Un año de gobierno sin vocación estratégica

Recientemente, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Teruel, el señor Ramón Fuertes, y la alcaldesa Emma Buj, hacían balance del primer año de legislatura, hablando en nombre del equipo de gobierno conformado por Partido Popular y Ciudadanos. En su valoración del año trascurrido desde que las dos fuerzas de la derecha acordasen formar un gobierno de coalición, destacaban que habían conseguido dejar de lado “los intereses partidistas” y haber puesto por delante el “interés general”, destacando el “entendimiento” y reivindicando el trabajo realizado como “fructífero”. Pero para nosotras, las personas que formamos parte de Espacio Municipalista, la realidad …

esta imagen del ayuntamiento de teruel ha sido empleada para otras noticias sobre residuos o accidentes
Ayuntamiento de Teruel.

Recientemente, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Teruel, el señor Ramón Fuertes, y la alcaldesa Emma Buj, hacían balance del primer año de legislatura, hablando en nombre del equipo de gobierno conformado por Partido Popular y Ciudadanos.

En su valoración del año trascurrido desde que las dos fuerzas de la derecha acordasen formar un gobierno de coalición, destacaban que habían conseguido dejar de lado “los intereses partidistas” y haber puesto por delante el “interés general”, destacando el “entendimiento” y reivindicando el trabajo realizado como “fructífero”. Pero para nosotras, las personas que formamos parte de Espacio Municipalista, la realidad es bien distinta.

Ha pasado un año de legislatura marcado por la pandemia, que sin duda ha afectado a los planes ya no de este gobierno, sino del conjunto de instituciones, fuerzas políticas y gobiernos en general. Con todo, no se puede ocultar la falta de un proyecto común entre Partido Popular y Ciudadanos.

La grave crisis sanitaria tampoco ha podido ocultar la falta de capacidad de gestión y cualificación de Ciudadanos para gestionar dos áreas tan importantes en estos momentos como son Servicios Sociales y el fomento de la Economía Local.

Afortunadamente para la ciudad, la magnitud e impacto del Covid-19, le ha servido al gobierno para no estar solo y contar con el respaldo más o menos “leal” de las demás fuerzas políticas. La respuesta ha sido prudente, se han adoptado medidas a tiempo y podemos afirmar que la gestión inmediata de la crisis sanitaria ha sido satisfactoria. Nuestra línea ha sido la de la crítica proactiva, llevando a los órganos de la institución iniciativas que bajo nuestro punto de vista son capitales para el progreso de la ciudad y el bienestar de sus gentes.

Durante estos meses de estado de alarma hemos presentado iniciativas centradas en aunar el plano económico de la ciudad con la cobertura social de las capas de la población más vulnerables, y seguiremos haciéndolo, prestando todos nuestros saberes y esfuerzo para que el gobierno de la ciudad tome las decisiones correctas.

El refuerzo estructural en acción social con la previsión de construir un Centro Municipal de Servicios Sociales y un Centro Sociolaboral donde trabajar con los sectores excluidos o vulnerables, la promoción de la economía circular que genere unas relaciones locales más sociales y solidarias, políticas públicas de vivienda con la articulación de un banco de vivienda para el alquiler social, la restauración completa de la iglesia de San Miguel para poner en marcha un Centro Cultural o la constitución del Consejo Sectorial de Servicios Sociales son algunas de las propuestas lanzadas por Espacio Municipalista y que deberían ser prioritarias para cualquier gobierno que establezca el bienestar de la gente como una prioridad.

El gobierno compartido por Partido Popular y Ciudadanos se vende así mismo como “resolutivo”, pero la realidad es que meramente se trata de una alianza con un denominador común: la defensa de sus intereses de clase explicitada en la rebaja fiscal y un reparto de áreas sin una visión compartida.

La falta de iniciativas de ciudad, como puedan ser el diseño y planificación de infraestructuras sociales y culturales que mejoren la vida de la gente, son muestra de que la inercia es quien guía este gobierno. El Teruel de hoy tiene unas carencias estructurales en estas y otras instalaciones, y sin embargo este gobierno que presume de ser “resolutivo” no ha planteado un debate social y político para corregir estas deficiencias. No se aborda la necesaria construcción de un centro municipal de servicios sociales, donde atender en condiciones a las personas que necesitan un especial cuidado, o de un centro sociolaboral donde desarrollar talleres de empleo, escuelas taller o acciones formativas para la integración y búsqueda de las cohesión social. Tampoco habla este gobierno de cómo, cuándo y dónde desplegar la red de centros cívicos y culturales.

La mera suma de obras ejecutadas, o el elevado importe de las mismas, no constituyen un proyecto de gobierno, y aun menos cuando son acciones no planificadas en la presente legislatura, sino de anteriores no ejecutadas como todas las contempladas por el programa EDUSI. La realidad es que este gobierno ha puesto en marcha pocos proyectos nuevos, casi todos relacionados con el mantenimiento de calles e infraestructuras, y las realizan a golpe de improvisación o cuando se recibe la subvención de un tercero. El gran proyecto de esta legislatura, la nueva piscina climatizada, con una gestión polémica, está parada sine díe.

Partido Popular y Ciudadanos no tienen un proyecto de ciudad compartido, lo que se traduce en poca y lenta gestión que no mejora el funcionamiento del Ayuntamiento. No se puede vender como gestión de esta legislatura la firma de un convenio con la DGA para la revisión del PGOU cuando se llevan años de retraso y es la propia inercia o necesidad quien lo saca adelante. Tampoco el proyecto del antiguo COAM, que viene acumulando retrasos de la pasada legislatura. Eso sí, el Partido Popular no quiere compartir méritos con Ciudadanos respecto a las obras del Asilo de San Julián.

A las obras y proyectos de integración social contemplados en el EDUSI y que todavía están pendientes incluso de tramitación municipal, se le suman los proyectos contemplados por el pacto de gobierno. Auditorio y Cuartel de Policía Local no tienen fecha de ejecución. Quizá la crisis social y económica haya hecho reflexionar a la alcaldesa Emma Buj sobre el calendario y urgencia de proyectos pendientes… Como se dijera en la pasada legislatura: hay a alguien que “le viene grande el EDUSI”, o le importan muy poco los derechos sociales a los responsables directos de este servicio.

Gobernar no consiste en ejecutar más o menos obras. Gobernar es establecer prioridades que atiendan a las demandas y necesidades ciudadanas. La relevancia social de los proyectos que se ponen en marcha es lo que define a un gobierno y sus políticas. Se trata de tener una agenda propia una vez sean identificados los ejes de intervención. La improvisación y el corto plazo es todo lo contrario a gobernar, y parece que esta es la marca de la casa.

En temas relacionados con la promoción económica van a rebufo de la CEOE y organizaciones patronales, sin plantear ninguna medida propia para el impulso de un modelo económico alternativo que promueva cambios estructurales en la economía local y avance en lo circular, tan importante en esta nueva época.

Nuestra oposición se ha caracterizado por la realización constante de propuestas, orientadas todas ellas a la mejora de la vida de la gente y a aportar, tratando de enriquecer, la vida política municipal. Es ahí donde nos encontraremos siempre, en la acción propositiva, intentando construir una agenda de prioridades para la ciudad de Teruel.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies