Towanda ante el Día Mundial contra las Fobias a la Diversidad Sexual: transfobia, lesbofobia, homofobia o bifobia

Las fobias a la diversidad sexual no son una cuestión de países “atrasados”. En primer lugar, porque su presencia en países del sur responde fundamentalmente a la exportación de valores heteropatriarcales desde el ahora llamado primer mundo durante procesos coloniales que han durado siglos. Pero sobre todo porque su vigencia aquí es tremendamente actual. Los suicidios entre jóvenes fuera de la norma heterosexual siguen siendo el triple que entre la población joven general, lo que tiene mucho que ver con que más de la mitad del acoso escolar esté relacionado con transfobia, lesbofobia, homofobia o bifobia. Fobias todas que tienen …

towandaLas fobias a la diversidad sexual no son una cuestión de países “atrasados”. En primer lugar, porque su presencia en países del sur responde fundamentalmente a la exportación de valores heteropatriarcales desde el ahora llamado primer mundo durante procesos coloniales que han durado siglos. Pero sobre todo porque su vigencia aquí es tremendamente actual.

Los suicidios entre jóvenes fuera de la norma heterosexual siguen siendo el triple que entre la población joven general, lo que tiene mucho que ver con que más de la mitad del acoso escolar esté relacionado con transfobia, lesbofobia, homofobia o bifobia. Fobias todas que tienen un perfecto encaje en un sistema escolar basado en un rígido binarismo que asigna conductas, roles y aspecto a dos géneros marcados e inmutables. Un sistema donde la educación afectivosexual en la diversidad brilla por su ausencia, pese a que el conjunto de los modelos familiares fuera de la “pareja heterosexual tradicional y española” hace tiempo que dejaron de ser excepcionales.

Pero también son expresiones de esas fobias persistentes empeños como el de fundamentalistas católicos que pretenden crear un “matrimonio segregado” limitado a heterosexuales e imposibilitado legalmente de disolución. Una metáfora perfecta de la visión de las personas como seres inmutables encajados en roles de género y sexualidades inmutables que algunos querrían reforzar aun mas mediante jaulas legales.

Unas y otras expresiones de estas fobias se refuerzan en una situación en la que cualquier discriminación, cualquier segmentación de la ciudadanía en categorías, aunque sea jaleada desde posiciones fascistas, es aprovechada por la oleada neoliberal para expulsar a más y más personas de los sistemas públicos de educación, sanidad o acción social . Así se culpabiliza a migrantes y a “diferentes” de los déficits en los recursos públicos contra toda evidencia, como cuando se argumenta desde la “naturalidad” para expulsar a las lesbianas de los procesos de reproducción asistida en la sanidad pública, cuando la mera existencia de los procesos de reproducción asistida es en sí misma una demostración de que sea cual sea la orientación sexual de las familias, la reproducción es siempre “asistida” de una manera u otra en nuestra sociedad.

Las fobias a la diversidad sexual sí son una muestra del “atraso”, pero de nuestra propia sociedad en cuanto que mide lo susceptible de ser odiado no en función de la libertad de todas las personas y del bien común, sino en función de unos pocos a los que viene muy bien que entre las de abajo medre el odio para que no actúen contra quienes les roban sus recursos y derechos a diario.

Desde Towanda llamamos a la desactivación de la transfobia, la lesbofobia, la homofobia y la bifobia, pero también a la profunda transformación del sistema social y político que las hacen posibles y útiles para el poder.

Colectivo Towanda| Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies