Tres victorias y una derrota: buen parcial de inicio para empezar a jugar en Europa

No tiene nada que ver empezar la Champions League con un 3-1 de parcial que con un 2-2 y más si esas dos derrotas se hubieran producido en sendos últimos desplazamientos, de eso no hay duda

Foto: @BasketZaragoza

La temporada ha empezado bien numéricamente para Basket Zaragoza en la liga ACB, pero no del todo en cuanto a sensaciones y buen juego. Este va a ser un año complicado, largo y cargado de expectativas, y está todo por hacer. En todo caso, los rojillos aparecen ya en la parte alta de la clasificación tras sumar este sábado en Sevilla la tercera victoria de cuatro posibles. No es un mal parcial para iniciar este miércoles (20.00) su nueva aventura europea en Bonn.

Tres victorias y una derrota en una secuencia de tres partidos fuera de casa y sólo uno ante su afición son, sin duda, buenos números. Y también si tenemos en cuenta los rivales: salvo Betis, que sin duda pasará problemas, los otros son de los que pueden poner las cosas difíciles: Gran Canaria (victoria inaugural a domicilio), Obradoiro (de nuevo victoria) y Murcia (derrota contundente). Sin embargo, el inicio fulgurante de los primeros partidos sumados a una pretemporada ilusionante se ha frenado ligeramente con los últimos dos choques, que han deparado derrota en Murcia y una victoria por la mínima en Sevilla (69-71).

Si analizamos lo más inmediato, lo del último fin de semana, la cosa se las trae: Zaragoza logró vencer a base de triples y remontar 16 puntos en contra en uno de los peores días en ataque se recuerdan, con tan sólo 41 puntos anotados en los tres primeros cuartos y porcentajes para olvidar. En el último cuarto, eso sí, hay que alabar el coraje de un grupo comprometido, al estilo del año anterior, y el acierto en ataque de un inmenso Robin Benzing, además del triple ganador de Rodrigo San Miguel. Fisac puso en cancha a sus dos bases aragoneses, exigió mayor intensidad en defensa, zona incluida, y consiguió que sus hombres cerrasen un poco el rebote. Y poco más bastó a este equipo para dar la vuelta a un choque aparentemente imposible frente a un rival menor.

Dos competiciones

No tiene nada que ver empezar la Champions League con un 3-1 de parcial que con un 2-2 y más si esas dos derrotas se hubieran producido en sendos últimos desplazamientos, de eso no hay duda. Pero lo duro empieza ahora, con encuentros entre semana y viajes eternos por el continente, y esta plantilla, por ahora sin Seibutis, deberá demostrar que está preparada para afrontar dos competiciones con garantías.

Murcia fue el día del desengaño, de bajar de una nube a la que nos había llevado ver a este equipo vencer en Gran Canaria, dominar en casa a un siempre peligroso Obradoiro y -ya queda lejos- ganar a un Real Madrid plagado de juveniles.

Pero este grupo tiene que trabajar, y mucho, para mantener el nivel o al menos intentarlo, algo que le exigirán propios y extraños después del año pasado. Hemos visto minutos de enorme intensidad defensiva combinados con pájaras considerables, ataques rápidos en transición y pases de calidad y otros episodios para olvidar. Lo normal en cualquier comienzo. Por el momento, hay algunos de los nuevos que ya han llegado, sobre todo Benzing o Rodrigo; y otros apenas han dejado entrever lo que se espera de ellos.

Esto no ha hecho más que empezar.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies