Tako: “Nos hemos caracterizado por no repetir fórmulas y por avanzar siempre”

Tako, ese nombre que no significaba nada, que no estaba en el diccionario, que nada decía, que tan solo encarnaba lo que eran ellos, un nombre que no existía, un significante vacío que con el tiempo ha adquirido pleno significado, pasando al imaginario colectivo aragonés como el nombre de una de las bandas más reconocidas del rock de esta tierra

Imagen: Tako.

El pasado 3 de septiembre publicaron “Ayer, hoy, por siempre”, una antología en doble vinilo y CD, de 20 temas, más dos canciones nuevas como adelanto de su próximo disco de estudio. Un disco que publican en homenaje a su antiguo batería y manager, Pedro Segura. Un repaso necesario a la carrera andada junto a Pedro, que se presentará a lo grande el día 12 de septiembre en la Plaza de Toros de Exeya, y donde estarán acompañados de artistas como Kutxi Romero o Aurora Beltrán.

Hablamos con Mariano Gil “Rones” guitarra, vocalista y alma mater de Tako, un tipo sencillo, agradable, tranquilo de mente inquieta, que escucha desde Blackberry Smoke o los Raconteurs hasta The Jades Hearts Club, pasando por Biffy Clyro o Ghosts, el último disco de Springsteen. Un amante del rock and roll y de sus Cinco Villas que le vieron nacer, el lugar donde crea y desde el cual ve el mundo.

¿Por qué ahora este disco recopilatorio de Tako?

La idea, más que un disco recopilatorio, era hacer una antología elegida por nosotros mismos, que hasta ahora ha habido algún connato de recopilación, muy antiguo, pero fueron cosas todo de las compañías discográficas. El caso es que esta vez, como falleció nuestro primer batería Pedro Segura, decidimos hacer como un impasse, una parada en un área de descanso para mirar hacia atrás. Dijimos, venga ¿por qué no hacemos una antología? Nos salían un paquetón de canciones, pero claro, la compañía nos dijo, a ver, en cada vinilo caben 22 minutos, o sea, si metemos más, el último tema puede ser el infierno… Entonces dijimos, venga, vamos a reducir, y ya, reduciendo y reduciendo, al final hemos conseguido hacer esta antología que lleva veintidós temas más dos de adelanto. Necesitábamos esta antología también como homenaje a Pedro y tener ese detalle de ver, en retrospectiva, lo que habíamos hecho, porque hasta la fecha, pues Pedro siempre estuvo, aunque no fue de batería, pero siempre estuvo con nosotros en labores de la banda.

Supongo que el proceso de elección de los temas no habrá sido nada fácil.

Pues ha sido muy jodido, porque al final tenías que simplificar mucho. Era imposible que en 22 temas acertáramos con todo el mundo. Entonces dijimos, se trata de que cada uno ponga los suyos y luego los consensuemos entre nosotros. Daba rabia que los temas que no son singles se fueran quedando perdidos por ahí, por eso elegimos temas que habitualmente no están, excepto “Carpintero de condenas”, que está por la importancia que tuvo para nosotros, y “A las puertas del deseo”, que son los de siempre, un poco los tres o cuatro primeros del disco. Aunque al final, en estas historias, los temas que se quedan en cada uno son de momentos, a cada uno le pilla en una época que le gusta, y luego ya lo guarda con un recuerdo especial, más que si es mejor o peor tema.

Cierto, a mí los tres últimos discos, especialmente “Hilo de Cobre”, me parecen discazos, lo mejor de Tako, aunque los primeros sean como los más míticos, los que dices que se guardan con un recuerdo especial.

No tienen nada que ver, afortunadamente. Nosotros siempre nos hemos caracterizado por no repetir fórmulas y por avanzar siempre, y cambiar sonidos, y eso es lo que nos hace seguir para adelante, si no sería un coñazo esto, si estuviéramos haciendo lo mismo de hace 30 años.

¿Qué aporta este disco a la carrera de Tako?

Creo que era necesario tener una especie de muestrario de verdad, del que estuviésemos convencidos. Y para que alguien que no conociese la banda, y se preguntara qué es Tako, poder decirle, pues mira esto y esto. Es una especie de resumen de lo que somos, un currículum reducido para no volverse loco. Están el principio de la banda, el ayer, el hoy, que podría ser hasta “Hilo de cobre”, y está el mañana, que serán las dos canciones que vienen del próximo disco.

Los dos temas nuevos, ¿es algo así como decir: "mira, hacemos una antología, pero metemos dos temas nuevos, estamos aquí con vistas al futuro y vamos a sacar un disco nuevo"?

Correcto. Era decir, hacemos una antología, pero no porque no tengamos nada que ofrecer, sino porque nos parece que deberíamos de hacerla en homenaje a Pedro y para decir un hasta aquí y continuamos, pero os anunciamos ya que tenemos dos temas, que están ya los otros escritos, y que los vamos a grabar inmediatamente en invierno. Esa es la idea si nada se tuerce. Y entonces que para el año siguiente habrá un disco nuevo, que no adelantamos título, y que estarán esas dos canciones y ocho más.

¿Seguirá el camino abierto por “Hilo de Cobre”? Mira que será difícil superarlo…

Bueno, va a ser diferente. El enfoque ya es un poco diferente, porque la producción quizá será más americana, en el sentido de más abierta, como más amplia. El próximo será también rockero, pero quizás suene un poco más acústico, no tan ácido, en vez de irnos a Green Day, pues nos iríamos a un rollo más Blackberry Smoke, no tan sureño, pero sí ese rollo más abierto.

Después de este resumen, de esta antología, seguro que muchos fans echan la vista a la historia de Tako y verán que no se han incluido temas de todos los discos, o que faltan algunos de los que consideran fundamentales.

Sí, no hay temas del “No son horas de pescar” y del “Donde el viento nos lleve” porque hemos creído que los temas incluidos eran mejor que los otros, no por otra cosa. Que luego también las producciones de esos dos discos, son producciones un poco pobrecicas, incluso te metería ahí a Jaque, lo que pasa que Dani Alcover remezcló “Que no daría.”

Y muchos temas que seguro que los fans quisquillosos echan en falta…

Inevitablemente se iban a quedar un montón de temas fuera, que iba a decir la gente, ¿y este tema por qué no? Yo siempre he dicho que el que conoce a Tako por primera vez, pues es genial porque en vez de esperar a que salga un disco nuevo solo tiene que ir hacia atrás y entonces ya tiene un montón de discos para escuchar.

Muchos discos, y además muy diferentes entre ellos, me viene a la cabeza la ruptura que supuso "El club de los inquietos".

Ese fue muy arriesgado. Dijimos, vamos a hacer un rollo como más inglés. Yo me acuerdo que entonces escuchábamos mucho a los Ocean Colour Scene, bandas de Manchester y de Gales, que salían y hacían cosas un poco más raras y dijimos, hostia, vamos a tirar por aquí que mola mucho. Cada vez huíamos un poco más, sin querer, del rollo kalimotxero, no pintábamos mucho ahí, somos de otra manera, pero no por nada, sino porque lo sentíamos así, y pegamos un serruchazo que de repente mucha peña se quedó descolocada. Muchos me han dicho que les cuesta mucho masticar ese disco de Tako. Sin embargo, la canción de “Balas de vodka” era muy comercial y fue la única que ha estado en la lista de los 40 y todo.

Yo diría que "El Club de los Inquietos" fue el inicio de la segunda etapa de Tako…

Sí, la segunda hasta “13”, que fue otro punto de inflexión, ahí cambiamos de productor y ya cambió también el sonido, y luego por el medio estuvo “Jaque” y “dónde el viento nos lleve”, que también eran un poco experimentales, un poquillo más raros.

Y por fin los tres últimos, “Las campanas de la vergüenza”, “30 pasos” e “Hilo de cobre”, que para mí son los mejores de vuestra carrera. Cuando fundasteis Tako en el 84, ¿te imaginabas llegar así al 2021, con toda esta evolución musical?

Ni de coña. Cuando empezamos yo tenía 16 años, acababa de entrar en FP, y simplemente pues me gustaba tocar y cantar. Decidimos montar la banda, hacíamos todo versiones, y al año dijimos, o hacemos canciones propias, o somos una orquesta. Para nosotros no era lo bonito imitar a nadie, sino que para ser una banda tenías que hacer tus canciones y hacerte un hueco. Empecé a hacer canciones, porque estos no hacían… decían: "haz canciones tú, Mariano". Y bueno, pues empecé a escribir e hicimos la primera maqueta. Sabíamos muy poquito, habíamos estudiado muy poca música, no veníamos de estudiar música en el conservatorio, ni siquiera en el colegio, pero poco a poco fuimos aprendiendo. Otros se quedaron en el camino, y los que continuamos pues entonces sí que empezamos a estudiar, y afortunadamente a día de hoy, pues fíjate, qué cambiazo. Dos han sido graduados en Berklee con honores. Todo eso también nos ha hecho crecer mucho como banda. De no saber más que tres acordes básicos a empezar a estudiar. Cuando entró Fernando Mainer, que es un bajista considerable, y con baterías muy buenos que hemos tenido, ya tuvimos una base rítmica muy chula, y luego con los guitarristas pues igual, Pablo Moreno en aquellos años, que era un guitarrista pro. Yo siempre he dicho que éramos tan malos que solo podíamos ir hacia mejor.  Y sobre todo, la inquietud. Lo bueno era que tampoco queríamos perder la sencillez de las composiciones, no hacer música solo para músicos… siempre hemos tenido claro que queríamos mantener nuestro rollo.

Menos es más…

Claro… pero es muy complicado a veces hacer algo bonito y sencillo. Es complicadísimo, aunque creo que hemos conseguido mantener un poco esa frescura de las melodías, o eso creo, de impronta un poco nuestra, de energía, pero con su melodía y su rollo propio.

Y todo eso desde Exeya de los Caballeros. ¿Cómo se hace rock en un pueblo de Aragón? Normalmente la gente que hizo carrera en el mundo de la música se fue a la capital.

Sí, eso es lo que todo el mundo nos ha dicho. Es una letanía permanente que tenemos… ¿Y si os hubierais ido fuera? Nunca hemos estado aquí por la fama ni por el dinero, quiero decir, no nos interesa ser muy famosos. Estamos aquí porque nos lo pasamos bien y porque nos gusta hacer lo que hacemos, entonces, lo que conseguimos pues es un logro siempre. Decidimos quedarnos aquí porque estábamos muy a gusto, porque era un punto de relajación y de tranquilidad, aquí teníamos ese escape que nos desintoxicaba un poco de estar permanentemente allí metidos en el lio. Tampoco teníamos necesidad de estar ahí dando la píldora a nadie, o conociendo a no sé quién. Y así nos mantenemos.

Que no es poco. Una especie de proletarios del rock que currando china chana desde Exeya se hicieron con un hueco en el panorama estatal. Evaristo decía que al volver a Agurain, el pueblo los situaba un poco en la realidad.

Pues eso… el estar aquí te hacía mantener esa vida un poco normal, desconectar un poco del rollo.

¿Qué tiene Exeya, que ha parido a musicazos como El Corazón del Sapo o Los Artistas del Gremio?

Hay aquí algo raro, reconozco que hay mucha música, no sé por qué. Has nombrado a Los Artistas del Gremio, El Corazón del Sapo, pero también te diría Lorenzo Cortés, que está haciendo aquí bandas sonoras y música para documentales, y se ha montado uno de los estudios más grandes del país, o Josemi Baños, que está tocando con Sabina. Un montón de gente aquí hace cosas musicalmente interesantes. No sé por qué, debe ser el agua que nos hace muy musicales. Me encanta el pueblo por eso.

Imagen: Tako.

Si por algo se ha caracterizado siempre Tako ha sido por sus letras poéticas, reflexivas, de múltiples sentidos… ¿Hay en tus letras influencias literarias concretas?

No, lo que pasa que yo soy un lector empedernido, leo de todo, me puliré dos o tres libros al mes, sin querer, y todo se va quedando un poco en el disco duro. El castellano es más encorsetado que el inglés, y lo que hago es eso, pues leer mucho y tener como esa base de datos, de palabras, de ideas, para luego, lo que quiero decir, a lo mejor alargarlo o encogerlo más, y poderlo expresar, adaptado a la música, sin que desmerezca. Siempre he tratado de que la música y la letra tengan su complemento especial, que engranen de forma perfecta, que las palabras suenen musicales.

Que es complicado, ¿no?

Mucho. Es lo que más me cuesta de todo. Claro, si hiciese como Sabina, que escribe muy bien, pero claro, musicalmente no me gusta nada. Yo quiero aunar las dos cosas, letra y música, si no, no me quedo satisfecho, y eso es muy complicado y lleva muchos quebraderos de cabeza.

Uno de los temas de Tako que más triunfó fue “A las puertas del deseo”, cuya letra siempre ha estado rodeada de cierto halo de misterio, ¿Qué querías decir?

Pues era una historia de lucha de clases, y de amor, evidentemente, entre alguien que se enamora de un indigente, que siente que podría ser feliz con esa persona, pero hay una diferencia abismal entre la chica que vive en su casa de cine dentro de la ciudad, y el tipo que está tocando la guitarra en la calle, al que un día le dan una paliza, una cuchillada. Es un rollo entre dos mundos imposibles, que a veces se pueden juntar, aunque sea complicado y utópico. Siempre he querido escribir letras para que la gente también piense un poco, que sean cosas que te hagan reflexionar, me apetece remover un poquito más las conciencias.

También tienes otras letras más directas, más comprometidas social o políticamente, como las de “Las campanas de la vergüenza”.

Sí, es el disco más incisivo socialmente. Era el momento, pues estábamos un poco en la crisis, cuando empezó todo en el 2007, y me salió tirar por ahí, porque era ya un tanto exasperante lo que pasaba.

Sin embargo, nunca os habéis significado políticamente, y eso que en Aragón, algunos partidos lo han intentado.

Es que lo de politizar la música ha sido siempre una chorrada, es decir, a ver, nosotros hemos tocado para el Partido Comunista, con Barricada o Los Suaves, allá en Barcelona muchas veces, o en Madrid. Para los socialistas, o para la Chunta… evidentemente para el PP no porque no nos ha contratado y no creo que se hubiese dado el caso. En estos festis era un rollo de sentimiento un poco más izquierdista, progresista. De todas formas, todos se quieren apuntar el tanto de la cultura por bandera, y queda muy chulo, pero luego la realidad yo creo que es que se mojan poco con la cultura. Muy poquico.

De lo que has escrito, ¿alguna vez te has autocensurado, o has dicho, no puedo decir esto, porque se va a liar la de dios?

No, no me he autocensurado porque no es mi estilo el decir nada que me pueda censurar, porque huyo un poco de la bronca y de la crítica fácil, porque si no, igual que antes decíamos de los cantautores, ahora seríamos un poco kalimotxeros, que es muy fácil. Yo huyo un poco de lo fácil, de criticar por criticar, de protestar por protestar, sino que voy más hacia la reflexión, para que la gente pueda tener esa conciencia social de decir: "hostia, a lo mejor estamos haciendo algo que no funciona muy bien si siete tíos le están pegando patadas en la cabeza a otro hasta que lo matan". Hay un montón de cosas que no vemos y que no forman parte de las grandes noticias pero que son muy importantes, pues de esas cosas me nutro un poco para las letras. El rollo machista de los críos de ahora, la desinformación, la ansiedad y la frustración de tener que ser el número uno, las pantallas…que parece que avanzamos mucho, pero vamos como el cangrejo.

¿Qué se va a encontrar la gente en el concierto del día 12 en Exeya?

El día 12 va a ser un concierto en el que, si hace buena temperatura, será un gran espectáculo. Nunca jamás hemos tocado con los medios técnicos con los que vamos a contar ahí. Vamos a hacer un espectáculo de luz y de sonido acojonante, con un montón de pantallas led, con un diseño que se lleva varios meses probando y computarizando para que vaya todo al unísono. Va a ser posiblemente el mejor concierto de Tako hasta la fecha. Va a venir gente muy afín a nosotros. Artistas nacionales de primera fila como Kutxi Romero, Ramoncín o Aurora Beltrán y músicos muy importantes, como Pepe Bao o Pablo Santamaría, que es uno de los teclistas pro de este país, viene Jorge Salán a hacer una canción con Íñigo, viene Josemi, que como está aquí pues también tocará, va a venir Roberto Flou a tocar todo el concierto también, con las acústicas, Pedro Andreu va a tocar una canción. Va ser todo muy chulo, una cosa muy bonita, y sobre todo de medios técnicos va a ser espectacular. Será eso, un concierto de dos horas de Tako, con un montón de canciones y con un montón de contenidos como homenaje también a Pedro.

Y después del concierto del día 12, ¿habrá gira?

Pues después de la primera presentación del día 12 se está buscando la fecha para hacerlo en Zaragoza, y luego ya queríamos presentarlo, en formato más pequeño, en otras ciudades. Así que, a ver cómo lo hacemos este invierno, porque con lo de la pandemia ahora hacer planes es un poco tonto, pero la idea es presentarlo en dos o tres ciudades, Valencia, Madrid, a lo mejor Barcelona y Zaragoza. Luego ya meternos a grabar, que yo quiero grabar ya el disco nuevo, que eso es lo que apetece.

O sea, que en cierta forma también, ya tenéis la mente en el disco nuevo

A ver cómo lo hacemos, dónde, qué estudios, estamos barajando posibilidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies