obtenido los escaños correspondientes.

Aquí es donde, si no se mantienen las posiciones defendidas y hechas públicas para pedir el voto ciudadano, se puede caer en el trilerismo político.

El PP, más allá de promesas que no cumple (lo que es una forma clara de trilerismo político), siempre ha dicho que quería gobernar y que quería hacerlo para seguir con las políticas que, según el PP, llevan a este país por la senda adecuada. Otra cosa es que, como no ha conseguido mayoría absoluta, necesita apoyos y los busca.

Aquí entra Ciudadanos que durante toda la campaña ha dicho, y repetido hasta la saciedad, que bajo ningún concepto, ni por acción ni por omisión, apoyaría un Gobierno presidido por Mariano Rajoy. Los vasos, por seguir con el ejemplo del trile, son el Sí, el No o la Abstención. Durante toda la campaña la bolita de Ciudadanos estuvo en el vaso del No pero el Sr. Rivera hace que la bolita aparezca en el de la Abstención lo que es un apoyo, es verdad que pasivo, a la investidura de Rajoy. No vale el “ataque de responsabilidad” que invoca para que no haya otras elecciones. Como señalaré más abajo hay otra forma de evitarlas.

Llega el PSOE y, tras estar toda la campaña diciendo que quiere gobernar, dice ahora que la ciudadanía le ha dicho que esté en la oposición y que ahí se quedan. Uno, en su pequeño conocimiento de estas cosas, piensa que si has decidido quedarte en la oposición es porque reconoces el gobierno del otro. Es decir, que asumes que va a gobernar el PP o, lo que es lo mismo, que no vas a hacer nada para que eso no sea así. En esa dirección van las declaraciones de ayer de Pedro Sánchez que, con otro ataque de responsabilidad y el de una parte de sus barones, empieza a decir que PP, de entrada No (como me recuerda esto aquello de la OTAN) pero que no nos podemos permitir otras elecciones. La bolita ya no está tan claro que esté en el No.

Unidos Podemos mantiene lo que siempre dijo. La bolita no ha cambiado de vaso. Queremos un Gobierno de Cambio y de Progreso, queremos sacar al PP del Gobierno.

¿Pero, es posible?, se pregunta la gente y muchos y muchas tertulianas. El sistema ya se ha lanzado a decir que, por responsabilidad, hay que tener gobierno y que es el más votado, el PP, quien debe encabezarlo. Pero hay otra posibilidad, difícil, no lo niego, pero no estamos condenados y condenadas a un nuevo gobierno del PP.

Unos datos numéricos. En estos momentos, por primera vez en toda la etapa democrática que ha seguido al franquismo, hay un grupo de 71 diputados y diputadas que se enfrenta al bipartidismo. Es el bipartidismo, PP-PSOE, el que pierde actas y el que, aún sin ser derrotado, sale más debilitado. Tanto que, si lo comparamos con el resultado de 2011 (los del 20 D de 2015 no permitieron formar gobierno) vemos la evidencia. La pasada legislatura el PP tuvo 186 diputados y diputadas (10 más que la mayoría absoluta) y ahora tiene 137 y aunque le sumáramos los 32 de C`s la suma da 169 (a 7 de la mayoría absoluta. Si miramos los del PSOE vemos que en 2011 tuvo 110 y ahora se ha quedado en 85 (aunque estén contentos porque no son la tercera fuerza política). Si vamos a la suma de la izquierda vemos que en 2011 estaban los 11 de la Izquierda Plural, los 7 de Amaiur, los 3 de ERC y 1 de Compromis. En total 22. Hoy están los 71 de Unidos Podemos, los 9 de ERC y los 2 de Bildu. En total 82. Por eso, desde el punto de vista cuantitativo, situamos la evidencia de que, a pesar de todo, la izquierda avanza aunque de manera insuficiente.

Es evidente que, con estos datos, hay una alternativa que, por responsabilidad, habría que intentar. Un Gobierno de cambio al que se puede llegar con la suma de la izquierda y el PSOE. Aquí, en esta hipótesis, el trilerismo no existe. Unidos Podemos dice y mantiene lo que siempre ha dicho, Ciudadanos puede abstenerse con lo que cumple también su programa, el PSOE resuelve su dilema porque se compromete con el cambio (recuerden su Si al cambio) y, es evidente, la ciudadanía vería mejor reflejado su voto.

Es posible evitar un nuevo gobierno del PP. Sería imperdonable que no lo intentáramos. Tiempo, no mucho, tenemos de ver si se opta por el trile o por abrir la puerta al cambio que necesitamos

13 julio, 2016

Autor/Autora

Maestro jubilado. @ABarrenaIU


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR